Esto es lo que pagó Pedro Nieva para vengarse de Javier Ardines

El presunto instigador de la muerte del concejal desembolsó una importante cantidad de dinero al intermediario que contrató los servicios de los dos sicarios, según la declaración de uno de ellos

Agentes de la Guardia Civil han trasladado al detenido como presunto inductor del asesinato del concejal de Llanes (Asturias), Javier Ardines, a la vivienda que posee en la parroquia de Belmonte de Pría, muy cercana al que era lugar de residencia del edil, para realizar un registro.
Agentes de la Guardia Civil han trasladado al detenido como presunto inductor del asesinato del concejal de Llanes (Asturias), Javier Ardines, a la vivienda que posee en la parroquia de Belmonte de Pría, muy cercana al que era lugar de residencia del edil, para realizar un registro.

Veinticinco mil euros para los brazos ejecutores y otros 10.000 para quien se encargó de contactar con ellos y reclutarlos. Eso es lo que pagó Pedro Luis Nieva, el acusado de instigar el crimen que costó la vida a Javier Ardines, a su amigo Jesús M. B. por la labor de intermediación, y a los dos delincuentes argelinos que aceptaron ejecutar el encargo y a los que se acusa de haber acabado materialmente con la vida del concejal llanisco. Era uno de ellos, Djelali B., el que confirmaba este jueves en su declaración ante la juez la tarifa aplicada para la cumplir con la siniestra encomienda del amigo íntimo y primo político de Ardines, movido por los celos ante una presunta relación del concejal con su esposa.

El trasfondo del tráfico de drogas aparece como el elemento común que vincula a todos los acusados, tres de los cuales se encuentran ya encarcelados en la prisión de Asturias después de su declaración. Ambos sicarios poseían antecedentes por este delito, y al menos uno de ellos también por otros relacionados con robos con violencia, agresión sexual y atentado contra un agente de la autoridad, según fuentes cercanas a la investigación. Por su parte, Pedro Nieva, propietario de una empresa de electricidad, fue detenido hace poco más de un mes bajo la acusación de haber realizado una instalación eléctrica clandestina para una plantación de marihuana descubierta en la localidad burgalesa de Las Merindades.

Los sicarios argelinos: cuatro manos (inexpertas) para una venganza

J. C. G.
Un agente de la Guardia Civil examina uno de los automóviles relacionados con el caso de Javier Ardines
Un agente de la Guardia Civil examina uno de los automóviles relacionados con el caso de Javier Ardines Guardia Civil

El modus operandi y los rastros dejados por los presuntos autores materiales de la muerte de Javier Ardines al tesón de la UCO sugieren un perfil «amateur» como matones a sueldo

Desde la detención, el martes, de cuatro hombres acusados de tramar y ejecutar la muerte del concejal llanisco Javier Ardines, el grueso de la atención se ha centrado en el presunto cerebro del crimen, familiar político y amigo íntimo de la víctima, Pedro Luis Nieva, y en el núcleo de intimidad en el que la amistad y la extrema cercanía fue enmarañándose en un nudo finalmente letal de celos y venganza. Pero el cerebro tuvo mensajero para transmitir sus órdenes. Y manos para ejecutarlas. La palabra 'sicario' ha sido desempolvada en titulares y crónicas para referirse a los dos ciudadanos argelinos a los que la Guardia Civil acusa de dar muerte a Ardines: dos delincuentes de perfil bajo vinculados al entorno del tráfico de drogas que habrían comprometido a cambio de dinero el cumplimiento de la encomienda de Nieva, recibida a través el cuarto detenido, 'Chus', el amigo que hizo de emisario. Uno de ellos, el arrestado en Erandio (Vizcaya), abrió anoche la ronda de comparecencias, declarando durante más de dos horas ante la jueza de instrucción en Llanes. Las probabilidades de que eso sucediera hubieran sido menores en caso de ser un verdadero 'profesional' del sicariato. Porque, aunque el estereotipo popular asocie la idea del sicario con asesinatos ejecutados con extrema eficiencia y poco o ningún margen para los errores, los rastros que dejó lo sucedido en el camino que une las viviendas de Ardines y Nieva en Belmonte de Pría impugna por su propio peso esa imagen de 'profesionalidad' y discreción.

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Esto es lo que pagó Pedro Nieva para vengarse de Javier Ardines