«El examen fue largo pero no muy difícil»

La mayor oposición de la historia de Asturias reúne a 15.247 personas en Gijón

Los opositores salen del examen para conseguir una plaza de celador
Los opositores salen del examen para conseguir una plaza de celador

Gijón

Dos horas después, los apuntes dejaron paso a los móviles. Los opositores comenzaron a abandonar el recinto Ferial Luis Adaro -una de las cuatro sedes de la macrooposición a celador organizada por el Principado- alrededor de las 13.00 horas y la mayoría de ellos lo hacía con el teléfono pegado a la oreja. La estampa se repitió por la tarde, cuando acabaron los del segundo turno. Estaban transmitiendo sus sensaciones a sus seres queridos. La suerte ya estaba echada, y en los rostros de los aspirantes se dibujaban sensaciones de todo tipo. Los que no consigan una de las 399 plazas pero superen la nota de corte tienen la opción de entrar en bolsa.

El gerente del Sespa, José Ramón Riera, ha indicado que en este proceso selectivo para celador, en el que se habían inscritos 26.023 aspirantes -de los que finalmente se presentaron 15.247, la cifra más alta de la historia en Asturias-, se ha desarrollado «con normalidad, con pequeñas incidencias como la identificación de personas, apellidos duplicados o número borrados en los DNI». También ha elogiado el trabajo realizado por cerca de mil personas que, en distintas tareas, han colaborado para que este proceso selectivo se haya podido desarrollar sin incidentes reseñables. Ahora, toca esperar para conocer los resultados de una prueba con muchas preguntas de legislación y «unas 15» de contenido específico.

Paula Meana
Paula Meana

Una hora antes de la salida de los examinados, los acompañantes se mostraban impacientes y nerviosos, ansios de conocer los resultados. Paula Meana era uno de ellos, esperaba por su amiga, que llevaba mucho tiempo preparándose para esta prueba, tal y como afirma. Ambas venían desde Arriondas. «Se hace un poco desesperante porque no tenemos ninguna información sobre la gente que está dentro, y te encuentras con que hasta la una no les dejan salir, aunque hayan acabo el examen», denuncia. Mientras tanto, habla con otros que estaban en su misma situación: «Por lo que he oído del examen parece que preguntaron mucho por el tema jurídico, pero a ver qué pasa».

Marisol Núñez
Marisol Núñez

Marisol Núñez, sin embargo, vive las dos caras de la moneda. Por un lado viene desde Avilés a acompañar a su hijo, de 18 años, «llegamos súper temprano, a eso de las siete de la mañana, porque sabíamos que esto iba a estar a tope y así fue», cuenta y añade que aunque no tuvieron problema para aparcar, comenzaron a llegar miles de personas y «las colas se hicieron interminables». Tras una hora de cola, pudo entrar a la prueba, gracias a una organización que en su opinión fue muy buena: «Mi hijo tiene una minusvalía y lo acompañaron hasta su sitio». Esta tarde, ella vivirá la misma situación en el campus de ingeniería, aunque lo «ve muy complicado», debido a la gran cantidad de personas asistentes, espera que al menos su hijo pueda aprobar aunque no tenga puntos.

 Carla Fernández, de Mieres, opositora a celador
Carla Fernández, de Mieres, opositora a celador

Carla Fernández, de Mieres, una de las primeras en salir de la prueba, considera que el examen «no era muy difícil, pero había que traerlo preparado y yo no lo traía mucho». En cuanto a la organización, destaca que, pese a que había mucha cola para entrar «nos dividieron y entramos rápido. La gente estaba nerviosa, pero había muchos conocidos y la espera se hizo llevadera». 

Lilia Macias, opositora a celador
Lilia Macias, opositora a celador

Lilia Macías afirma que el examen fue bien, aunque critica la organización, que estuvo «un poco mal». «Nos cambiaron varias veces de sitio, aunque el resto estuvo bien», sostiene. En cuanto a la prueba, asegura que «a mí no me sobro mucho tiempo, y si acabas pronto y tienes que esperar, esperas». En su opinión, «no fue muy difícil, había un poco de todo, pero depende de si lo llevas preparado o no».

Nuria González, opositora a celador
Nuria González, opositora a celador

Nuria González, de Luarca, asevera que la organización estuvo «muy bien, para entrar y todo». Lamenta que hubiese un poco de confusión a la hora de explicar las instrucciones, ya que «para los que no hayan hecho examen de este tipo, puede ser lioso». Respecto al examen, señala que «fue largo pero bien para los que estudiaron». 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«El examen fue largo pero no muy difícil»