«El MIR no mide la medicina que sabemos. Es solo una criba»

Natasha Martín REDACCIÓN

ASTURIAS

Más de 2.000 estudiantes se enfrentan en Asturias a la prueba que decidirá su futuro dentro del mundo de la salud

07 mar 2018 . Actualizado a las 18:20 h.

Cinco horas, 225 preguntas -más diez de reserva- y muchos meses de preparación sobre sus espaldas. Las pruebas selectivas para acceder a las plazas de formación sanitaria especializada están teniendo lugar en estos momentos en toda España. En Asturias, entre las siete titulaciones de acceso (Medicina, Enfermería, Psicología, Química, Biología, Radiofísica y Farmacia) se presentan un total de 2.340 candidatos y hoy es el día en el que tienen que demostrar su destreza y templanza. Los nervios se sienten en el ambiente incluso antes de llegar al campus del Cristo, en Oviedo. Dos horas antes de que dieran la vuelta a sus exámenes ya se veían multitud de aspirantes repasando, animándose los unos a los otros o, simplemente, sentados sin ningún propósito más que mantener la serenidad y la mente fría.

Rubén Caño e Íñigo Aragón, de Santander y Madrid respectivamente, se presentan por primera vez. Sus objetivos se centran en conseguir las especialidades de cirugía general, en el caso de Caño, y traumatología, en el caso de Aragón. Ambos llevan preparándose desde junio en el centro MIR Asturias. «Tenemos confianza en sacarlo», aseguran. Aunque el lugar donde pudieran obtener la residencia no les parece tan importante -sintiendo preferencia por sus respectivos lugares de origen- tienen claro que, si no consiguen la especialidad deseada volverían a repetir el proceso. «La especialidad ante todo», comentan.

Los cordobeses Antonio Espino, Laura Linares y Juan Garrido también llevan ocho meses de preparación detrás. Los tres se muestran serenos y sonrientes. «Yo me siento tranquila, ya veremos cuando tenga el examen delante», cuenta Linares. «Después de las primeras 10 preguntas ya te tranquilizas», explica su compañero, Garrido. Sienten confianza y ello les da la seguridad de afirmar que «es la primera vez y la última que nos presentamos».