Fase 2: El exterminio de la polilla de la patata

Asturias mantendrá la prohibición del cultivo en Coaña, Tapia de Casariego y El Franco aunque no se ha detectado ningún insecto en las trampas


Redacción

Con la llegada de los días más cortos y la bajada de las temperaturas, el insecto de la polilla guatemalteca (una plaga voraz que afecta a la patata y que ha provocado la prohibición de su cultivo en varias comarcas gallegas y asturianas) desaparece o se adormece. Al menos hasta la próxima temporada, pero sólo en apariencia. El director general de Desarrollo Rural, Jesús Casas, mantuvo este martes un encuentro con los alcaldes de las áreas afectadas en el occidente de la comunidad y en el balance se ha revelado que no se ha encontrado ni uno solo en las trampas dispuestas en Coaña, El Franco y Tapia de Casariego. Sin embargo, en los tres concejos se mantendrá el veto a la plantación de patata cuando llegue la primavera. «Esto es muy distinto de cuando hablamos del jabalí u otros animales,que buscamos mantener una convivencia equilibrada, aquí lo que queremos es un exterminio, hay que decirlo así, es como una guerra», señaló Casas.

En reuniones anteriores entre los responsables de Galicia, Asturias y el Ministerio de Agricultura se había determinado que, al menos, la plaga no había avanzado hacia el este. El área limítrofe con Galicia es un «punto fuerte» de la epidemia, es la que comprende los concejos de San Tirso de Abres, Vegadeo, Castropol y Taramundi; la zona entre entre Coaña y Cudillero es aún «caliente» en su gravedad y ha sido así no tanto por los cultivos como por almacenes privados del tubérculo donde se ha hallado el insecto. El punto descubierto en Gijón se considera «pequeño» con apenas una decena de polillas en las trampas y respecto al área de Navia a Valdés «casi lo que se mueve a lo largo de la A8 nos ha permitido descubrir que se mueve mucho más rápido de lo esperado, cuando no tiene comida es capaz de recorrer entre 2 y tres kilómetros», explicó Casas. 

Todos estos análisis llevaron a los expertos a determinar que esos tres concejos señalados (Coaña, El Franco y Tapia de Casariego), aunque no han registrado presencia en las trampas, sería la zona inmediata por la que trataría de expandirse el insecto cuando cese el frío. «Sería muy poco inteligente no tenerlo controlado, y aunque sea por extremar la seguridad y la precaución vamos a extender el no cultivo a esa zona el año próximo». El director general de Desarrollo Rural resaltó que se trata de, una vez cercada la plaga, «empujar muy fuerte el año próximo para acabar con ella, aumentando la presión».

El enemigo es diminuto pero poderoso en su capacidad de réplica. En las trampas de Asturias se recolectaron 1.400 insectos machos, con esas cifras, Casas extrapola que «habrá al menos 2.500 hembras volando, y cada una pone unos 500 huevos, y tiene varias generaciones, entre tres y cuatro al año». Para poner freno radical a ese ritmo es para lo que se extremará el celo contra el cultivo de patata «no queremos de ninguna forma que la especie se haga endémica en España; en Asturias hay poco problema porque casi todo es monocultivo pero no es así en el resto del país», destacó Casas.

La polilla guatemalteca llegó desde Galicia --probablemente desde las Islas Canarias donde es endémica hace años-- y se extendió con mucha rapidez hacia el occidente asturiano. Su erradicación (que debe ser radical porque es la primera vez que el insecto llega al continente europeo) exige la prohibición de la plantación durante un plazo amplio, hasta cinco años, ya que después de certificar todas las zonas afectadas es preciso controlar la plaga no reaparezca al menos durante dos temporadas.

Asturias abonará en octubre las indemnizaciones por la plaga de la patata

Luis Ordóñez
Patata afectada por la polilla guatemalteca
Patata afectada por la polilla guatemalteca

Se han aceptado el total de las 357 solicitudes presentadas. La administración destruyó casi 20 toneladas del tubérculo en la comunidad

Las indemnizaciones a los productores de patata asturianos afectados por la plaga de la polilla guatemalteca comenzarán a entregarse en plazo breve, el próximo mes de octubre «en cuestión de dos o tres semanas», según confirmó el director general de Desarrollo Rural, Jesús Casas. En concreto, la administración asturiana desembolsará 37.350 euros para un total de 357 solicitudes presentadas, todas ellas fueron aceptadas según destacó Casas.

Las cifras de la infestación de la polilla guatemalteca --una plaga que se extiende muy rápidamente y que ha obligado a vetar la plantación del tubérculo y dos provincias gallegas y en varios concejos del occidente asturiano-- quedaron fijadas el pasado mes de mayo: se han recogido casi 2o toneladas de patata afectada en Asturias (19.321 kilos de patata certificada, y 1.600 de cultivo casero) y la superficie de campos en los que se han instalado trampas contra el insecto y que se han visto afectadas por la prohibición del cultivo asciende a 67.000 metros cuadrados. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Fase 2: El exterminio de la polilla de la patata