El Principado regula el «First» de la llingua

Educación prepara un decreto para homologar los conocimientos del asturiano al marco europeo de los idiomas

Manifestación en defensa de la oficialidad de la llingua asturiana
Manifestación en defensa de la oficialidad de la llingua asturiana

«El Principado de Asturias establecerá titulaciones y certificaciones que acrediten el conocimiento del bable/asturiano». Esto es lo que dice literalmente el artículo 11.b de la Ley de Uso 1/1998, de 23 de marzo. Veinte años después no se ha cumplido. No existen unos criterios oficiales comprobables al margen de los que realiza la propia Academia de la Llingua, que es la que oferta cursos y forma a los docentes. El Gobierno regional trata de resolver esta carencia. Quiere hacerlo a lo largo de este 2018 y con un decreto. Su idea es aprovechar el marco europeo de las lenguas y establecer los mismos niveles que se organizan para el inglés, francés o alemán. Es decir, las categorías del conocimiento se medirán por letras e irán de la A, que será la más baja, a la C, que es la más alta. Si sale adelante, será posible conseguir el First Certificate de la llingua.

La Consejería de Educación y Cultura ya trabaja en el proyecto. De hecho, ha abierto el plazo de la consulta pública previa, en la que todos los organismos, colectivos o particulares podrán presentar sus aportaciones y su experiencia para conseguir un marco establece y consistente. La Dirección General de Planificación Lingüística y Normalización, a través del Servicio de Planificación Lingüística y Normalización, recogerá todas las ideas hasta el próximo 24 de julio.

El punto de partida

«Con esta nueva normativa se pretende solucionar esta carencia y que la ciudadanía asturiana pueda demostrar su nivel competencial de lengua asturiana mediante pruebas específicas, así como obtener el certificado que así lo acredite». En estos términos explica el Principado los objetivos que persigue con la elaboración de este decreto. La administración reconoce que es «necesario profundizar en aspectos tales como el uso y la enseñanza» y añade que existe «demanda social». Es, además, un aspecto que no solo ampara la Ley de Uso de 1998 sino también el propio estatuto de autonomía de 1981.

La norma que ahora comienza a tramitarse establecerá los niveles de competencia del asturiano. La idea inicial que se apunta en el documento de la consulta básica es que habrá tres letras con tres niveles el básico (A), el intermedio (B) y el avanzado (C) y que, a su vez, los niveles básico y avanzado tendrán dos niveles más (A1, A2, B1 y B2). Esas categorías son las que se recogen en la actualidad en el marco común europeo de referencia para las lenguas. Los aspirantes a la certificación tendrá que demostrar al uso de la lengua asturiana de acuerdo a los parámetros que ahora se establezcan.

El Principado explica que con este decreto ofrecerá a los asturianos «la posibilidad de adquirir, de acuerdo con sus necesidades y a lo largo de la vida, diversos niveles de competencia en lengua asturiana, de lo que depende la igualdad de oportunidades para el desarrollo personal, la educación, el empleo, el acceso a la información y el enriquecimiento de la comunicación». También podrá determinar quién y cómo se realizarán estos exámenes.

Qué hay ahora en Asturias

La Academia de la Llingua Asturiana (ALLA) es la encargada en la actualidad de ofertar la única certificación que existe sobre el manejo del asturiano. «Consciente del profundo interés de muchas personas por lograr que se reconozca su conocimiento de la llingua y para manifestar así el prundo amor al idioma asturiano, se harán dos convocatorias al año en los que va a poder evaluarse esos conocimientos», explica este organismo en su página web. La última tuvo lugar el pasado 26 de mayo. El precio de las tasas para poder presentarse está fijado en 12 euros.

Las normas generales están además publicadas. Los exámenes son siempre en enero y mayo y están abiertos a todas las personas interesadas. La matrícula se abre, con carácter general, 15 días antes de la fecha. Los que se presentan pueden aspiran al nivel 1 o básico. Si no aprueban podrán presentarse a todas las convocatorias que quieran. La prueba tiene dos partes. La primera, la escrita, consta de un dictado, ejercicios gramaticales, compresión de texto y redacción. La parte hablada es una conversación con el tribunal. Además del conocimiento lingüístico exigen conocimiento de la llingua y la sociedad, con su situación legal, su implantación y repercusión social además del proceso de normalización.

La ALLA tiene publicaciones con la ortografía y la gramática reglamentaria. Además, oferta cursos formativos. Lo más fuertes son los que están integrados en la Universidá Asturiana de Branu (UABRA). El programa incluye talleres de varios niveles. Esta tarea formativa cuenta con el respaldo de la Universidad de Oviedo. Juntos realizan también actividades que se imparten en asturiano. Hay cursos en llingua de digitalización, de capacitación para la traducción, sobre cultura asturiana o medios de comunicación.    

El ejemplo gallego

El Certificado de estudios de lengua gallega (Celga), que en gallego se dice Certificado de estudos de lingua galega, es la prueba de evaluación de nivel del idioma gallego, que también está adaptada al marco común europeo de referencia para las lenguas. Los exámenes del Celga, como se conoce popularmente están organizados por la Secretaría General de Política Lingüística, una entidad que depende de la Xunta de Galicia. Esta secretaría convoca exámenes de manera periódica y ofrece cursos formativos de preparación, que no tienen ningún valor en sí mismos a la hora de certificar el nivel de gallego. ¿Sería este un buen modelo para Asturias?

Las pruebas, tal y como se conocen en la actualidad, se celebran desde el año 2007, acuerdo con los criterios de la Association of Language Testers in Europe (ALTE), organización evaluadora de los niveles de conocimiento lingüístico. Se pueden conseguir cuatro niveles diferentes que van del 1, es que el más básico, al 4 que demuestra un absoluto dominio del idioma. 

Existe otro modo en paralelo de demostrar el nivel de uso y conocimiento del gallego. Los alumnos que completen con éxito la enseñanza secundaria (ESO) ya tienen por defecto el Celga 3 y los que concluyan el Bachillerato, el Celga 4. Esto supone que todos los alumnos que ahora pueblan las aulas en Galicia terminan su educación preuniversitaria dominando la lengua. ¿Qué quiere decir dominar la lengua? La propia web oficial del Celga lo describe con precisión: «Podrá expresarse de forma bastante fluida y espontánea en distintos contextos comunicativos (personal, público e académico), sin mostrar mucha dificultad para encontrar las expresiones más acertadas. Será capaz de producir textos bien estructurados y sobre temas de cierta complejidad y para distintos fines. Mostrará un uso correcto de la norma ortográfica y morfosintáctica, así como los mecanismos más comunes de organización y cohesión textual».

La oficialidad ¿coste u oportunidad económica?

Luis Ordóñez

Junto a las dudas planteadas por el presidente de la patronal, compañías multinacionales eligen anunciarse en asturiano como muestra del interés en el mercado

Las palabras de Belarmino Feito, presidente de la compañía Asturfeito y también de la patronal asturiana, al cuestionar los costes y aportaciones de la oficialidad del asturiano y plantearse si las instrucciones del próximo telescopio que construyan --sus valoraciones formaban parte de la presentación del artefacto de de rastreo sinóptico que se trasladará a Cerro Pachón, en Chile-- tendrán que ser «en bable» despertaron una catarata de reacciones en el ámbito político pero también el malestar de un sector de empresarios, muchos ocupados en el sector de la cultura pero no sólo, que han lamentado que se minusvalorara el impacto económico positivo del reconocimiento de la lengua.

Seguir leyendo

Valora este artículo

16 votos
Comentarios

El Principado regula el «First» de la llingua