Dimiten dos vicedecanos de la Facultad de Economía en menos de dos meses

El último en presentar su renuncia, por motivos personales, ha sido el responsable de Estudiantes

La Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo, situada en el campus de El Cristo
La Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Oviedo, situada en el campus de El Cristo

Redacción

Dos vicedecanos en menos de dos meses. Es es el balance de dimisiones en la Facultad de Economía y Empresas después de la polémica suscitadas por la forma en la que el actual decano, Julio Tascón, maneja las cuentas. El primero en presentar su renuncia fue el responsable de Calidad, Roberto García, que ha sido sustituido por María Isabel Fernández Quesada, del departamento de Administración de Empresas. Esta misma semana se va el responsable de Estudiantes, José Antonio Fernández Alonso, que se ha limitado a señalar a La Voz, que su salida se debe a «asuntos personales».

Lo cierto es que el ambiente en la facultad se ha enturbiado después de las denuncias presentadas contra Tascón por los alumnos, que querían más transparencia en las cuentas y que además cuestionaron una serie de gastos realizados en el año 2016 con cargo a la Universidad de Oviedo. Toda esta polémica trascendió a los medios de comunicación e, incluso, se forzó la celebración de una Junta Extraordinaria de Facultad para exigir aclaraciones. Tascón lo ha negado todo pero las dudas parecen persistir, sobre todo, después de trascender que las dietas del año 2017 ascendieron a 12.255 euros, sobre un presupuesto inicial de 2.500. Es decir, que se ha tenido que hacer una modificación por 9.755 euros. Este gasto de 2017 es, por tanto, superior.  

Las quejas no solo surgen por el importe sino también por los conceptos. Hay varios ejemplos que muestran el origen de la preocupación. El más llamativo fue el cobro de dietas por comisión de servicio estando en Oviedo. A Tascón se le pagó un viaje desde Sevilla a Oviedo con su correspondiente billete de vuelta y dietas durante los tres días que pasó en la ciudad, durante el mes de agosto. El decano lo justificó porque estando de vacaciones tuvo que regresar para resolver una gestión urgente, así que se le abonó el desplazamiento pero también la dieta. Fuentes consultadas por La Voz aseguran que este apunte no se ajusta a la legalidad, ya que no se puede percibir una comisión de servicio cuando uno está en su casa y en su propio centro de trabajo. En aquella asamblea extraordinaria también se cuestionaron los casi 700 euros que pasó en taxis, o las comidas pagadas a conferenciantes organizadas en el mes de julio, fuera del periodo lectivo, y con la presencia de la mayoría del equipo decanal. También se sembraron sospechas sobre gastos de viajes en coche. El decano viajó Alcalá de Henares durante el curso acompañado por el secretario. Pero cada uno viajó en su coche. Los dos pasaron gastos de kilometraje pero solo uno de ellos aportó los justificantes de los peajes.

Las vacaciones de verano parecen solo una tregua antes de una batalla más dura. En otoño tocan elecciones al decanato y ya suenas rumores firmes de candidatos alternativos, en concreto procedentes del departamento de Economía Aplicada. Hay alguna profesora que está sopesando dar el paso para tratar de pacificar la facultad.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Dimiten dos vicedecanos de la Facultad de Economía en menos de dos meses