Redacción

Judit Pereiro, la exmujer del que fuera director del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, para la que Fiscalía pide dos años y seis meses de prisión por un delito continuado de malversación, ha declarado este martes en la segunda sesión del juicio del denominado caso Niemeyer. Pereiro ha asegurado que nunca estuvo contratada por el Centro o la Fundación Niemeyer para la que hacía «trabajos de apoyo puntuales, lo mismo que hacía con la Fundación Príncipe de Asturias cuando su marido trabajaba allí» y siempre sabiendo que no iba a cobrar por ellos.

«Para la Fundación realicé muchas tareas y actividades de apoyo», ha explicado la procesada, que ha indicado que nunca habló con su entonces marido «de un posible contrato». Además ha insistido en que nunca recibió ningún tipo de remuneración sino que «lo hacía como un favor a la Fundación Niemeyer» al igual que hacía anteriormente con la Fundación Príncipe de Asturias, recoge Europa Press.

Así, sobre los gastos de billetes y hoteles a su nombre en 2006, Pereiro ha atribuido esos gastos a gestiones para la Fundación Príncipe de Asturias. «Para la Fundación Nimeyer no reconozco haber hecho ninguna gestión en 2006. Habrán sido para la Fundación Príncipe de Asturias y lo que no entiendo es por qué luego se han trasladado esos gastos a la Fundación Niemeyer», ha insistido.

El papel de su exmarido

Ha explicado que normalmente era Natalio Grueso quien le pedía el apoyo y no recuerda que «se lo pidiese nunca otra persona». También ha indicado que en 2005, con la celebración del 25 Aniversario de la Fundación Príncipe de Asturias, solicitó una reducción en la empresa en la que trabajaba como consultora europea. «No firmé ningún contrato, ni me dijeron que era una voluntaria de la Fundación», ha insistido Pereiro que ha manifestado que le consta que en 2006 su marido ya hacía tareas para el futuro Centro Niemeyer.

Pereiro ha sido la segunda en declarar de las cuatro personas que se sientan en el banquillo de los acusados. Antes lo ha hecho Natalio Grueso que se enfrenta a once años de cárcel, diez años de inhabilitación y multa por irregularidades detectadas en la gestión al frente de la Fundación Oscar Niemeyer, creada en 2007 con capital público. El interrogatorio a Grueso se ha dilatado más de lo previsto por lo que en esta segunda sesión Pereiro únicamente ha respondido a algunas preguntas del fiscal que seguirá preguntando este miércoles, 20 de marzo, a partir de las 9.30 horas.

Faltan por declarar José María Vigil, trabajador de Viajes el Corte Inglés que se enfrenta a la pena de ocho años de prisión y el pago de 15.000 euros de multa por los delitos continuados e malversación en concurso con el continuado de falsedad y el delito de estafa; el exsecretario de la Fundación, José Luis Rebollo, que se representa en el juicio a sí mismo y para el que piden dos años y tres meses de prisión por el delito continuado societario y el pago de una multa de 7.200 euros; y el exdirector de producción, Marc Martí, que se enfrenta a la pena de 1 año y 6 meses de prisión por un delito de malversación.

Grueso saca toda la artillería contra el PSOE

La Voz
El ex director general de la Fundación Niemeyer, Natalio Grueso, a su llegada a los juzgados de Oviedo. Grueso será juzgado a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión.
El ex director general de la Fundación Niemeyer, Natalio Grueso, a su llegada a los juzgados de Oviedo. Grueso será juzgado a partir de este lunes por las presuntas irregularidades cometidas al frente del complejo cultural de Avilés relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas y por las que la Fiscalía pide once años de prisión.

El exdirector del Niemeyer señala que no tomaba ninguna decisión sin despacharla antes con Areces. «El patronato estaba controlado por personas y cargos públicos todos ellos del PSOE», insiste

Grueso ha sacado la artillería pesada contra el PSOE y ha desviado toda la responsabilidad a la cúpula del Gobierno del Principaod. La Sección Tercera de la Audiencia ha acogido este martes la segunda sesión del juicio del Caso Niemeyer en la que el exdirector del Centro cultural, Natalio Grueso, acusado de un delito de malversación, ha seguido prestando declaración como acusado. Ha vuelto a reiterar que era el entonces presidente Vicente Álvarez Areces quien daba las órdenes y ha dado detalles de con quién despachaba, para qué y con qué frecuencia. Además, ha relatado como el Principado incumplió el convenio para la financiación del centro y tuvo que gestionar un presupuesto «de miseria».

Seguir leyendo

Comentarios

Judit Pereiro: «Realicé tareas de apoyo para la Fundación Niemeyer como un favor»