El «Gran Hermano» de la Santina

El Arzobispado instala una cámara que emitirá las imágenes de la virgen de Covadonga 24 horas al día por Youtube

La Virgen de Covadonga
La Virgen de Covadonga

Redacción

Una cámara fija instalada en el Santuario de Covadonga, que enfoca directamente a la Santina, emitirá en streaming las 24 horas del día desde la Santa Cueva y podrá ser vista desde cualquier dispositivo a través del canal de YouTube del Real Sitio, informa el Arzobispado de Oviedo. 

Además de poder contemplar a la Virgen, la retransmisión permite seguir las celebraciones religiosas que tienen lugar en la Santa Cueva, que, en horario de invierno y entre semana (de octubre a junio) consisten en una eucaristía diaria y el rezo del rosario.

A esta retransmisión en directo se le unirán próximamente imágenes de la Basílica, lo cual permitirá asistir en la distancia a los actos religiosos que se ofrezcan en esta templo desde cualquier parte del mundo,

El Arzobispado señala que con esta iniciativa Covadonga cuenta con una manera más de acercarse a todos los devotos de la Santina en el mundo, de la misma manera que ya sucede en muchos de los santuarios marianos más importantes, como Fátima (Portugal),Lourdes (Francia) o Guadalupe (México). De hecho, en la actualidad la cueva no es accesible para todo el público, ya que mantiene las escaleras de entrada que dificultan el acceso a personas con movilidad reducida.

Las barreras arquitectónicas cercan Covadonga

Susana D. Machargo
Escaleras de acceso a la cueva de Covadonga
Escaleras de acceso a la cueva de Covadonga

El santuario, inmerso en tres centenarios, no es accesible. Colocar una rampa de madera en la cueva para salvar las escaleras solo costaría 35.000 euros. El abad pide un mecenas para financiar el proyecto

En pleno siglo XXI, en un año en el que se conmemoran tres centenarios diferentes y en el que se espera miles de visitas, el santuario de Covadonga no es accesible a los peregrinos con movilidad reducida. Las escaleras de acceso a la imagen de la virgen, dentro de la propia cueva se han convertido en una barrera insalvable para mayores o personas con discapacidad. Es habitual ver a grupos que llevan en volandas a visitantes y que dejan la silla o el andador en el exterior o también a otros que solo pueden ver la talla a través de la fotografía que sacan sus acompañantes. Solo han hecho falta diez meses para que el nuevo abad, Adolfo Mariño, haya sido consciente de que es «vital» salvar estas barreras, así que ha comenzado a dar pasos. El primero ha sido encargar un anteproyecto que proponga una alternativa. La solución que se ha encontrado, sin alterar la estructura, ha sido colocar una rampa de madera noble y antideslizante en la parte izquierda. Su precio ronda los 35.000 euros, un dinero con el que no cuenta ahora mismo. Así que el abad busca un mecenas que lo sufrague.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El «Gran Hermano» de la Santina