«Está secuestrada dentro del hospital»

Una decena de personas se concentra a las puertas del HUCA para exigir que «liberen» a la mujer embarazada ingresada por orden judicial

Concentración a las puertas del HUCA para protestar contra el ingreso forzado de una embarazada
Concentración a las puertas del HUCA para protestar contra el ingreso forzado de una embarazada

«Está secuestrada dentro del hospital». Una decena de personas está concentrada delante del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) para exigir que se permita salir a la ovetense ingresada por orden judicial. La portavoz de la familia, Elena Fernández, está en contacto también con la abogada que representa a la mujer, Francisca Fernández Guillén, pero no ha adelantado si se van a adoptar medidas legales. De momento, reclama que «se cumpla la ley de autonomía del paciente y se la libere». Reconoce que «sería un milagro» verla salir antes de dar a luz. Así que sólo queda confiar «en que no sufra ensañamiento terapéutico o violencia obstétrica». 

La versión que ofrecen sus allegados es que esta mujer embarazada nunca se dio a la fuga. Cuando acudió a la cita de monitorización, le ofrecieron la posibilidad de inducirle el parto, porque ya había cumplido las 42 semanas. Como es una decisión importante, ya que conlleva ciertos riesgos, asegura que les pidió tiempo para pensarlo. Salió a pasear y regresó. Para entonces el servicio ya había cerrado, así que decidió a casa. «Nunca se dio a la fuga», explica Elena Fernández. Asegura que el control del embarazo «fue normal», y que siguió «todas las recomendaciones». Pero, al mismo tiempo, matiza que ninguna prueba sanitaria «es obligatoria» y que tampoco existía «ningún peligro inminente».

Por todas estas razones, se muestra escandalizada con que «la hayan incapacitado de un día para otro» y lamenta que sea «porque está embarazada». Denuncia la violación de los derechos de esta mujer y alega que «el paciente tiene que tener la última palabra». Insiste en que ningún protocolo tiene carácter de ley, por lo que si el protocolo que sigue el HUCA marca que tiene que ingresar a una embarazada que ha rebasado las 42 semanas y esta se niega, no tendría que obligarse a nadie. Es más, recuerda los riesgos se multiplican cuando se provoca el parto. Elena Fernández asegura que esta embarazada ingresada contra su voluntad «nunca dijo que quería dar a luz en cada ni llegó a rechazar nada». 

Entre los concentrados, se encuentran simpatizantes del colectivo El parto es nuestro, una asociación española que defiende, entre otros aspecto, el parto en casa como una opción. La letrada que representa los intereses de la gestante ingresada, Francisca Fernández Guillén, es también una colaborada habitual de este movimiento. Fernández Guillén se presenta como una especialista en negligencias médicas y defiende que «toda mujer atendida en servicios de Ginecología y Obstetricia tiene derecho a recibir una atención adecuada no sólo desde el punto de vista clínico, sino también a que se respete su dignidad e intimidad, a decidir libremente sobre su propia salud y su propio cuerpo, a elegir entre las opciones clínicas disponibles, y a que se pida su consentimiento expreso antes de ser sometida a cualquier intervención que afecte a su salud o ser utilizada con fines docentes».

Los carteles de la concentración silenciosa, organizada delante de la puerta principal de hospitalización del HUCA, confirman sus planteamientos. «Guardamos silencio por la defunción de la evidencia científica y la aplicación en España de las recomenDaciones de la OMS respecto al parto», recoge uno de ellos. «Mi parto. Mi decisión. Mi cuerpo. Mi bebé», señala otro de los eslogan escritos. 

Ingresada por orden judicial en el HUCA una embarazada que quería dar a luz en casa

La Voz

El TSJA explica que se dictó un auto en base a un informe del jefe de Obstetricia del hospital. Existía riesgo hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina. La asociación El Parto es Nuestro ha mostrado su apoyo moral a la gestante

Un juez ha ordenado el traslado e ingreso en el Hospital Central Universitario, HUCA, de una mujer embarazada que ya superaba las 42 semanas de gestación y que quería dar a luz en su domicilio. Fuentes judiciales han confirmado a Europa Press que la decisión judicial responde a una solicitud del propio HUCA y está basada en el informe médico aportado. La gestante quedó ingresada ayer, miércoles, alrededor de las cinco y media de la tarde y se encuentra de parto.

Los profesionales del HUCA decidieron remitir una solicitud del juzgado de guardia después de haber solicitado a la embarazada que retomara las visitas que había suspendido en la semana 35+2. Al no obtener una respuesta, y ante el temor de que fuera necesario inducir el parto, decidieron recurrir a la vía judicial. Existía «riesgo de hipoxia fetal y muerte fetal intrauterina». 

Seguir leyendo

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Tags
Comentarios

«Está secuestrada dentro del hospital»