La renuncia de Vázquez aflora las primeras fisuras internas en Ciudadanos

La relación con el PSOE de Adrián Barbón divide la estrategia de la formación naranja

Juan Vázquez y Luis Garicano junto Patricia Martín, candidata a la Alcaldía de Siero y Sergio García
Juan Vázquez y Luis Garicano junto Patricia Martín, candidata a la Alcaldía de Siero y Sergio García

La marcha de Juan Vázquez y de su sustituta en la Junta Ana Rosa Fonseca ha dejado aflorar una fisura interna en las filas de Ciudadanos Asturias. El adiós repentino del cabeza de lista y fichaje estrella de Rivera en el Principado ha dejado ver en C’s visiones contrapuestas en las políticas de pactos. Mientras el sector más oficialista que lidera Sergio García, José Luis Costillas e Ignacio Cuesta promueve acuerdos preferenciales con el PP, el entorno de Vázquez aún presente en la Junta o el propio Ignacio Prendes no son partidarios de un veto frontal al PSOE. Los próximos meses serán claves para percibir la definición política de la formación en Asturias, aunque la prematura dimisión de Vázquez ha abierto las puertas de par en par al sector oficialista.

¿Centro izquierda o centro derecha? La pugna por la definición de Ciudadanos en Asturias, una región que vota tradicionalmente a la izquierda, está aún por ver. El sector más oficialista está comandado en estos momentos por Sergio García, secretario de Organización y en Oviedo por los ediles José Luis Costillas e Ignacio Cuesta. Los tres fueron los principales impulsores del pacto de C’s con el PP en Oviedo frente a la postura de Vázquez, que proponía una negociación global con Adrián Barbón y la FSA. En juego estaba conseguir la presidencia de la Junta para Ciudadanos e incluso un escaño de senador para Nicanor García, el exdiputado naranja. La posibilidad estaba encima de la mesa de Barbón. A la relevancia política del cargo de presidente de la Junta cabía unir un pacto de gobierno global que permitiese a Ciudadanos poder impulsar su ideario e influir en el Gobierno barbonista. Pero la línea más conservadora se impuso finalmente.

El choque de Oviedo

Los partidarios de Vázquez achacan especialmente a José Luis Costillas el fracaso en la negociación con el PSOE en Oviedo, que el propio Costillas asumió personalmente. A este respecto, socialistas ovetenses creen que ese diálogo fue un «paripé», que se asumió solo a última hora y por las presiones de Vázquez. «Ciudadanos no tuvo ningún interés real de negociar con el PSOE, siempre tuvo en mente, desde el primer minuto, que el pacto iba a ser con el PP», afirman, mientras recuerdan los desaires de Costillas a lo largo de la negociación. El edil ovetense, junto con el candidato Ignacio Cuesta y García configuran la línea más fiel al nuevo espíritu de Albert Rivera. En Oviedo además han arrinconado políticamente a Luis Pacho, que fuese cabeza de lista en 2015. Pacho, que mantenía una gran relación con Wenceslao López, y que en teoría era un peso pesado del partido, se ha quedado fuera de la Junta de Gobierno.   

Frente a ellos aparece la línea más progresista que encabezaba Vázquez, los diputados Ana Coto (la bióloga que llegó a la política invitada por el exrector) y el también diputado Armando Bartolomé, partidarios de una negociación global con el  PSOE y de no extender a Asturias el veto socialista promulgado por Rivera y Arrimadas. El propio Ignacio Prendes se ha distanciado de ese veto en la última ejecutiva de C’s, en la que se abstuvo frente a la posición mayoritaria de su partido. Fuentes del entorno de Juan Vázquez apuntan que el exrector se llegó a plantear la posibilidad de imponer su mayoría en el grupo parlamentario (tres de los cinco diputados) para, en un momento dado, apoyar el pacto con Barbón. Su rápida dimisión impidió llevar a cabo esa idea embrionaria. La sustituta de Vázquez en la Junta era la economista Ana Rosa Fonseca, que también se incorporó a la política a instancias de Vázquez y que anoche anunció su renuncia.

Estrategia futura

¿Cuál va a ser a partir de ahora la estrategia de Ciudadanos con respecto al PSOE? Por el momento, Sergio García ha señalado que su partido sigue abierto a alcanzar acuerdos con Barbón para evitar «que se tenga que echar en manos de Podemos». Según el diputado naranja, la posibilidad de «tender la mano» al partido más votado «no sólo es un criterio mantenido por Juan Vázquez» sino por todo el partido dado que, en el caso de Asturias, «la aritmética manda» por lo que, si el PSOE quiere mantener «una posición centrada», tendrá ahí a Ciudadanos para llegar a acuerdos. García ha incidido en que Ciudadanos Asturias está de acuerdo con las directrices marcadas por la dirección nacional, que descartó apoyar la investidura de Pedro Sánchez y retomar la negociación con el PSOE y que pasan por considerar al PP como socio prioritario para alcanzar acuerdos. No obstante, ha apuntado, cuando esa circunstancia no es posible como ocurre en el parlamento asturiano «se abren otras vías».

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

La renuncia de Vázquez aflora las primeras fisuras internas en Ciudadanos