Los trabajadores sociales temen la privatización de la atención al menor

El colegio profesional critica el cierre de la unidad de primera acogida del Materno y señala que no es «una opción aceptable»

La UPA del Materno ha sido trasladada al Fundoma.La UPA del Materno ha sido trasladada al Fundoma
La UPA del Materno ha sido trasladada al Fundoma

Redacción

Los trabajadores sociales han recibido con preocupación el cierre de la unidad de primera acogida (upa) del Centro Materno Infantil de Oviedo y la reordenación anunciada por Ana Farpón, directora del Instituto de Atención a la Infancia, de la red asistencial. El Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturias quiere manifestar su preocupación por los cambios que la Consejería de Servicios y Derechos Sociales está realizando en el Centro Materno Infantil. «El cierre de recursos públicos en beneficio de recursos privados-concertados no nos parece una opción aceptable», señala el colectivo. La crítica de este colegio profesional se suma a la ya manifestada por la plantilla y por el comité de empresa. De hecho, los trabajadores comenzarán una campaña de movilizaciones. El próximo lunes, 28 de enero, tendrá primera la primera concentración. Será a las once y media de la mañana, en frente de la sede de la propia consejería.

El Colegio Oficial de Trabajo Social comparte la postura del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) que considera que lo más adecuado sería «la creación de las plazas necesarias de refuerzo en los centros de menores que lo precisen y mantener los actuales en la red pública, para no derivar a centros privados o concertados por falta de plazas o personal». Los profesionales, por su parte, creen que el cierre de la upa del Materno responde a dos intenciones. La primera es deshacer el equipo de educadores que la lleva, porque mantiene un conflicto con la dirección del Materno, y por otra potenciar los conciertos con entidades privadas en detrimentos de la red pública.

La versión de la Administración es totalmente la contraria. Ana Farpón sostiene que el cierre de la upa del Materno, trasladada temporal por obras al Fundoma, forma parte de una reordenación de servicios más amplia a la que obligan dos leyes promulgadas en el año 2015. Su intención, sostiene la directora del Instituto de la Infancia, es mejorar la calidad de la atención y también mejorar la coordinación con el resto de estamentos envueltos en la salvaguarda de los menores, como los servicios sociales municipales, la Fiscalía o la Policía.  

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Los trabajadores sociales temen la privatización de la atención al menor