«Si Fernando consigue la Triple Corona hay que hacerle un monumento en Oviedo»

Pedro de la Rosa considera que la F1, sin Alonso, sufre «una pérdida brutal, como si Messi se fuera a jugar a otra liga»

Pedro de la Rosa con Carlos Sainz
Pedro de la Rosa con Carlos Sainz

Redacción

El monoplaza de Ferrari (SF90) -que por primera vez, luce pintura mate, en vez de su tradicional rojo brillante- es el que más le ha impresionado, durante los test de pretemporada de F1 celebrados en el Circuito de Catalunya. No por su estética, sino por su velocidad en curva. Unas jornadas que disfrutó de lo lindo acompañado por su hija Luna, con la que comparte su pasión por el motor. Pedro de la Rosa (Barcelona, 1971), ex piloto español de F1, analiza para LA VOZ DE ASTURIAS lo que nos deparará la nueva -y extraña-era «post Alonso», que arranca el próximo 17 de marzo (GP de Australia). Y se atreve con una «porra» para la primera carrera, con un claro dominio del Cavallino Rampante: primero Vettel; segundo, Leclerc, y tercero, Hamilton. De la Rosa que ha sido piloto de McLaren durante casi una década, cree que la escudería británica dará un paso adelante este año. Y pide paciencia a los aficionados, respecto a Carlos Sainz: «Sería injusto compararle, tan pronto, con una de las ‘bestias’ (Alonso) del deporte de 4 ruedas».

-Con Fernando Alonso fuera del «gran circo»… ¿Crees la Fórmula 1 perderá aficionados en Asturias?

-No hay duda de que la F1 perderá aficionados en Asturias y en el resto del país. Fernando es el motivo principal por el que mucha gente comenzó a seguir la F1 en España, pero su mejor legado es, precisamente, ese… Muchos de esos aficionados se mantendrán fieles a la competición, también sin él.

-¿Qué pierde la F1 sin Alonso? Y también quiero formularte la pregunta al revés: ¿Qué pierde Fernando, lejos de la F1?

-No somos conscientes todavía de cuánto le vamos a echar de menos. Sin lugar a dudas, la F1 pierde a uno de los mejores pilotos de toda su historia. Es como si en el fútbol, Messi se fuera a jugar a otra competición, sería una pérdida brutal para la Liga… Si nos metemos en la piel de Fernando, él también pierde: para cualquier piloto, el reto principal es ganar el Mundial de F1, donde están los mejores conductores y las mejores escuderías. Aunque en este caso, como Fernando tiene otros objetivos deportivos -las 500 Millas de Indianápolis o el WEC- no le va a afectar tanto. Al fin y al cabo, su retirada es un «hasta luego» que incluso le puede venir muy bien.

-Aunque es un poco prematuro… ¿Qué primeras sensaciones te está transmitiendo el nuevo MCL34 de McLaren?

-Han completado, de largo, la mejor pretemporada de los últimos cuatro años. Por fiabilidad, pero también por rendimiento. Van a luchar por el «Top 10» en Australia, pero espero que consigan evolucionar el coche mejor que otros equipos durante el transcurso de la temporada. Este deporte es una lucha de desarrollo y no hay que olvidar que lo más determinante es el cómo se acaba, no el cómo se empieza.

-Como ex piloto de McLaren… ¿Confías en que la escudería británica recupere, en algún momento, su glorioso pasado?

-Más que confiar… ¡Lo espero! Es un equipo al que quiero muchísimo. Estuve en él casi una década de mi vida y eso, para un piloto, es una eternidad. Deben recortar, paulatinamente, la diferencia con Ferrari, Mercedes y Red Bull. «Volverán», aunque será un proceso de varios años.

-¿En qué se diferencian y en qué se parecen Alonso y Sainz, como deportistas?

-Los dos son rapidísimos y su ambición es tremenda. Ambos son muy trabajadores y están las 24 horas del día pensando en cómo ir más rápido. Fernando es bicampeón del Mundo… Vamos a darle un poco de tiempo a Carlos para que haga su camino, sería injusto juzgarle o compararle tan pronto con una de las «bestias» del deporte de las 4 ruedas.

-Respecto a la personalidad de cada uno, también parecen caracteres muy diferentes...

-Conozco más a Fernando porque hemos competido y trabajado juntos, tanto en McLaren como en Ferrari. Fernando es muy estricto con su equipo, pero siempre va de cara y es el primero en exigirse a sí mismo. A Carlos no le conozco tanto, pero es muy analítico y siempre examina todo con el máximo detalle. Tiene las ideas muy claras y el carácter ganador de su padre.

-¡Mójate! ¿En qué posición crees que terminará Carlos Sainz en Australia?

-Acabará octavo, pero reconozco que me estoy tirando a la piscina (risas)… ¡No tengo ni idea!

-La vida fuera de la F1 sigue igual de frenética para Fernando Alonso... Después de Daytona, el gran objetivo de 2019 es la Triple Corona. Si lo consigue, ¿Podríamos decir que es el piloto más versátil de la historia del Automovilismo o estaríamos exagerando?

-¡Si Fernando consigue la «Triple Corona», hay que hacerle un monumento en el centro de Oviedo! No sé si es el más versátil de la historia, pero te aseguro que estaría en el TOP. Además, en un mundo del automovilismo dominado por especialistas, esto tiene mucho mérito.

-¿Te lo imaginas saltando por las dunas del Dakar o es una idea descabellada?

-Fernando es capaz de todo. Él sabe que, pilote lo que pilote, siempre será competitivo.

-Uno de los grandes alicientes de esta nueva temporada de F1 es la rivalidad entre Vettel y Leclerc. Como ex de Ferrari, cuéntanos qué te parece este «duelo» entre compañeros de equipo…

-¡Muy interesante! Leclerc siempre ha sido un grandísimo piloto en categorías inferiores y ahora, con un año de experiencia en F1 y el mejor Ferrari de la última década, seguro que va a ganar carreras. Pero ojo… No hay que infravalorar a Vettel, para mí es el gran favorito este año.

-Una fantástica noticia para la F1 es el regreso de Kubica, tras un accidente brutal en 2011 (Rallye di Andora) en el que estuvo al borde de la muerte ¿Qué opinas de este retorno?

-Es increíble lo que hace tras su lesión. Tiene muchísimo mérito y solo puede ir a más. La primera vez que vi a Robert conducir un F1 fue en Paul Ricard, en 2005, con BMW Sauber. ¡Volaba! Hacía tiempos espectaculares durante los tests y yo no sabía ni pronunciar su nombre… Es un gran tipo. Más que un luchador, diría que es un gladiador y le deseo lo mejor. Ha sufrido mucho.

-Esta temporada, veremos la parrilla más joven de la historia de la F1. ¿A qué nuevos talentos debemos estar atentos?

-Entre los jóvenes, Leclerc es el que más me gusta. Y ver cómo maneja la presión dentro de un equipo como Ferrari será interesante. Otro que me gusta mucho es George Russell (Williams), que dominó el año pasado en una Formula 2 muy competida. Me interesa mucho ver también como maduran y evolucionan Lando Norris (McLaren) y Alexander Albon (Toro Rosso), dos buenos pilotos que quizás hubiesen necesitado una temporada más en Fórmula 2.

-Un par de preguntas más personales... ¿Te gusta Asturias? ¿Has venido mucho por aquí?

-Tengo que ser sincero, he descubierto Asturias por Fernando. Estuve, aquí, con la familia hace un par de veranos, en el Karting Kampus, y también aproveché para visitar el museo. He ido poco, pero espero viajar más y poder entrenar en el circuito de Fernando. ¡Estoy bastante desentrenado y lo necesito! (risas) Lo que más me gusta de Asturias es su gran afición al motor. No hay un circuito en el mundo donde no haya encontrado a un asturiano apoyando a Fernando y a Carlos.

-Aquí el cachopo es, para algunos «fartones», como la gasolina para un monoplaza (risas) ¿Conoces este plato?

-¿El cachopo no es catalán? (risas) ¡Mi madre ya lo hacía! (risas) Ahora, en serio: a mí el plato asturiano que más me gusta es la fabada. De pequeño, recuerdo que a mi padre también le encantaba.

Comentarios

«Si Fernando consigue la Triple Corona hay que hacerle un monumento en Oviedo»