Asturias triplica la cifra de fallecidos en carreteras en el primer trimestre del año

La siniestralidad en las carreteras regionales se mantiene al alza. El exceso de velocidad es un factor determinantre en uno de cada tres accidentes mortales

Radar de tráfico.Radar de tráfico
Radar de tráfico

Los tres primeros meses del año han sido trágicos para las carreteras asturianas y confirman el incremento de la siniestralidad registrado ya en 2018. El número de fallecidos en accidentes de tráfico entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2019 se ha multiplicado por tres. Así lo confirma la última estadística publicada por la Dirección General de Tráfico (DGT). En ese periodo de tiempo, perdieron la vida un total de nueve personas frente a las tres de un año antes. El número total de siniestros también se ha disparado, al pasar de tres a ocho. La tendencia del Principado es justo la contraria registrada de media en España pero similar a la que están registrando otros territorios como Galicia o Madrid, donde la sangría va en aumento.

Las cifras se han dado a conocer el mismo día en el que el Ministerio del Interior ha insistido en que la velocidad excesiva o inadecuada sigue siendo una de las principales causas de los accidentes de tráfico. En concreto, en el 29% de los siniestros mortales la velocidad fue un factor concurrente. Tráfico ha puesto en marcha una nueva campaña en la que se vigilará y controlará el cumplimiento de los límites con el objetivo de reducir la accidentalidad. La campaña se está haciendo de manera simultánea en casi una treintena de países que integran la Organización Internacional de Policías de Tráfico (TISPOL), de la que es miembro, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Además, la DGT ha invitado a los ayuntamientos a sumarse en las vías urbanas, donde los peatones son las principales víctimas y la velocidad la principal causa de los atropellos.

Balance primer trimestre

En el primer trimestre de 2019, en toda España se han producido 230 siniestros en los que han perdido la vida un total de 251 personas. El número de accidentes es exactamente el mismo que el registrado un año antes, en la misma horquilla temporal, pero el número de muertos ha descendido un 2%, al pasar de 256 a 251. Este es el balance nacional. El asturiano es menos positivo. Se han registro cinco accidentes mortales más y se han cobrado seis vidas más. Esto implica que el volumen de siniestros es algo más del doble y el de víctimas se ha triplicado. Los puntos críticos se reparten por toda la región. En estos tres meses se ha repartido por Coaña, Salas Corvera, Pela, Piloña, Castrillón o Cangas del Narcea. Varias víctimas han sido conductores de motos.

En Madrid se han registrado 15 fallecidos más, en Galicia, Extremadura, Aragón y Andalucía, cuatro más en cada una. De todos modos, el Principado es el que tiene peores datos de manera proporcional. En el lado opuesta, en el de las comunidades que están cumpliendo objetivo y rebajando la tragedia de las carreteras se encuentran Castilla y León -con la mitad menos de fallecidos-, Cataluña o Castilla-La Mancha. 

La estadística de la DGT contabiliza la cifra de víctimas mortales en carreteras interurbanas -que son las que están dentro de sus competencias- hasta 24 horas después del momento del siniestro. Los datos no se consolidan, es decir, no son definitivos, hasta el cierre del ejercicio.

El año más negro de la década en las carreteras

Raúl Álvarez
Accidente de tráfico en el Huerna
Accidente de tráfico en el Huerna

Los accidentes con víctimas múltiples disparan el número de víctimas hasta 32 en 25 siniestros. La DGT apunta a los fallos humanos y las constructoras y las asociaciones de conductores, al mal estado de las vías

La mortalidad en las carreteras asturianas volvió a crecer levemente en 2016 y 2017 después de un periodo continuado de reducción. Y 2018 no va a corregir ese rumbo. Será el peor año de la década que empezó en 2010. Hasta finales de noviembre, con el mismo número de accidentes registrados que el año pasado, ya se contabilizaban 32 víctimas mortales, siete más. En parte la explicación reside en el regreso de los temibles siniestros con múltiples víctimas. La tragedia del autobús que en septiembre se estrelló contra el pilar de un viaducto a las afueras de Avilés fue la peor, pero de ningún modo la única. El verano fue dramático en el Suroccidente. Tres trabajadores de un taller murieron en junio en San Tirso de Abres al regresar hacia la fábrica después de comer para la jornada de la tarde. En Cangas del Narcea, en vísperas de la Descarga, fallecieron tres jóvenes al volcar su vehículo.

Seguir leyendo

Comentarios

Asturias triplica la cifra de fallecidos en carreteras en el primer trimestre del año