El candidato Barbón quiere seducir a «la Asturias huérfana»

El secretario general de la FSA inicia el curso en clave de campaña y anuncia un programa de gobierno renovado para recuperar a los votantes huidos, el progresismo y los jóvenes

El secretario General de la FSA-PSOE, Adrián Barbón, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, y el alcalde de Oviedo, Wenceslao López
El secretario General de la FSA-PSOE, Adrián Barbón, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, y el alcalde de Oviedo, Wenceslao López

Adrián Barbón es secretario general y es también, desde el pasado mes de mayo, de nuevo candidato. Casi un año después del congreso que optó por la renovación en la FSA-PSOE, el líder de los socialistas asturianos se ha calzado hoy de nuevo el mono de campaña en la primera oportunidad de gala de este curso politico que acabará con elecciones. El líder de los socialistas asturianos ha adoptado por primera vez en un acto de partido el tono de aspirante a la presidencia del Principado, y lo ha hecho aprovechando el escenario de la Fiesta de la Rosa y la presencia del presidente del Gobierno para presentar el balance de sus 100 primeros días en la Moncloa. Ante ellos y varios cientos de militantes asturianos, gallegos y cántabros ha reiterado que el programa de gobierno socialista para Asturias está «envejecido» y necesita una «puesta a punto»; entre otras cosas para captar el respaldo de tres sectores más allá del voto militante.

«Quiero que vuelvan los electores de siempre», ha dicho Barbón, que pretende imantar también el voto de la «Asturias progresista en un espectro muy amplio» y de lo que ha llamado la «Asturias huérfana». Una expresión para aludir -según ha aclarado- a una reserva de potenciales electores «que no ha encontrado quien los represente» y que se concentra «especialmente en la Asturias joven». Empleando una metáfora que ya utilizó en su campaña de primarias, ha anunciado que quiere «abrir puertas y ventanas para construir el proyecto de futuro con ellos». Es el arsenal de votos que Adrián Barbón pretende concentrar en las elecciones de 2019, a las que llega con un objetivo claro: ser la lista más votada. «Yo no quiero que la derecha pierda en Asturias, quiero ganarle a la derecha», ha proclamado.

Adrián Barbón ha comprometido la misma fórmula de trabajo que empleó en su anterior campaña -«recorrer el territorio, hablar con la gente y aceptar críticas»- para hacer «una política cercana» basada en cuatro motores fundamentales: el estado social, la atención al medio rural y la investigación, la ciencia y la tecnología.

Mutuos espaldarazos

El acto se engarza en una ya larga cadena de mutuos espaldarazos entre el actual presidente del Gobierno y el líder socialista asturiano durante las reiteradas visitas de Sánchez al Principado en los últimos dos años. Barbón tuvo una presencia destacada en el decisivo acto de apoyo al defenestrado secretario general en diciembre de 2016 en El Entrego, y Sánchez -de vuelta a la secretaría general- mostró su apoyo a Barbón como candidato a las primarias en Asturias durante un acto celebrado en la sede de los socialistas ovetenses en marzo del pasado año.

Barbón ha concluido pidiendo al presidente Sánchez el cumplimiento de los compromisos gubernamentales con Asturias, empezando por la Variante de Pajares, y ha solicitad su complicidad para «un gran Pacto de Estado para regular la transición energética», con el objetivo de que sea «justa, pactada, pautada y teniendo en cuenta la singular situación para empresas electrointensivas y el futuro del carbón».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El candidato Barbón quiere seducir a «la Asturias huérfana»