El Principado espera «contactos con Fomento» para concretar los plazos de la Variante

Asturias emplaza a Hacienda a abrir el debate sobre financiación autonómica «al menos para encauzarlo»

Isaac Pola y Guillermo Martínez
Isaac Pola y Guillermo Martínez

Redaccion

El Gobierno asturiano mantendrá su «agenda y prioridades» respecto a los plazos y compromisos establecidos por el Ejecutivo central respecto a la culminación de las grandes infraestructuras pendientes en el Principado, singularmente la Variante de Pajares. Después del cambio de gobierno, el nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, apuntó que sería necesario auditar si las fechas previstas por su antecesor, Íñigo de la Serna, eran técnicamente viables aunque aclaró que «la voluntad es no paralizar ni demorar nada». Sobre estas declaraciones, el portavoz del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, señaló que están a la espera de « contactos con Fomento» para concretar su postura si bien destacó que «el ritmo de ejecución de las obras con los gobiernos del PP dista mucho del de los gobiernos socialistas».

En términos similares, Martínez apuntó que el gobierno asturiano mantiene la exigencia de que se busque una solución para el peaje del Huerna tal y como se aprobó en la Junta General. Ábalos señaló que la intención del Gobierno de Pedro Sánchez es no prolongar las concesiones que terminen en los próximos para liberar las autopistas de pago.

Pero en el caso del Huerna, que originalmente tendría que haber concluido en 2021, el entonces ministro Francisco Álvarez Cascos al inicio de segundo mandato de Aznar, aprobó prolongar la concesión hasta el año 2050. Así Martinez señaló que esta extensión supone «un agravio» para los asturianos y manifestó su deseo de que «se trabaje para que no se mantenga esta situación» ya que si dejan de prorrogarse los peajes de otras autopistas pero no el Huerna sería «penalizar a los asturianos». 

Frentes abiertos

El portavoz del Gobierno insistió en todas sus declaraciones en remitirse a futuros contactos con los ministerios y la espera de que se produzca la reunión entre Pedro Sánchez y el presidente asturiano Javier Fernández, para evitar confrontar con el Ejecutivo central. Sin embargo, son varios los frentes que están abiertos.

Respecto a la financiación autonómica, y después de que el Gobierno central haya manifestado su intención de introducir mejoras para las comunidades pero no abordar la reforma integral en esta legislatura, Guillermo Martínez recordó que el presidente asturiano había manifestado que el Ministerio de Hacienda debería abrir el debate «si no para culminarlo, al menos para encauzarlo» y emplazó a la ministra, María Jesús Montero, a convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera, con la participación de todas las comunidades, para «oír las explicaciones» respecto a la intención de no abordar la reforma en esta legislatura. Martínez reiteró varias peticiones del Gobierno asturiano sobre financiación autonómica que habían trasladado al anterior Ejecutivo de Rajoy, una que la reforma debe ser «multilateral y jamás puede ser resultado de pactos bilaterales porque afecta a todo el estado» y también que «todas las comunidades están infrafinanciadas, no hay unas necesitadas y otras sobradas de recursos».   

Pero el conflicto más candente es que atañe a los planteamientos del Ministerio de Transición Ecológica sobre los cambios en el modelo energético y un impulso rápido al abandono del carbón que, desde Asturias, se considera demasiado apresurado. Y no sólo desde el Ejecutivo autonómico (que ha alertado por sus implicaciones para el conjunto de la economía y la competitividad de la industria) sino también para los agentes sociales, tanto la patronal como los sindicatos mayoritarios. Así lo destacó el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola quien señaló que en la reunión de la concertación social celebrada ayer «hubo un amplio consenso en la reivindicación común para que haya una transición justa y equilibrada, en lo económico, lo social y también que sea justa con los territorios».

Pola recordó que «el binomio industria-energía» tiene una dimensión en Asturias que no se da en ninguna otra comunidad del país y que la comunidad es «la más electrointensiva». Ha sido una demanda constante del sector industrial y del Principado la de que se garantice un precio constante en la electricidad y se teme que una supresión acelerada de las térmicas pudiera afectar tanto a los precios como al suministro de energía. Pero al igual que con los otros aspectos, tanto las infraestructuras, como la financiación autonómica, Pola repitió el mismo mensaje: «quedamos a la espera de mantener una reunión para encontrar una solución de consenso».  

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El Principado espera «contactos con Fomento» para concretar los plazos de la Variante