Las pioneras del 8-M

La Voz

ASTURIAS

GCIENCIA

Estas son solo algunas licenciadas, mineras, pintoras o guerreras que rompieron barreras con todo en contra

08 mar 2019 . Actualizado a las 10:40 h.

Hay siglos de distancia entre ellas. Pero todas tienen algo en común. Rompieron barreras cuando lo tenían todo en contra. En sus filas hay licenciadas, mineras, pintoras o guerreras. Las mujeres que pelean en este 8-M son herederas directas de aquellas pioneras que creyeron en sus derechos cuando nadie más lo hacía. En este listado aparecen solo algunas de las licenciadas, mineras, pintoras o guerreras que han pasado a la historia, aunque sus nombres no hayan trascendido 

Gemelas licenciadas

«No se nace mujer: llega una a serlo». Esa sentencia de Simone de Beauvoir podría aplicarse a Elisa y Jimena Fernández de la Vega Lombán, dos gemelas nacidas en 1895 en Vegadeo (Asturias) que fueron las primeras mujeres en obtener una Licenciatura en la Universidad de Santiago en 1919. Fueron homenajeadas 77 años después, en 1996, cuando la institución académica cumplía quinientos años pero ni siquiera cien de la presencia femenina en ella. Al año siguiente, el concejo de Vegadeo dio sus nombres a una calle. Los nombres de dos féminas que conquistaron su habitación propia, dos pioneras que abrieron caminos a las mujeres en un mundo macho, ancho y ajeno.

Las primeras mineras

Victoria Pérez, Josefa de la Cuesta y Teresa González. Esos son los nombres de las que se considera las primeras mineras asturianas, las que abrieron camino a aquellas que Hunosa contrató en 1985 para bajar a las galerías, despertando una árida polémica hoy lejana en los estertores de la extracción de carbón. Su rastro aparece en los libros de la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM). Fueron contratadas en septiembre de 1835, dos años después de la apertura de la mina de Arnao. La posterior investigación realizada por los directores técnico y cultural del Museo de la Mina de Arnao, Guillermo Laine e Iván Muñiz, sirvió para localizar otros testimonios en libros publicados. El cuardeno de viajes del hispanista inglés Richard Ford, titulado Manuel para viajeros por España y lectores en casa, reconoce que la labor de las mujeres mineras en una empresa en crecimiento era un tema frecuente de discusión porque no estaban convencidos de su utilidad en las galerías. No obstante, precisa que la primera mujer en descender bajo tierra había sido la reina Isabel II. Las escenas y retrasos de mujeres y niños empujando vagonetas y cargando carbón en las cuencas fueron habituales incluso antes del siglo XX.