Pelayo Díaz, como el Almendro

El estilista comparte en Instagram su retorno a la capital del Principado

Pelayo Díaz
Pelayo Díaz Europa Press

Redacción

Como el turrón, Pelayo Díaz vuelve a casa por Navidad. El popular estilista comparte en su cuenta de Instagram el retorno a Oviedo, donde pasa las fiestas con la familia y amigos. Estos mismos aparecen en diversas instastories, donde el influencer enseña rincones de su ciudad natal. «Mirad qué bonita es Oviedo, maravillosa, estoy orgulloso de mi ciudad», comenta el exestilista de Cámbiame a sus admiradores.

El ovetense llega al Principado para despedir un año muy emotivo para él. El asturiano cerró en 2018 su etapa en el programa de estilismo que le hizo famoso, Cámbiame, en el que junto a Cristina Rodríguez y Natalia Ferviú formaba un trío con mucha influencia en la moda televisiva. Además, el ovetense participó en el programa Bailando con las estrellas, donde su salida no estuvo exenta de polémica, aunque el propio Pelayo Díaz quiso callar las malas lenguas y señaló en su momento que «no fue expulsado, sino eliminado, que es diferente». Sin embargo, el momento más especial para el influencer en este año fue su boda con el empresario argentino Andy McDougall, con quien no solo comparte un proyecto de vida, sino multitud de instantes en las redes sociales, que muestra a sus fieles seguidores. Este 2018 fue un año movido para el ovetense.

Polémica con Xevi Muntané

Una de las últimas polémicas que protagonizó el ovetense versa sobre una reclamación de 8.000 euros que el influencer hace al periodista Xevi Muntané por un juicio ganado hace años por calumnias e insultos hacia el ovetense. En un instastory, Pelayo Díaz pidió a Muntané que abonase la cantidad que debe. 

«Esta es la nueva portada de @elpaissemanal y sabéis qué es lo primero que he pensado? Que el fotógrafo que la ha hecho, Xevi Muntané, todavía me debe 8.000 euros de un juicio que le gané hace años por insultos y calumnias. Todavía no he cobrado porque se declara insolvente, pero claramente está trabajando. Xevi, pá-ga-me!», escribía Díaz en un instastory cuyo fondo era la portada de la citada revista. 

El conflicto se origina a raíz de una publicación en Facebook del periodista, que el propio Muntané borraría posteriormente. En ella, el fotógrafo insultaba al ovetense, y le calificaba de «trepa», hecho que Díaz denunció y por el cual Muntané todavía no ha abonado la multa correspondiente por calumniar al estilista.

Pelayo la lía con Primark

El expresentador de Cámbiame ilumina a sus seguidores sobre moda y tendencias en su Instagram, en el que suma un millón de followers. El asturiano se debe a sus fans, por eso, todas las semanas crea un preguntas y respuestas para satisfacer a los más curiosos. Entre las distintas cuestiones siempre ofrece su lado más sincero, por esta misma razón una de sus últimas polémicas está relacionada con este cuestionario, donde afirmó que: «Antes de comprar en Primark se pegaría un tiro». 

Díaz ya había sido objeto de crítica por unas antiguas declaraciones en su red social, en las que contestaba que estaba a favor de la gestación subrogada. Una pregunta que tiene mucho que ver con otra de las que ha respondido esta semana, en la que ha contado que a Andy Mcdougall y a él les gustaría ser papás «en un año o así», aunque no ha confirmado si sería bajo este método. Además, confesó que llevó brakets en una época, que tiene más de 200 zapatos y que de pequeño le «horrorizaba» no poder ser económicamente independiente cuando fuese adulto, o acabar en la cárcel. Incluso se ha atrevido a opinar sobre política, describiendo al partido Vox y la situación española con cuatro palabras: «Preocupante, triste, decepcionante, incomprensible». Por supuesto también ha tenido tiempo para aconsejar a sus seguidores, animándolos a estudiar y les recomendó sobre música y moda.

Todo iba bien hasta que el asturiano respondió a un fan que le preguntaba si compraba en Primark, a lo que ha respondido: «Antes me pegaría un tiro». Añadió que no quiere contribuir a «destrozar la cultura, la creatividad y las marcas de moda». Esa ha sido la perfecta ocasión para que los haters comenzasen a criticarle, tachándolo de clasista y altivo, incluso a alguno de sus más acérrimos seguidores no parece haberles sentado muy bien. Uno de ellos le preguntaba: «¿Crees que la gente que no tiene tus posibles y compra en Primark debería pegarse un tiro?». A lo que Pelayo se defendió alegando que «obviamente no», y que él no es de los que piensa que todo el mundo tiene que pensar como él. Además, subió un vídeo justificando su respuesta y animando a que se investigue en internet sobre la marca y «cómo ésta trata a sus trabajadores».

Comentarios

Pelayo Díaz, como el Almendro