Llega el día D de las listas de espera sanitarias en Asturias

Susana Machargo
Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

Los pacientes esperan en una de las salas de espera de las consultas externas del HUCA.Los pacientes esperan en una de las salas de espera de las consultas externas del HUCA
Los pacientes esperan en una de las salas de espera de las consultas externas del HUCA

El decreto de tiempos máximos de espera entra en vigor hoy. Los últimos datos reflejan un incumplimiento generalizado de los plazos. El Principado ultima una herramienta informática centralizada

12 nov 2018 . Actualizado a las 11:41 h.

Hoy, 8 de noviembre de 2018, es el día día D y la hora H de las listas de espera sanitaria. Entra en vigor el decreto 59/2018 sobre garantía de tiempo máximo de acceso a las prestaciones sanitarias del Servicio de Salud del Principado (Sespa), información sobre las listas de espera y registro de demanda asistencial. Es decir, a partir de esta jornada, el Sespa tendrá que comenzar a cumplir por ley unos plazos para atender a los pacientes, tanto para las primeras consultas como para las pruebas diagnósticas o las intervenciones quirúrgicas. El problema es que está lejos de cumplirlos. Las listas de espera del mes de septiembre, las últimas hechas públicas por el Principado, confirman un grado de cumplimiento ínfimo. No obstante, el Gobierno regional señala que está haciendo todo lo posible por cumplir.

«El problema es que esto es algo que no ocurre de un día para otro. Se han metido en un auténtico atolladero», señala Carlos Ponte, presidente de la Federación de la plataforma por la Defensa de la Sanidad Pública Asturiana, que ha participado en el proceso de discusión de este decreto. Desde que salió el primer borrador de decreto, ha afirmado reiteradamente en todos los foros en los que ha participado que hay algunos aspectos positivos del decreto, pero que contiene «lagunas, insuficiencias y enfoques erróneos», que en su conjunto no le han permitido dar su conformidad. Entre ellas, destaca la incoherencia entre los objetivos y la realidad. Es más, cree que esos incumplimientos podrían tener repercusiones legales. Si un paciente se siente perjudicado podría, incluso, llegar a los tribunales.

«Con el propósito de cumplir adecuadamente las prescripciones normativas establecidas, resulta oportuno indicar que actualmente se está trabajando en medidas organizativas para continuar no sólo mejorando los tiempos garantizados sino también el resto de procedimientos y consultas»: en estos términos se expresa la propia Consejería de Sanidad cuando está a punto de llegar el momento clave. «El Servicio de Salud quiere cumplir los tiempos máximos que se garantizan en el decreto», insiste.