Judit Pereiro: «Realicé tareas de apoyo para la Fundación Niemeyer como un favor»

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

El ex director general de la Fundación Niemeyer Natalio Grueso (i), es juzgado a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión. El juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Oviedo y comenzará con la declaración del principal acusado, que también afronta una petición del Ministerio Público de 10 años de inhabilitación y una multa de 24.000 euros. En el banquillo de los acusados también está J.P. (d), exmujer de Natalio Grueso, a quien el fiscal imputa por su complicidad en un delito continuado de malversación por el que pide 2 años y 6 meses.
El ex director general de la Fundación Niemeyer Natalio Grueso (i), es juzgado a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión. El juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Oviedo y comenzará con la declaración del principal acusado, que también afronta una petición del Ministerio Público de 10 años de inhabilitación y una multa de 24.000 euros. En el banquillo de los acusados también está J.P. (d), exmujer de Natalio Grueso, a quien el fiscal imputa por su complicidad en un delito continuado de malversación por el que pide 2 años y 6 meses. J. L. Cereijido

La exmujer de Natalio Grueso señala que nunca cobró por realizar trabajos puntuales y que nunca esperó por un contrato

19 mar 2019 . Actualizado a las 18:22 h.

Judit Pereiro, la exmujer del que fuera director del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, para la que Fiscalía pide dos años y seis meses de prisión por un delito continuado de malversación, ha declarado este martes en la segunda sesión del juicio del denominado caso Niemeyer. Pereiro ha asegurado que nunca estuvo contratada por el Centro o la Fundación Niemeyer para la que hacía «trabajos de apoyo puntuales, lo mismo que hacía con la Fundación Príncipe de Asturias cuando su marido trabajaba allí» y siempre sabiendo que no iba a cobrar por ellos.

«Para la Fundación realicé muchas tareas y actividades de apoyo», ha explicado la procesada, que ha indicado que nunca habló con su entonces marido «de un posible contrato». Además ha insistido en que nunca recibió ningún tipo de remuneración sino que «lo hacía como un favor a la Fundación Niemeyer» al igual que hacía anteriormente con la Fundación Príncipe de Asturias, recoge Europa Press.

Así, sobre los gastos de billetes y hoteles a su nombre en 2006, Pereiro ha atribuido esos gastos a gestiones para la Fundación Príncipe de Asturias. «Para la Fundación Nimeyer no reconozco haber hecho ninguna gestión en 2006. Habrán sido para la Fundación Príncipe de Asturias y lo que no entiendo es por qué luego se han trasladado esos gastos a la Fundación Niemeyer», ha insistido.