¿Peligran 60.000 empleos por la descarbonización en Asturias?

Luis Ordóñez
Luis Ordóñez REDACCION

ASTURIAS

Factoría de Arcelor en Veriña
Factoría de Arcelor en Veriña

Un estudio de CCOO advierte de las consecuencias demoledoras para el conjunto de la industria de una transición energética acelerada

14 sep 2018 . Actualizado a las 17:48 h.

Con el anuncio de Iberdrola, ya en noviembre del año pasado, de su intención de cerrar las centrales térmicas de Lada y Velilla, el presidente asturiano, Javier Fernández, advirtió de que se abria la espita para que Asturias padeciera una «segunda reconversión industrial» con consecuencias demoledoras para el empleo y la economía de la comunidad. A medida que avanzaron los planes de la empresa, y con el nombramiento de Teresa Ribera --declarada partidaria de una descarbonización acelerada-- como ministra de Transición Energética, CCOO le puso números a lo que supondría esa nueva reconversión en términos de empleo: nada menos que 60.000 puestos de trabajo, alrededor del 15% del empleo de toda Asturias. Pero ¿de dónde sale esa cifra?

En el documento, elaborado el pasado mes de julio, «El impacto de la transición energética en Asturias», la federación de industria del sindicato comienza señalando que el cierre de Lada sumado a los planes del gobierno de poner en marcha un fin acelerado de las térmicas supondría no sólo la clausura de la primera planta sino un efecto dominó que arrastraría al resto y que eliminiaría cualquier tipo de incentivo para que las compañías lleven a cabo las inversiones previstas en las cuatro plantas asturianas de aquí a 2020. Se trata de Aboño y Soto de Ribera, de EdP; Lada, de Iberdrola; y Soto de la Barca, de Gas Natural Fenosa, que según CCOO, «generan casi 600 puestos de trabajo, entre directos y de contratas». A ellos, el sindicato añade también que «las paradas para reparaciones y trabajos de mantenimiento suponen la contratación de entre 250 y 300 personas». 

La quema de carbón autóctono en las térmicas es testimonial, y de hecho las explotaciones mineras tienen una fecha de caducidad marcada en diciembre de este año que el Ministerio considera «irrevocable»; de la muy potente en el pasado minería asturiana apenas quedan 1.800 empleos en la actualidad que también se verían abocados a desaparecer. El sindicato suma a sus tesis todos los empleos de las industrias electrointensivas --es decir aquellas para las que la electricidad es un factor esencial de su proceso-- ya que son altamente dependientes de que la energía tenga un precio competitivo. Son Arcelor, con 5.500 puestos de trabajo, Alcoa, con 360, y Asturiana de Zinc, con 870, todos ellos directos aunque a su alrededor se puedan contar varios centenares más indirectos. Por último, CCOO asume que con la descarbonización express toda la industria asturiana se vería comprometida, y en su conjunto suma 50.700 personas en Asturias. Es así como se llega a la cifra global de 60.000 puestos de trabajo en riesgo, lo que afectaría al 15% del empleo total de la comunidad a fecha de 2017.