Panteras negras: haberlas, haylas

ASTURIAS

24 feb 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

En el Museo Nacional de Historia Natural de los Estados Unidos, se conserva una foto tomada en 1909 en Adís Abeba, Etiopía, de un leopardo cuya singularidad consiste en tener el pelaje completamente negro en vez del característico patrón de manchas negras sobre un fondo pajizo. Hasta hace pocos días, esta foto era la única evidencia gráfica de la existencia de un leopardo con esta coloración en África. El leopardo (Panthera pardus) pertenece al género Panthera, como el león o el tigre, y  se encuentra en diversas regiones de África y Asia.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Sí bien es cierto que en determinadas regiones africanas se podían oír testimonios de personas que aseguran haber visto leopardos de color negro, a los que también se conoce como panteras negras, no dejaban de ser testimonios más o menos verosímiles  pero que carecían de un soporte documental que atestiguase tales afirmaciones.

Con estos antecedentes el fotógrafo británico Will Burrard-Lucas se desplazó al interior de Kenia. Allí, escuchó las historias de los lugareños sobre el avistamiento de alguna pantera negra en la región; observó las huellas de este gran felino de costumbres nocturnas, y finalmente instaló cámaras con sensores de movimiento en aquellos lugares donde consideró más probable detectar su presencia: las  zonas habituales de paso o  los manantiales de agua.