Jóvenes investigadores denuncian el enésimo retraso en las becas Severo Ochoa

Las ayudas predoctorales encadenan demoras desde 2014. Temen que la convocatoria de octubre de 2017 no se resuleva hasta septiembre

Una de las portavoces de la Asamblea por el Futuro de la Investigación en Asturias atiende a los medios
Una de las portavoces de la Asamblea por el Futuro de la Investigación en Asturias atiende a los medios

La Asamblea por el Futuro de la Investigación en Asturias ha reiterado hoy sus críticas al retraso en la tramitación de las ayudas predoctorales Severo Ochoa que, aseguran, hará que más de 230 personas sigan trabajando en su investigación sin saber si deberán abandonarla por falta de financiación. Este colectivo afirma que la convocatoria de las ayudas acumula retrasos desde 2014 y que la propia redacción de sus bases impide que su dotación presupuestaria sea ejecutada íntegramente.

Así, afirman, en 2016 las personas solicitantes empezaron a trabajar en su plan de investigación en septiembre y, tras solicitar la financiación iniciado el curso académico, la Dirección General de Universidades, formalizó la contratación de los evaluadores por en febrero de 2017 y se resolvió en junio de ese año. En ese momento, aseguran, 55 de las 227 solicitudes fueron seleccionadas y 45 personas fueron contratadas aunque las diez vacantes restantes permanecen sin adjudicar debido a que la lista de reserva publicada en el BOPA no fue utilizada. En octubre de 2017 la convocatoria fue publicada en octubre y, según AFIA, sigue sin resolverse y sin que hayan comenzado a evaluarse las solicitudes.

Declaraciones políticas

El viernes pasado, el Consejero de Educación y Ciencia, Genaro Alonso, aseguró que se concederían las ayudas en un «tiempo razonable y prudente». Dados los precedentes, el colectivo estima que la fecha de resolución será posterior al 17 de septiembre de 2018 con lo que la estabilidad de la financiación a la investigación tardará cinco años en recuperarse.

Además, recuerdan que en febrero de 2017 propusieron, con el apoyo del claustro universitario, la unificación de las bases de la convocatoria para que las personas beneficiarias pudieran disfrutar del periodo íntegro del contrato dado que, con la normativa actual, una vez iniciado el doctorado, solo se puede disfrutar de la ayuda durante los cuatro años posteriores.

El pasado viernes el consejero de Educación, Genaro Alonso, aseguró que las becas se concederán en un «tiempo razonable y prudente» y atribuyó el retraso a la situación de prórroga presupuestaria, un situación que, aseguró, se desbloqueó tras la aprobación de la ley de crédito extraordinario. «Su convocatoria seguirá con total normalidad y no corren ningún riesgo», apuntó el consejero.

El Consejo de Gobierno aprobó en septiembre de 2017 la convocatoria anual de las becas predoctorales del Programa Severo Ochoa para la investigación y la docencia, dotada con 4,4 millones que permitirán conceder 55 ayudas individuales. De esta forma, durante un máximo de cuatro años, los beneficiarios de estas ayudas podrían realizar sus tesis doctorales en departamentos o institutos universitarios, organismos públicos de investigación o centros tecnológicos ubicados en el Principado.

Las ayudas Severo Ochoa suponen el inicio de la formación en el ámbito investigador para jóvenes recién titulados que serán seleccionados de acuerdo con criterios de mérito y capacidad. La evaluación de las solicitudes correrá a cargo de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), organismo dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad para la gestión de los fondos públicos destinados a actividades de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i).

Durante un máximo de cuatro años, los becarios reciben ayuda económica y son contratados por la entidad en la que desarrollan su formación investigadora, entre otras, la Universidad de Oviedo, los centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Asturias o el Servicio de Salud del Principado (Sespa). Los contratos predoctorales suman una cuantía anual aproximada de 1,1 millones, por lo que el total resultante en los cuatro años de vigencia del programa alcanza los 4.4 millones de euros.

Nuevas penurias para los jóvenes investigadores: adelantan dinero de su bolsillo para las estancias en el extranjero

S.D.M.
Los jóvenes estudiantes de doctorado Guillermo Solache y Lucía Morán.Los jóvenes estudiantes de doctorado Guillermo Solache y Lucía Morán
Los jóvenes estudiantes de doctorado Guillermo Solache y Lucía Morán

Los estudiantes de doctorado denuncian nuevos retrasos vinculados a las becas Severo Ochoa. Son experiencias imprescindibles para conseguir el doctorado internacional

«He podido adelantar el dinero gracias a que he vivido con mis padres durante los primeros años del doctorado y he conseguido juntar algunos ahorros. De no ser por su ayuda, posiblemente no pudiera haberme permitido realizar esta estancia y tener la oportunidad de ver cómo se trabaja en un laboratorio de gran prestigio internacional». El que habla es Guillermo Solache, que se encuentra realizando una estancia de tres meses en el laboratorio liderado por la doctora Catherine Shanahan, en el King’s College de Londres, uno de los grupos de investigación punteros en calcificación vascular. El caso de Guillermo Solache es solo uno de todos los estudiantes de doctorado que están soportando nuevos retrasos con las becas Severo Ochoa. Las ayudas generales ya sufrieron casi un año de demora. El plazo de solicitudes concluyó en septiembre de 2016 pero el Principado no las resolvió hasta junio de 2017. Ahora la historia se repite con los fondos para las estancias en el extranjero que, por otra parte, son un requisito fundamental para obtener la mención de doctorado internacional. Llevan esperando dos meses y medio, desde el 14 de julio, el día que concluyó el plazo para la presentación de solicitudes y han tenido que adelantar el dinero de su bolsillo.  

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Jóvenes investigadores denuncian el enésimo retraso en las becas Severo Ochoa