Villa, condenado a tres años de cárcel

La Voz / Agencias REDACCION

ASTURIAS

El ex secretario general del SOMA-UGT José Ángel Fernández Villa (2d) a su llega a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo en donde se le juzga por un presunto delito de apropiación indebida de fondos del sindicato, por el que la Fiscalía pide una pena de cinco años de cárcel
El ex secretario general del SOMA-UGT José Ángel Fernández Villa (2d) a su llega a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo en donde se le juzga por un presunto delito de apropiación indebida de fondos del sindicato, por el que la Fiscalía pide una pena de cinco años de cárcel J.L. Cereijido

El tribunal le impone una pena de prisión por un delito continuado de apropiación indebida y la obligación del indemnizar al SOMA

20 sep 2018 . Actualizado a las 22:17 h.

El exdirigente del sindicato minero SOMA, José Ángel Fernández Villa ha sido condenado a una pena de tres años de prisión por un delito continuado de apropiación indebida. La sentencia, ante la que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, le impone también una multa de 24.000 euros y la obligación de indemnizar al sindicato 431.330 euros. El tribunal ha anunciado su fallo en esta jornada después de un largo proceso en el que la defensa de Villa ha tratado de frenar su declaración en numerosas ocasiones aduciendo que no se encontraba en condiciones de prestar testimonio, aunque finalmente el tribunal le consideró apto. 

En la sentencia, el tribunal considera probado que «representaba y dirigía, prevaliéndose de su posición jerárquica sobre el resto de miembros y trabajadores, que no ponían en duda ni discutían sus decisiones o deseos, aprobando incluso su gestión, algunos, tal vez, por desconocimiento, logró percibir las cantidades reseñadas en los hechos declarados probados de esta sentencia, perjudicando el patrimonio del sindicato y encajando su conducta en las dos modalidades del delito de apropiación indebida».

Para los magistrados este delito debe apreciarse con el carácter de continuado «que nace de una pluralidad de acciones que, individualmente contempladas, son susceptibles de ser calificadas como delitos independientes, pero que, desde una perspectiva de antijuricidad material, se presentan como una infracción unitaria, concurriendo todos los requisitos que el Tribunal Supremo exige para su existencia».