Crece la presión internacional a favor de la liberación de las vacunas, que divide a Europa

España encabeza un movimiento para que la UE establezca un sistema europeo de reparto de dosis por el mundo


redacción / la voz

El mundo mira a Europa. Después del apoyo por sorpresa de Estados Unidos a la liberación de las patentes de las vacunas contra el covid, al que se sumó Rusia, la OMS y la Unesco, en una iniciativa que previamente había sido respaldada por más de cien países de todo el mundo encabezados por la India y Sudáfrica, la pelota está hora en manos de la Unión Europea, que debate su posición en una cumbre informal en Oporto. Pero no parece que vaya a salir una postura unánime. Más que nada porque la Comisión Europea se inclina más por una transferencia voluntaria de tecnología con acuerdos entre distintas farmacéuticas para acelerar la producción de las dosis y porque Alemania insiste en que el mejor acceso a las vacunas no depende de las patentes, sino que pasa por acelerar la producción de estos medicamentos.

«La raíz del problema está en la capacidad, que debe aumentar. Liberar las patentes va en contra de la protección de la propiedad intelectual», aseguró ayer Ulrike Demmer, viceportavoz del Gobierno alemán. En la misma línea se pronunció el ministro de Sanidad, Jens Spahn. «Si el problema real no son las patentes, sino las capacidades de producción y la disponibilidad, me alegro de que Estados Unidos, al igual que hace la Unión Europea, tenga una mayor disposición a exportar dosis fabricadas en su país».

Una postura intermedia es la encabezada por España, favorable a liberar las patentes, que junto a los gobiernos de Francia, Dinamarca, Suecia y Bélgica ha urgido este viernes al resto de socios de la UE a acelerar los trabajos para crear un mecanismo europeo que comparta dosis de vacunas contra el covid-19 con todos los países del mundo, especialmente los más pobres, y que la UE reafirme así su papel de liderazgo global en la lucha contra la pandemia.

La misiva está firmada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el presidente francés, Emmanuel Macron, y los primeros ministros de Suecia, Stefan Lofven; Dinamarca, Mette Friederiksen, y Bélgica, Alexander de Croo y ha sido dirigida tanto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, como al presidente de turno de la UE este semestre, el primer ministro de Portugal, António Costa.

Estos cinco países han dado a conocer el texto poco antes de que comience la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Oporto, en la que los Veintisiete debatirán sobre la posibilidad de aceptar una suspensión temporal de las patentes de las vacunas contra el covid.

En el documento, España, Francia, Suecia, Dinamarca y Bélgica afirman que la UE «debe estar a la vanguardia de los esfuerzos internacionales» contra la pandemia y dicen que es «urgente» sacar adelante un mecanismo europeo que sirva para «compartir» vacunas con todos los países del mundo y de «complemento» a la iniciativa Covax, que Alemania apoya con 1.000 millones y que permitirá inmunizar este año al 20 % de la población de los países en desarrollo.

Los firmantes aseguran entender que la UE está en la actualidad «trabajando para acelerar su proceso de vacunación en las próximas semanas», pero advierten de que el bloque no puede «desatender su responsabilidad» de asumir su papel de liderazgo y de contribuir a los esfuerzos internacionales en este campo.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Crece la presión internacional a favor de la liberación de las vacunas, que divide a Europa