Una noche en vela en el instituto

Un grupo de docentes se encierra en un instituto para reclamar la reducción de las horas efectivas de clase


redacción

Parece una contradicción pero no lo es. Para reclamar una reducción de la carga lectiva han pasado muchas más horas de las debidas en el instituto. Un grupo de profesores ha protagonizado un encierro en el instituto de secundaria Mata Jove de Gijón, con la intención de exigir la reducción de las horas que pasan impartiendo clase en el aula. Reclaman que se recupere la misma jornada que tenían antes de la crisis, antes de que un decreto del PP de 2012 incrementase su horario. No se trata de modificar la jornada laboral sino del tiempo que pasan con los alumnos. Los docentes explican que se ha recortado el tiempo que tienen para la preparación de las asignaturas y de todos los programas complementarios, mientras se incrementaba de manera exponencial la tarea burocrática.

La vigilia en el instituto ha sido solo el primer paso de una nueva campaña de movilizaciones. De hecho, es el segundo que promueven este mismo año. También organizan concentraciones en los recreos y no descartan más acciones. Los docentes llevan ya más de dos años poniendo la reducción de la carga lectiva en la cúspide de la pirámide de sus reclamaciones. Es su prioridad absoluta. Hay dos razones de peso que lo justifican, como son la recuperación de sus derechos laborales pero también la calidad de la enseñanza en el sistema público. Sin tiempo para preparar la materia, el día a día en el aula se resiente.

Detrás de estas acciones están los sindicatos SUATEA, CCOO, CSI y CSIF. Los cuatro han hecho frente común en esta reivindicación. Sus responsables estuvieron presentes en el encierro del Mata Jove de Gijón y también está movilizando a las plantillas en institutos y colegios. La carga lectiva que reclaman para Secundaria es de 18 horas semanales. En Primaria, sería de 23.

Las administraciones parecen ahora favorables a esta recuperación de las condiciones. Así lo han expresado tanto el ministerio como la propia Consejería de Educación del Principado. No obstante, hay muchos flecos que atar. Tienen que ver cómo se recupera, si de manera paulatina o en un único curso. Al mismo tiempo, será necesario ver la repercusión que tendrá sobre el empleo. el incremento de la carga lectiva supuso en su tiempo una amortización de puestos, así que ahora el proceso inverso debería crear trabajo.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Una noche en vela en el instituto