El colchón del millón de habitantes se desinfla

El INE prevé que solo haya 940.000 asturianos dentro de 15 años. El único dato positivo es que se frena la sangría exterior


Asturias perderá en los próximos quince años el 8,5% de su población que se situará en 940.541 personas tras reducirse en 87.119 en ese periodo, la tercera caída más pronunciada de todas las comunidades -sólo superada por Castilla y León y Galicia- y la segunda en términos porcentuales. Según las proyecciones de población difundidas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), hasta 2033 el saldo vegetativo del Principado -diferencia entre los nacimientos y las defunciones- será negativo en 8.331 personas, informe Efe.

Además, el INE prevé que el saldo migratorio exterior de la comunidad autónoma sea hasta el año 2033 sea positivo con una tasa de 40,7 por mil habitantes (2.110 personas) y el interautonómico negativo con una tasa de 2,7 por cada mil habitantes (-106).

A nivel nacional en España habrá dentro de quince años 2,4 millones de habitantes más que ahora y se superarán los 49 millones, pero una de cada cuatro personas, el 25,2 %, será mayor de 65 años. Además, el INE pronostica que, de mantenerse las tendencias actuales de fecundidad, mortalidad y migraciones habrá un crecimiento de la población del 5,1 % en el conjunto del periodo. El aumento de la población será resultado, principalmente, de un saldo migratorio positivo de 2018 a 2033, suficiente como para compensar el saldo vegetativo negativo, es decir, que el número de muertes superará al de nacimientos durante los próximos 15 años.

Calcula el INE que los nacimientos seguirán reduciéndose hasta 2022, continuando la tendencia iniciada en 2009. Así, entre 2018 y 2033 solo nacerán 5,7 millones de niños, un 15,8 % menos que en los 15 años anteriores. No obstante, cree que a partir de 2023 comenzarán a aumentar debido a la llegada a las edades de mayor fecundidad de generaciones cada vez más numerosas, en concreto las nacidas a partir de la segunda mitad de los años 90. Así, calcula que en 2033 nazcan 403.718 niños, un 3,5 % más que este año y que las mujeres tengan una media de 1,41 hijos frente a los 1,31 actuales a una edad media de 32 años.

Dentro de quince años la esperanza de vida será de 82,9 años para los hombres y de 87,7 para las mujeres, es decir, 2,5 y de 1,9 años más que ahora. Pero, a pesar de morir más tarde, las defunciones seguirán aumentando durante todo el periodo proyectado debido al envejecimiento de la población. Entre 2018 y 2032 morirán más de 6,5 millones de personas, casi un 15 % más que en lo 15 años previos. Morirán más de 471.000 personas al año al final del periodo y nacerán poco más de 392.000 niños.

Respecto al saldo migratorio, el INE recuerda que en 2017 llegaron a España 532.482 personas extranjeras frente a las 367.878 abandonaron el país para residir en el extranjero, cifras que consolidaron el saldo migratorio positivo con el extranjero registrado en 2016 tras seis años en negativo y que, concluiría el periodo con una ganancia de población de 3,4 millones de personas.

El mapa de 2033 que dibuja el INE por edades no es nada halagüeño. Así, la población de entre 30 y 49 años se reduciría en 2,7 millones de personas (18,8 %), y solo habrá 1,18 millones de niños menores de 15 años, un 17 % menos que ahora. Por el contrario, la población que crece es la que tiene más de 50 años de modo que habrá 12,4 millones de más de 64 años (3,4 millones más que en la actualidad) un 38 %. En la pirámide poblacional actual el grupo de edad más numeroso es el de 40 a 44 años, mientras que en 2033 será de 55 a 59 años. Y el porcentaje de población de 65 años y más, que actualmente es el 19, 2 % del total pasará a ser del 25, 2 % en 2033. Al mismo tiempo, los mayores de 100 años, que ahora son 11.248 aumentarán hasta las 46.390. Y la tasa de dependencia -los menores de 16 años y mayores de 64 años sobre la población en edad de trabajar- pasará de 54,2 % actual al 61,2 % en 2033.

Lo que (nos) cuesta llegar a viejos

Raúl Álvarez

Académicos y agentes sociales piden abrir un debate sobre el trasvase de recursos a los mayores de 65 años, que ya son la cuarta parte de la población y ganarán peso en los próximos años. Un estudio asegura que la atención a los octogenarios supondrá el 30% del gasto hospitalario en Galicia en el 2030

Es una de las charlas del verano. La capacidad de tratar enfermedades genéticas en embriones para evitar su desarrollo en los seres humanos tras el nacimiento o la posibilidad de detener el envejecimiento con una sola inyección han ocupado titulares, espacio en los diarios y abundante tiempo en las tertulias de la televisión. Los enfoques de esas cuestiones varían desde el análisis sobrio de los avances científicos hasta los planteamientos más desaforados de la ciencia ficción, pero lo que ha dejado de ser discutible es que la humanidad se encuentra cerca de la posibilidad de un salto apreciable en su esperanza de vida. En lo que, no hay acuerdo, sin embargo, es en cómo gestionar esas nuevas sociedades con más personas mayores y con mejor salud que nunca antes. Y ahí es donde Asturias sirve de laboratorio del futuro. La severa crisis demográfica en la que la comunidad autónoma lleva sumida más de 30 años ya ha transformado sociedad al dar mayor peso en ella a las generaciones más ancianas. Y lo que puede decirse, a juicio de muchos observadores, es que los servicios públicos están mal preparados para gestionar esa nueva realidad.

Seguir leyendo

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El colchón del millón de habitantes se desinfla