Así pasan la Navidad los famosos asturianos

La gran mayoría regresa a casa y aprovecha el buen tiempo para realizar actividadades al aire libre

Lara Álvarez posa en una de sus publicaciones de Instagram
Lara Álvarez posa en una de sus publicaciones de Instagram
s.d.m.

Correr, salir en bici, pasear por la playa,... La inmensa mayoría de los famosos asturianos han aprovechado el puente festivo de Navidad para regresar al Principado y, como el tiempo les ha regalado sol y temperaturas de casi 20 grados, han disfrutado realizando actividades al aire libre. Instagram es uno de los escaparates que han utilizado para contar sus aventuras. Como dice la propia Lara Álvarez en uno de sus stories, «en Asturias no siempre llueve».

Empezando por la propia Lara Álvarez, está de regreso en Gijón. Ha paseado por la playa de San Lorenzo, ha salido a tomar algo con su hermano Bosco y ha escuchado una actuación callejera que le ha encantado y que ha compartido con sus miles de seguidores. Incluso les ha preguntado su nombre y ha difundido cuál es su perfil. Son @cuentosparaana. Ya en casa ha jugado con su perro mientras se prepara para la cena de Nochebuena.

View this post on Instagram

✨ F E L I C E S F I E S T A S✨

A post shared by Lara Álvarez (@laruka) on

El que ha estado entrenando en Trasona es el piragüista Javi Hernanz, recién aterrizado de la concentración en México D.F., y con un vuelo un tanto accidentado que La Voz publica en otra información. Hernanz, todavía con el jet lag y unas ojeras que lo delatan, se ha lanzado al agua para entrenar. No obstante, ya avisa. Se va a poner morado a gambas y también a turrón de la confitería Campoarmor, en Arriondas. 

Paula Echevarría no ha fallado a su visita navideña en Candás. La it girl  ha provechado su estancia en casa para relajarse, pasear por el puerto y estar con sus amigas y su familia. Además, por supuesto de lucir sus looks y su felicidad rebosante por sus nuevos proyectos y su amor por Miguel Torres.

Más misteriosa se ha mostrado la actriz gijonesa Paula Prendes, que utiliza sus perfiles en las redes sociales de una manera más sosegada, sin mostrar demasiadas intimidades. En esta ocasión ha colgado una foto suya, con un top de lentejuelas plateadas, junto a un árbol de navidad, pintando una bola. El mensaje que acompaña a la imagen reconoce que ha llegado el momento de disfrutar de la Navidad y de comenzar a pensar en los deseos para 2019. No ha desvelado mucho más, ni con quién ni dónde pasará las noches.

Entre los deportistas asturianos ha primado la actividad al aire libre. El jugador de balonmano Raúl Entrerríos ha paseado por Gijón y ha aprovechado la mañana de Nochebuena para pasear junto al mar, bien equipado. Una actividad que también ha realizado Villa, corriendo por la playa de San Lorenzo. El futbolista Javi Fuego ha preferido coger la bicicleta. Ha cargado baterías en su Siero natal, subiendo al pico Fariu, con un paisaje impresionante y una ligera niebla en el horizonte.

Alonso también se ha apuntado ha hacer deporte, esta vez, por una causa solidaria. Aprovechando la VIII edición de la tradicional Carrera Fundación Fernando Alonso Liberbank, el asturiano ha corrido en Llanera para reivindicar la colocación de pasos de cebra en lugares necesarios para la seguridad de los peatones.

Pelayo Díaz lleva desde el fin de semana en Asturias paseando su amor por su ciudad natal. Como siempre ha colgado todos los detalles de su viaje desde su salida a Madrid por carretera, hasta su llegada a Oviedo, donde ha estado en los sitios más típicos junto a sus amigos, como la plaza del Fontán, o su recién marido, besándose en la plaza del Ayuntamiento.

View this post on Instagram

Meet my dog Hercules II 🐶

A post shared by Pelayo Díaz (@princepelayo) on

Beatriz Rico ha aprovechado sus redes sociales para agradecer y felicitar la Navidad a todos los médicos y a todos los pacientes que tienen que pasar estas fechas en el hospital. La actriz ha recordado cuando hace cuatro años tuvo que pasar por esa situación al ingresar por urgencias a causa de una infección respiratoria grave. 

View this post on Instagram

Yo no soy muy de felicitar, pero sí de acordarme de gente y situaciones con cariño y agradecimiento. Bueno, pues hoy aúno ambas cosas para felicitar las fiestas en especial a las personas que, hoy por ejemplo, pasarán la Nochebuena en un hospital, sean pacientes o personal de allí. Hace 4 años, un día como hoy me ingresaban por urgencias a causa de una infección respiratoria bastante fea. Y ahí me vi! En Nochebuena con el oxígeno puesto y rodeada de cables, mis libros, y más cables. Las enfermeras del turno de noche, os lo aseguro, no perdieron el buen humor en ningún momento. Si existen los ángeles (los de alas blancas... los otros NO) seguro que se parecen a ellas: venían a tomarnos la tensión, a comprobar el nivel de oxígeno en sangre o a responder a las múltiples llamadas😕de algún paciente “dificilillo” siempre con la sonrisa puesta y un gorritos de Papá Noel. Alguna hasta soplaba el matasuegras bajito al lado de tu nariz mientras te cambiaba la vía. Ángeles terrenales que entendían lo triste que puede llegar a ser verte esta noche ingresada mientras recibes fotos de gente en familia brindando. Como no respiraba bien, tuve problemas para dormirme incluso con la pastilla que me dieron. Cuando ya casi empezaba a salir el sol y los pitidos de mi respiración remitían (parecía una cafetera estropeada) noté que por fin me estaba quedando dormida! Entre el sueño y la vigilia, creo recordar que alguien manipuló con cuidado los cables que llegaban a mi nariz. Con los ojos cerrados (tan agotada que ya no los podía abrir) noté un aliento calentito y dulce. “Qué bien huele..”. Murmuré. Y una voz femenina contestó “es que me acabo de comer un polvorón de limón”. Contesté algo como “qué ricoooo” y ya no recuerdo más, porque caí en un profundo sueño. Cuando me desperté tenía en la mesita dos polvorones de limón y unas peladillas. Beso enorme para los que esta noche estaréis en situaciones parecidas, no hay situación triste de por sí, a mí me demostraron que una Nochebuena diferente no tiene por qué ser mala. De hecho conservo ese recuerdo como algo bueno y divertido gracias a esas personas que escondían cuidadosamente sus alas bajo una bata blanca.

A post shared by Beatriz Rico (@beatriz_rico_oficial) on

El que también ha mostrado su cara más solitaria, como suele ser costumbre ha sido José Andrés. El famoso chef, acompañado de todo su equipo se ha trasladado hasta Tijuana para alimentar y ayudar a las familias que residen en el campo de refugiados de El Barretal. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Así pasan la Navidad los famosos asturianos