Redacción

«Jueces y fiscales, también son culpables», exclamaban los colectivos feministas que, concentrados frente al Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias (TSJA), protestaban contra la confirmación de la condena por abuso sexual a «La Manada». El Tribunal Superior de Justicia de Navarra decidió mantener los nueves años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento de los cinco integrantes de «La Manada». El 8-M asturiano salió a la calle para clamar contra una «institución (la judicial) tan poderosa que deslegitima la violencia machista».

El manifiesto leído frente a la sede judicial asturiana denunciaba que «no se tratan de casos aislados, sino de un sistema que nos está matando». Cientos de personas de diversos grupos feministas articulados en torno al 8-M lanzaban consignas de rechazo a una decisión judicial que critican por considerar que «no fue abuso, sino violación» lo que sufrió la víctima de «La Manada». Además, entonaron proclamas recordando otros casos mediáticos como el de Juana Rivas, y advirtieron que «esta sentencia también es violencia».

Sara Combarros y Alejandra Matallanas quisieron poner en valor la fuerza del movimiento 8M como respuesta ante estas decisiones judiciales. «Les estamos ganando terreno. No nos quedaremos sumisas y calladas. Nosotras no olvidamos, no hay que olvidar lo que significó el 8-M», señalaba Combarros, que fue la encargada de comenzar la lectura del manifiesto. Matallanas, por su parte, señaló que «no se trata de un caso aislado, se llama patriarcado», en referencia a la confirmación de la condena impuesta a los integrantes de «La Manada».

Las manifestantes cerraron el manifiesto con un conjunto de proclamas en apoyo a la víctima de abuso sexual durante los San Fermines de 2016, a la que recordaron durante la concentración y a la que dedicaron diversas arengas. «Tranquila hermana, aquí está tu manada» y «nosotras sí somos manada» fueron algunos de los cánticos con los que el 8-M asturiano mostró su rechazo a las penas impuestas a los cinco sevillanos, y advirtió a todos los abusadores que «no es no» y «no hay excusa para el que abusa». Frente a un discutido poder judicial, el feminismo asturiano alza la voz para denunciar la «violencia machista de las instituciones jurídicas».

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El 8-M asturiano clama en Oviedo contra la sentencia de «La Manada»