La pública toma ventaja en la carrera por el grado de Deportes

El rector asegura que la propuesta para implantar la carrera en la Universidad de Oviedo tendrá «carácter público, en principio»

Universidad de Oviedo
Universidad de Oviedo

Redacción

La Universidad tiene sus tiempos y el equipo rectoral los respeta. Ese es el mensaje en el que insiste el rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, cada vez que se le pregunta por el grado de Deportes. De todas maneras, de sus palabra también se desprende avances en su posición. García Granda asegura que decidir la sede antes de diseñar la titulación es lo mismo que empezar una casa por el tejado. Así que lo que ha hecho es constituir una comisión que está elaborando la memoria de la carrera, de acuerdo al Libro Blanco de esta área. En ese dcoumento, se tendrán en cuenta desde las áreas de conocimiento implicadas a los profesores necesarios, el presupuesto y, también, su controvertida ubicación. ¿Qué se sabe de cómo será esa propuesta? Ya hay algunas pistas. «Será una propuesta única; con un carácter público, en principio, y evaluando los recursos económicos e infraestructuras disponibles». Así lo describe el rector. De estas palabras se desprende que la propuesta de la Escuela Padre Ossó, un centro privado adscrito a la pública, pierde fuelle frente a los equipos que pretenden que sea enteramente pública. El proyecto de Padre Ossó tenía como sede de referencia el campus de Barredo, en Mieres. Pero la pública también podría decantarse por la cuenca.

El debate público y la presión social no pasan desapercibidos para la Universidad de Oviedo, que invoca su autonomía para decidir tanto la estructura de la carrera como su ubicación. El proceso de creación de una grado es complejo, porque requiere multitud de trámites, además de recursos económicos. Si finalmente, tal y como parece, la opción enteramente pública se consolida, la institución necesitará 500.000 euros más solo para la contratación de personal cualificado. Y 500.000 euros solo en una primera fase. La inversión con el paso de los cursos tendrá que ser superior.

El rector que ha hecho un viaje a China para firmar varios convenios ha seguido desde la distancia la creciente tensión entre Mieres y Gijón, las dos ciudades que más abiertamente se disputan el grado de Deportes. Oviedo no ha entrado en la batalla pero también podría recibir una parte de las aulas si, finalmente, la opción de dividir el grado cuaja. García Granda, que ha apuntado esa posibilidad de repartir en varias sedes, no parece demasiado presionado por el ruido exterior. Invoca los tiempos necesarios y esgrime la autonomía universitaria para tomar aire. 

La comisión designada para crear el título ya está trabajando en la elaboración de esa propuesta de la Universidad, usando toda la información disponible. Eso significa que la propuesta de la Universidad «será única; con un carácter público, en principio, y se hará evaluando los recursos económicos e infraestructuras disponibles», define. Poco más puede decir. Sobre la ubicación, el rector solo aventura lo siguiente: «Está claro que la titulación se impartirá en las instalaciones de la Universidad de Oviedo, pero no está claramente definido qué instalaciones se van a utilizar, qué instalaciones será necesario adaptar o cuáles serán de nueva construcción». Todo sigue en el aire.

El presupuesto y el Principado

El Principado ha descargado la patata caliente de la sede del grado de Deportes en la Universidad. El consejero de Educación, Genaro Alonso, ha señalado que eso no es algo que competa al Gobierno. Así es si se tiene en cuenta la proclamada autonomía universitaria. Pero lo que sí compete a la Administración es el presupuesto, el dinero constante y sonante que se va a necesitar para poner en marcha la carrera y que será mucho más elevado si es totalmente público y queda definitivamente aparcada la idea de Padre Ossó. «Al ser esta una titulación nueva en la Universidad de Oviedo, las necesidades de contratación de profesorado son muy elevadas y eso es un factor fundamental a tener en cuenta a la hora de programar la titulación», argumenta el rector, en un claro mensaje a Genaro Alonso. «En cualquier caso, su puesta en marcha y la de el o los másteres que complementen el grado, requerirá un compromiso de inversión importante, y sostenida en el tiempo, que debería estar garantizada por parte de la administración pública del Principado de Asturias», insiste por si quedaba dudas.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

La pública toma ventaja en la carrera por el grado de Deportes