Las «kellys» asturianas denuncian jornadas maratonianas en la hostelería

El colectivo de camareras de piso es obligado en ocasiones a hacer hasta 32 habitaciones al día sin posibilidad de cogerse bajas


Redacción

Quitar la ropa sucia, extender las sábanas limpias, la colcha, recoger el resto de la estancia, así continuamente, agachándose y levantándose durante ocho horas en un tiempo récord para lograr hacer una media de entre 20 y 26 habitaciones al día, en ocasiones incluso 32 habitaciones. «Para llevar un sueldo medianamente decente al mes, ¿qué número de habitaciones tienes que hacer? Se habla de unas 400 ó 500 habitaciones al mes. Eso puedes resistirlo con 20 años, un par de años, cinco como mucho. A partir de ahí, las lesiones de columna, la lesión del túnel metacarpiano. Lo que no puede ser es que una kelly tenga que ir a desayunar con ibuprofeno, relajantes musculares para empezar la jornada; también para seguir la jornada, y para que cuando llegue a casa tenga que tomar también porque no puede aguantar más», explica Ana María Núñez Rodríguez-Arango. Ella es una kelly, es decir, las que limpian en los hoteles, una camarera de piso.

Las Kellys se han organizado en toda España para denunciar las terribles condiciones de trabajo de estas empleadas, en su práctica totalidad mujeres, en el sector en el que España puede presumir de ser una superpotencia mundial: el turismo. Pero la pujanza del sector no se traduce en mejores condiciones laborales sino, en demasiadas ocasiones, en todo lo contario. Así, según relató Núñez Rodríguez hasta hace algunos años una camarera realizaba «unas 15 habitaciones al día, en una jornada de 8 horas, y eso con mozo encargado de la retirada de las ropas sucias y traía la limpia. Yo hice medición de tiempos y no les sobraba ni medio minuto. Hoy en día no tienen mozo de habitación y están haciendo del orden de 16 y 20 habitaciones». Esto ocurre en un hotel asturiano, y uno «de los mejores».

La portavoz de las kellys presentó estos datos en la sede de Izquierda Unida, formación que llevará a la Junta General una proposición no ley para detener el progresivo deterioro de las condiciones laborales de trabajadores de la limpieza los hoteles. «La situación de explotación es tal que cualquier aparición pública supone que van a salir del sector. Hablamos de un sector, el terciario, el del turismo, el de los hoteles, que han sido colonizados por gente provenientes del sector de la construcción. Y yo creo que lo refleja es el modelo de lo que se entiende en este país por recuperación económica y que de Izquierda Unida y Unidos Podemos no compartimos: se habla de una recuperación económica que está basada sobre la devaluación salarial y de derechos sociales»; señaló el coordinador de IU Asturias, Manuel González Orviz.

La presión por hacer cada vez más habitaciones en menos tiempo, las coacciones para no cogerse una baja, porque la que se coge una baja sabe que nunca volverán a llamarle para trabajar, ha hecho que muchas de estas trabajadoras empiecen su jornada con antiinflamatorios preventivos. A ello se une una precaridad laboral en la que en numerosas ocasiones no existen los contratos y, en otros, la empresas recurren a exigir que las empleadas se den de alta como autónomos para ahorrarse todos los costes sociales. «No sacar ese número de habitaciones por día supone que al día siguiente la empresa de servicios no la llama, y no cobra», destacó Ana María Núñez-Arango quien destacó que, pese a que las jornadas se prolongan sistemáticamente, las empresas no pagan las horas extra.

En este sentido, el diputado de IU Ovidio Zapico señaló que el sector hostelero asturiano, y particular, las grandes cadenas, han emprendido una «loca carrera» de captación de clientes en la que, según indicó, «desgraciadamente, quien paga las consecuencias son los trabajadores y hoy, en concreto, el sector más débil de este eslabón en el mundo de los hoteles son las camareras de la limpieza de los pisos».  

Valora este artículo

34 votos
Comentarios

Las «kellys» asturianas denuncian jornadas maratonianas en la hostelería