Más jubilados que trabajadores: 32 concejos cumplen ya esa preocupante regla

Otros seis cumplen la proporción «uno a uno». De los concejos de más población de la región, Mieres es la excepción al tener menos afiliados a la Seguridad Social que pensionistas


Asturias es una región envejecida, con un importante problema de despoblación y que tiene el empleo concentrado en unos pocos municipios. Es la conclusión que se extrae del análisis de las cifras oficiales de afiliados a la Seguridad Social y de las pensiones que había en vigor en la comunidad autónoma en octubre de 2018. Según esas cifras, 32 de los 78 municipios asturianos tienen más jubilados que trabajadores. Esto significa que en el 41% de los concejos no se cumple la proporción uno a uno pero, además, en otros seis municipios esa relación se alcanza por poco. Se salvan de la crisis los grandes territorios, los de mayor población: Oviedo, Gijón, Avilés, Siero y Langreo. No así Mieres, que es la excepción al contar con menos afiliados a la Seguridad Social que pensionistas.

El municipio que presenta la mejor relación es Llanera, por ser en este territorio donde se concentran los principales polígonos de la región, como son Asipo, Silvota y el Parque Tecnológico de Asturias. En este concejo la relación se dispara y cuenta con 11,14 afiliados a la Seguridad Social por cada jubilado, según la estadística confeccionada con base en el domicilio que, a efectos de comunicaciones, ha declarado el titular de la prestación y que está accesible a través de una respuesta parlamentaria  en la página web del Senado después de que solicitara esos datos el senador socialista Francisco Javier Oñate. Así, resulta paradójico que Llanera, con una población de 13.794 habitantes, tiene 21.497 afiliados a la Seguridad Social y 1.930 jubilados. Esto se debe a que se computan las afiliaciones en el territorio donde están los centros de trabajo, con lo cual este municipio supera con mucho, incluso, a la capital de la comunidad.

El segundo concejo con mejor relación es Corvera por la misma particularidad que se le atribuía a Llanera. Cuenta con grandes empresas del sector industrial que generan un volumen importante de empleo y eso hace que haya 4,37 afiliados para contribuir a las 2.144 pensiones contabilizadas en el mismo.

Las ciudades de mayor población de la región se salvan de esa crisis que dibuja el que haya más jubilados que trabajadores. Oviedo, por ser la capital de Asturias y concentrar los trabajos de las principales administraciones, supera de forma importante a Gijón pese a tener este municipio más población. Incluso Avilés supera la cifra de Gijón. Si en Oviedo la ratio es de 3,56 afiliados a la Seguridad Social por cada jubilado, en Avilés hay 1,82 y en Gijón 1,71. Por concentrar polígonos y centros comerciales, Siero presenta mejor dato que esos tres grandes concejos, y la relación entre trabajadores y pensionistas es de 2,89. Langreo, el quinto territorio con más habitantes de Asturias, también supera, aunque no con tanta amplitud, la relación uno a uno al tener una cifra de 1,43. Mieres, en cambio, pese a ser el sexto municipio en población se queda en una ratio de 0,92, y los 6.458 afiliados no logran compensar las prestaciones de los 7.035 jubilados.

Si se analizan estos dos últimos municipios como parte de las comarcas mineras, entonces es Langreo el concejo que supone la excepción, ya que tanto Mieres (0,92), como San Martín del Rey Aurelio (0,81), Laviana (0,68), Aller (0,66) o Lena (0,98) tienen más jubilados que trabajadores. Se libra el pequeño concejo de Morcín por el efecto del área del Polígono de Argame (1,35) y Sobrescobio (1,17) por su tirón turístico. En cambio, la despoblación de zonas rurales como Caso (0,70) y Riosa (0,45) pasan factura a la comparación.

Entre las curiosidades que deja la comparación está el peor dato, que lo presenta el municipio de Ibias, con sólo 154 afiliados y 410 pensionistas (0,38). También es relevante que Noreña, el concejo más pequeño de Asturias en territorio cuente con 2,12 afiliados a la Seguridad Social por cada uno de sus 707 jubilados, contando con una población de 5.210 habitantes.

Son varios los concejos que están en la ratio del dos con algo en la comparación entre trabajadores y pensionistas, siempre motivado por contar con importantes centros de trabajo: Ribera de Arriba (2,12), por la central térmica; Noreña (2,12), por su industria cárnica; Navia (2,18), por el empleo que genera la papelera de ENCE; Sariego (2,21); Carreño (2,46) y Siero (2,89), por sus zonas industriales y áreas comerciales.

Los 32 municipios en los que hay menos afiliados que jubilados son: Allande (0,95); Aller (0,66); Bimenes (0,74); Boal (0,85); Cabranes (0,76); Candamo (0,87); Caso (0,7); Coaña (0,89); Colunga (0,95); Grado (0,86); Ibias (0,38); Illano (0,62); Illas (0,67); Las Regueras (0,76); Laviana (0,68); Lena (0,98); Mieres (0,92); Peñamellera Alta (0,85); Pesoz (0,61); Ponga (0,89); Quirós (0,54); Riosa (0,45); Salas (0,77); San Tirso de Abres (0,68); San Martín del Rey Aurelio (0,81); Somiedo (0,86); Taramundi (0,79), Teverga (0,61); Valdés (0,97); Villanueva de Oscos (0,86); Villayón (0,73); y Yermes y Tameza (0,78).

Superando por poco la proporción uno a uno están Degaña (1,08); El Franco (1,03); Grandas de Salime (1,04); Muros del Nalón (1,07); Proaza (1,02) y Soto del Barco (1,05).

Comentarios

Más jubilados que trabajadores: 32 concejos cumplen ya esa preocupante regla