El plan de empresa de Hunosa, una negociación a fuego lento

Empresa y sindicatos se marcan un calendario semanal para desarrollar el preacuerdo alcanzado a finales de diciembre. El ente estatal se reafirma en el mantenimiento de la totalidad de los empleos

Saliendo del Pozo Santiago
Saliendo del Pozo Santiago

Ya con menos tensión que la vivida en diciembre, cuando el acecho del fin de la minería forzaba un preacuerdo, dirigentes de Hunosa y representantes de los sindicatos SOMA-FITAG-UGT y CC OO se volvían a reunir en la mañana de ayer miércoles para avanzar en el desarrollo de aquel principio de acuerdo que relajó relativamente el periodo navideño. El compromiso de Hunosa con las centrales sindicales de mantener la totalidad del empleo, incluido el de las contratas, durante un mínimo de dos años pese al cierre los pozos Carrio y Santiago con el mantenimiento en activo del Nicolasa no contentó a todos los afectados y no faltaron las movilizaciones e, incluso, un encierro en la explotación allerana ante el desacuerdo, sobre todo, de los trabajadores de las empresas subcontratadas. En este primer encuentro de 2019 para negociar el plan de empresa, sin embargo, el ente estatal minero se ha reafirmado en el mantenimiento de esos puestos de trabajo. Además, las partes han empezado a desarrollar los puntos que contiene aquel preacuerdo firmado el 20 de diciembre y se ha concretado que se celebrarán reuniones de forma semanal hasta que se concreten las cuatro patas que conforman el plan de empresa: el plan industrial, el plan de reactivación, el plan de diversificación y el plan social.

Para retomar la negociación, la empresa ha presentado a los sindicatos un documento de trabajo con la planificación de los trabajos a desarrollar en los pozos Santiago y Carrio, centros en los que ha cesado la extracción de carbón y en los que, por tanto, cambian las labores a realizar. Aunque todavía no se ha concretado cuantas personas quedarán a corto plazo en las labores de abandono y cierre de estas explotaciones, el personas destinado a ellos, tanto de plantilla como de contratas, se dedicarán a retirar todo el material con el que antes trabajaban: los equipos de arranque (marchante y minadores), las cintas de transporte, las instalaciones eléctricas, la maquinaria de bombeo de agua y la de ventilación. Parte de esta maquinaria podrá ser aprovechada o reutilizada en el pozo Nicolasa y lo que no para la venta o el desguace, explica el secretario general de CC OO de Hunosa, Rubén García, que valora positivamente que la hullera pública mantenga su compromiso con el empleo por ser uno, sino el principal, caballo de batalla de las organizaciones sindicales durante la negociación del pasado mes, y no sólo el empleo de la plantilla propia, también el de las subcontratas.

El empleo de las contratas

«Hoy se han reafirmado en que los mineros de contratas tendrán trabajo para garantizar el empleo como mínimo durante dos años, tal como había quedado reflejado en el preacuerdo firmado en diciembre», ha trasladado Rubén García, que ha matizado que hasta que no se negocien las plantillas y los traslados la gente va a continuar en sus centros de trabajo.

El dirigente sindical del SOMA-FITAG-UGT, José Luis Alperi, también ha valorado «positivamente» el compromiso de la empresa «de desarrollar con total normalidad el preacuerdo alcanzado». El mismo ha señalado que además del documento de trabajo relativo a la planificación de los trabajos a desarrollar en los pozo que han dejado de sacar carbón, aspecto que había generado «cierta intranquilidad», en la reunión «se iniciaron las primeras aproximaciones del futuro de San Nicolás, el Batán y la térmica, principalmente, aunque sin entrar en profundidad en esta primera reunión», ha matizado Alperi, ante la falta de una propuesta de la empresa para estos centros.

Las organizaciones sindicales han pedido a Hunosa, por tanto, que en el próximo encuentro, previsto para finales de la próxima semana, presente una propuesta más concreta para seguir desarrollando el plan industrial. La organización del personal, tanto propio como de contratas; las inversiones; la producción que se va a establecer para el pozo Nicolasa; o los proyectos de futuro para el lavadero del Batán y la térmica de La Pereda son algunas de las cuestiones en las que los representantes sindicales quieren ahondar en la misma.

No obstante, aún quedarán otros tres pilares del plan de empresa por desarrollar. Los relativos a los planes de reactivación, diversificación y la parte social del mismo. Por ello, han establecido «un calendario semanal de reuniones», que se precisará teniendo en cuenta las agendas de las partes, que se prolongará hasta que se llegue a un acuerdo sobre la totalidad del plan de empresa de Hunosa. Y es que la hullera pública, «por sus especiales características y su particular relevancia en el conjunto del sector y en la cuenca central asturiana» quedó sujeta a su propio plan de empresa en el Acuerdo Marco para una Transición Justa de la Minería del Carbón y Desarrollo Sostenible de las Comarcas Mineras para el periodo 2019-2027 que el Ministerio de Transición Ecológica, los sindicatos y la patronal del sector firmaron el 24 de octubre de 2018.

Así ha sido el primer día de Hunosa tras el teórico fin de la minería

Carmen Liedo
Concentración minera delante del pozo Nicolasa
Concentración minera delante del pozo Nicolasa

Los trabajadores de Carrio y Santiago han acudido con «normalidad» a los pozos aunque para realizar tareas distintas a la extracción de carbón. Los traslados de personal serán acordados entre empresa y sindicatos a partir de la próxima semana

Los trabajadores de plantilla de Hunosa y los de las contratas han vuelto hoy a los pozos en el primer día de faena tras el teórico fin de la minería que la Decisión 787 imponía para el 31 de diciembre de 2018 para todas aquellas explotaciones no competitivas que hubieran recibido ayudas al cierre. Así, aunque todos los mineros han ido a ocupar su puesto de trabajo y lo que ha reinado en todos los centros de trabajo ha sido la «normalidad», puede decirse que es una falsa normalidad cuando muchos de los que acudían a Carrio y Santiago comentaban esta jornada que  «vamos sin saber qué hacer», porque la extracción de mineral en ambas explotaciones se dio por terminada el pasado viernes, último día laborable del pasado año.

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El plan de empresa de Hunosa, una negociación a fuego lento