Las fortunas de los millonarios asturianos menguan en 2018

S.D.M.

ASTURIAS

Billetes de euro
Billetes de euro

El dueño de TSK, los propietarios de Alimerka y Gonzalo Álvarez Arrojo se libran de los recortes en su patrimonio

31 ene 2019 . Actualizado a las 08:50 h.

No fue un año boyante para las grandes fortunas asturianas. 2018 se llevó una parte importante de su patrimonio. La mayor parte de los millonarios asturianos vieron menguados sus extensos recursos. Solo unos pocos se libraron de ese retroceso, por otra parte, generalizado en toda España. Se han convertido en una excepción, con un saldo positivo, algunos como Sabino García Vallina, el propietario de TSK, la familia Fernández González, dueña de Alimerka; o también Gonzalo Álvarez Arrojo, que ya está fuera de Duro Felguera. Entra con fuerza, en esa vertiente positiva, Ladislao Azcona, con 115 millones de euros.  Se han quedado a cero, es decir, sin registrar movimientos patrimoniales significativos Leopoldo Fernández Pujals, exTelepizza y Jazztel, o la familia Alonso Villalón, gestores del Grupo Daniel Alonso. El resto pasa por horas bajas. Así aparece reflejado en el listado publicado por el diario El Mundo, donde el rey indiscutible sigue siendo un Amancio Ortega, que perdió 1.000 millones al mes. 

La familia Masaveu, con Fernando Masaveu Herrero a la cabeza, continúa ostentando la mayor fortuna del Principado. Se le atribuye un patrimonio total de 2.100 millones de euros, lo que supone 300 millones euros menos que en 2017. Si se establece un paralelismo con el propietario de Inditex, los asturianos más ricos perdieron una media de 25 millones al mes o poco menos de un millón al día. La actual generación de esta saga económica, la quinta, ha diversificado sus negocios: banca, inmobiliario, industrial, sector sanitario o vinícola.

Esa misma senda descendente la ha seguido la familia Cosmen, propietaria de Alsa, que ha pasado de 510 millones de euros a 450 millones o el médico Víctor Madera, que en 2016 vendió Quirón Salud y sus 43 hospitales a Fresenius, y que perdió durante el último año 80 millones de euros. No obstante, Madera todavía conserva 360 millones de euros.