El descalabro en los nacimientos lastra al Principado

Mueren menos asturianos pero el saldo vegetativo sigue en números rojos por la caída en picado de los partos. La región tiene la peor tasa de natalidad del país y el menor número de hijos por mujer

.

Oviedo

Asturias contabilizó el pasado año 13.153 defunciones, más del doble que los 6.013 nacimientos registrados, con lo que se anotó el tercer peor saldo vegetativo del país. Sólo tiene por delante a Galicia y Castilla y León, según los datos provisionales publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del tercer año consecutivo en el que el Principado registra más del doble de defunciones que de nacimientos. Como único dato positivo, el Principado fue la única comunidad autónoma en la que bajó el número de defunciones en relación a 2016, un 0,4%. Pero aun así mantuvo la mayor tasa bruta de mortalidad (muertes por cada mil habitantes) del país, 12,8, frente al promedio nacional de 9,1.

Además, Asturias redujo el número de nacimientos un 5,3% y registró la menor tasa bruta de natalidad (nacimientos por cada mil habitantes), 5,83, frente a la media nacional de 8,37. Con ello, también registró el número medio de hijos por mujer más bajo de España, 1,03, frente a la media de 1,31.

Con estos datos, el saldo vegetativo de la región (diferencia entre muertes y nacimientos) fue negativo en 7.140 personas, un dato superado solamente por Galicia (-13.522) y Castilla y León (-13.446). La estadística del INE también cifra la esperanza de vida de los asturianos en el nacimiento en 82,5 años, la sexta más baja entre las comunidades autónomas y ligeramente por debajo de la media del país de 83,1. En el caso de las mujeres se eleva a 85,5, mientras que en el de los hombres baja a 79,4.

Además, revela que el número de matrimonios en la región se redujo el pasado año en un 2,5%, hasta 3.633. De ese total, 2.797 fueron matrimonios civiles, mientras que 828 fueron católicos y otros 8 se celebraron de acuerdo a otras religiones. Asimismo, en 378 de esos matrimonios al menos uno de los cónyuges era extranjero.

Cifras nacionales

En el conjunto del país se registraron en 2017 un total de 391.930 nacimientos, el número más bajo desde 1996, mientras que la tasa de natalidad se sitúa en 8,4 nacimientos por cada mil habitantes y es la más reducida de toda la serie histórica, que se remonta a 1976. Los datos del INE ponen de manifiesto, asimismo, la pérdida de población registrada en España durante el año pasado con un saldo vegetativo negativo (la diferencia entre nacimientos y muertes) de 31.245 personas.

Según datos provisionales, el año pasado nacieron en España 391.930 niños, lo que supone un descenso del 4,5 % respecto al año anterior (18.653 nacimientos menos) y, desde 2008, año en que nacieron 519.779 niños y que fue el máximo en 30 años, el número de nacimientos se ha reducido un 24,6 %. Por su parte, durante 2017 fallecieron en España 423.643 personas, un 3,2 % más que en el año anterior, y la tasa de mortalidad se situó en 9,1 defunciones por cada mil habitantes, frente a 8,8 del año 2016.

Esto implica que en 2017 el país perdió población, en concreto 31.245 personas (la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país), algo que ocurrió por primera vez en 2015, cuando se registró un saldo negativo de 1.976 personas.

Lo que (nos) cuesta llegar a viejos

Raúl Álvarez
.

Académicos y agentes sociales piden abrir un debate sobre el trasvase de recursos a los mayores de 65 años, que ya son la cuarta parte de la población y ganarán peso en los próximos años. Un estudio asegura que la atención a los octogenarios supondrá el 30% del gasto hospitalario en Galicia en el 2030

Es una de las charlas del verano. La capacidad de tratar enfermedades genéticas en embriones para evitar su desarrollo en los seres humanos tras el nacimiento o la posibilidad de detener el envejecimiento con una sola inyección han ocupado titulares, espacio en los diarios y abundante tiempo en las tertulias de la televisión. Los enfoques de esas cuestiones varían desde el análisis sobrio de los avances científicos hasta los planteamientos más desaforados de la ciencia ficción, pero lo que ha dejado de ser discutible es que la humanidad se encuentra cerca de la posibilidad de un salto apreciable en su esperanza de vida. En lo que, no hay acuerdo, sin embargo, es en cómo gestionar esas nuevas sociedades con más personas mayores y con mejor salud que nunca antes. Y ahí es donde Asturias sirve de laboratorio del futuro. La severa crisis demográfica en la que la comunidad autónoma lleva sumida más de 30 años ya ha transformado sociedad al dar mayor peso en ella a las generaciones más ancianas. Y lo que puede decirse, a juicio de muchos observadores, es que los servicios públicos están mal preparados para gestionar esa nueva realidad.

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El descalabro en los nacimientos lastra al Principado