Grueso saca toda la artillería contra el PSOE

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

El ex director general de la Fundación Niemeyer, Natalio Grueso, a su llegada a los juzgados de Oviedo. Grueso será juzgado a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión.
El ex director general de la Fundación Niemeyer, Natalio Grueso, a su llegada a los juzgados de Oviedo. Grueso será juzgado a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión. J. L. Cereijido

El exdirector del Niemeyer señala que no tomaba ninguna decisión sin despacharla antes con Areces. «El patronato estaba controlado por personas y cargos públicos todos ellos del PSOE», insiste

20 mar 2019 . Actualizado a las 09:58 h.

Grueso ha sacado la artillería pesada contra el PSOE y ha desviado toda la responsabilidad a la cúpula del Gobierno del Principaod. La Sección Tercera de la Audiencia ha acogido este martes la segunda sesión del juicio del Caso Niemeyer en la que el exdirector del Centro cultural, Natalio Grueso, acusado de un delito de malversación, ha seguido prestando declaración como acusado. Ha vuelto a reiterar que era el entonces presidente Vicente Álvarez Areces quien daba las órdenes y ha dado detalles de con quién despachaba, para qué y con qué frecuencia. Además, ha relatado como el Principado incumplió el convenio para la financiación del centro y tuvo que gestionar un presupuesto «de miseria».

Ha explicado, a preguntas de otro de los acusados el exsecretario de la Fundación, José Luis Rebollo, que se representa a sí mismo, que el patronato de la Fundación Niemeyer estaba controlado por «personas y cargos públicos todos ellos del PSOE y era el señor Areces el que les daba las órdenes oportunas porque era su jefe». «Yo despachaba habitualmente con el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces y el apoyo de su secretario técnico y viceconsejero Víctor Manuel Suárez. Por otro lado, despachaba con la consejera de Cultura y también lo hacía continuamente con la alcaldesa de Avilés, con el resto de patronos era una relación cordial», ha indicado Grueso, que ha vuelto a insistir que la Fundación Niemeyer «nace de la Fundación Príncipe de Asturias, era una spinn-off», recoge Europa Press.

También a preguntas de José Luis Rebollo, para el que Fiscalía pide dos años y tres meses de prisión por el delito continuado societario y el pago de una multa de 7.200 euros, ha explicado el funcionamiento del patronato de la Fundación Niemeyer cuyas reuniones eran «pocas y breves». Ha explicado que «el acto formal de reunión del patronato, se llevaba a cabo una vez al año y duraba apenas unos 45 minutos, porque las decisiones ya estaban más o menos discutidas con anterioridad y habían sido despachadas con el propio Vicente Álvarez Areces». También ha apuntado que «había una persona que era clave en la interlocución que hacía de enlace y que era el secretario técnico de Presidencia y viceconsejero, Víctor Manuel Suárez, y, a partir de un determinado momento, Dolores Carcedo, consejera de Hacienda».