Este es el legado final de Rajoy en Asturias

El mandato del presidente popular se saldó con recortes, una importante caída de la inversión en los presupuestos y parones en las infraestructuras

Rajoy y Mercedes Fernández en Gozón
Rajoy y Mercedes Fernández en Gozón

Redaccion

El mandato de Rajoy como presidente del gobierno tuvo un final abrupto y singular, previsiblemente cerrado después de una moción de censura exitosa por primera vez en la historia de la democracia española. Para sus afines habrá sido una presidencia marcada por la austeridad y para sus críticos por los recortes, un balance que sirve por igual para el conjunto del Estado que para la comunidad asturiana en concreto, aunque quizá de forma más intensa en el Principado. Rajoy acudió poco a Asturias pero además desde La Moncloa paralizó la entrega de los fondos mineros con notable perjuicio a las comarcas de las cuencas, fueron muy escasos los avances en algunas de las infraestructuras cruciales para el territorio (singularmente con retrasos acumulados en la apertura de los túneles de la Variante de Pajares) y además en los presupuestos aprobados por su Ejecutivo las inversiones destinadas a Asturias han sido algunas de las más escasas de la historia. 

El argumentario popular se basa en que Rajoy llegó a La Moncloa en vísperas de un inminente rescate que hacía necesario asumir ajustes de caballo. Uno y no menor fue el corte unilateral por parte del entonces ministro de Industria José Manuel Soria de la entrega de los fondos mineros que sufragaban numeros proyectos e inversiones para varios concejos asturianos. Hasta 322 millones de euros quedaron sin ejecutar en 2011 lo que abrió una batalla judicial que inició el entonces presidente asturiano Francisco Álvarez-Cascos y continuaron los gabinetes de Javier Fernández. En 2015, los tribunales dieron la razón al Principado e instaron al Gobierno central a abonar las cantidades pendientes, pero la respuesta del Ejecutivo fue plantear que caso a caso, cada una de las inversiones, tuviera que ser analizada revisando cada procedimiento. Una dilación que aún se mantiene. Entonces, tras la sentencia, el ministro Soria aseguró que la resolución del tribunal no obligaba a «ningún tipo de pago» y que debía estudiarse cada proyecto individualmente. En esta última legislatura, el Ministerio y el Principado parecieron llegar a una 'entente cordiale' con la firma de un convenio para materializar la entrega de los fondos pero el balance es más bien escaso. A día de hoy no se ha dado un paso para que lleguen los 158 millones de euros de inversión que se habían estimado teniendo en cuenta las 127 actuaciones planteadas por el Gobierno autonómico.

Rajoy sí puso la piedra final de la Autovía del Cantábrico, en diciembre de 2014, culminando una vía trascendental para las comunicaciones por carretera en el eje de este a oeste en el Principado. La autovía del Suroccidente, que ya fue paralizada ya por durante el tramo final del mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, con Magdalena Álvarez como ministra de Fomento, pasó varios años en el limbo hasta que se abrió el tramo Doriga-Cornellana a finales del año pasado mientras en este se licitaban cinco kilómetros más entre Salas-El Regueirón.

Mucha peor suerte tuvo el eje crucial norte-sur de vía férrea, los túneles de la Variente de Pajares y la llegada de la alta velocidad a Asturias, tanto para pasajeros como mercancías. La hoy presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, fue la ministra de Fomento que fue anunciado inmientes aperturas, primero en 2015 y luego en 2017. Entre inundaciones, sobrecostes, y rediseños, la obra (un prodigio de la ingeniería en todo caso) sigue todavía sin fecha precisa de apertura. Después de la última legislatura y la repetición de elecciones, Foro logró mantener un escaño en el Congreso gracias a su coalición con el PP que resultó imprescindible para aprobar los presupuestos, y así impuso un cambio de vía, de ancho ibérico a internacional, que retrasó de nuevo la apertura al menos hasta 2020, en el mejor de los casos.

De la Serna, en todo caso ha sido un ministro que dejó un sinnúmero de promesas para Asturias desde que asumió la cartera de Fomento. Los compromisos del exalcalde de Santander suman una cifra de 1.500 millones de euros hasta el año 2025 y que deberían concretarse tanto en el AVE como en el Plan de Vías de Gijón como en la modernización de las Cercanías.

En el caso de las inversiones dedicadas a Asturias en los sucesivo presupuestos generales del Estado el balance de Rajoy es muy negativo, en los últimos recién aprobados se incrementa la inversión un 10% frente a las cuentas anteriores pero partiendo de una situación muy baja, tanta que es preciso remontarse a los tiempo anteriores al euro, cuando los presupuestos se presentaban no en un lápiz de memoria sino en un grueso volumen de papel y en pesetas. En 2011, el primer año de la presidencia de Rajoy, se redujeron ya casi a la mitad los fondos para Asturias respecto al presupuesto anterior, hasta los 556 millones y comenzaron una tónica de descensos que se ha prolongado casi sin interrupciones durante toda una década. Volvió a bajar la inversión en 2012 (con 506 millones de euros para Asturias); de nuevo en 2013 (con un descenso del 13% hasta los 426 millones de euros) y pareció que se había tocado suelo cuando el desplome del 31% se reflejó en los presupuestos generales del Estado de 2014 con una inversión destinada a Asturias ya de apenas 291 millones. En 2015 remontó un 12% con 333 millones y luego volvieron a bajar un 7% hasta llegar a los 307 en 2016 hasta que 2017 registró el mayor desplome, una caída del 31% hasta los 211 quedando Asturias como la cuarta comunidad en la que más bajaron las inversiones en el conjunto del Estado.

El paso físico de Rajoy por Asturias también ha sido accidentado durante su presidencia. En una primera ocasión, su paso por Oviedo se saldó con una protesta multitudinaria que le acompañó por las calles del centro en lo que debería ser un paseo. En la campaña de las elecciones de 2015, se anunció que ofrecería un acto electoral en Cudillero y se cambió a última hora por Cangas de Onís ante el aviso de que pudiera aguarse por protestas del sector pesquero. Tras el periplo de las elecciones anticipadas, Rajoy regresó a Asturias para comparecer en Gozón, en una pequeña explotación ganadera, en una localidad de apenas unos centenares de habitantes acompañado de la presidenta del PP asturiano Mercedes Fernández

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Este es el legado final de Rajoy en Asturias