Prendes se distancia del veto de Ciudadanos al PSOE

El dirigente naranja asturiano se abstiene en la votación de la ejecutiva del partido tras proponer Garicano abrirse al diálogo con La Moncloa

Ignacio Prendes
Ignacio Prendes

La dirección de Ciudadanos todavía no podía intuir el conjunto de golpes que se irían sumando a lo largo del día en la jornada del lunes pero por la mañana ya conocía algunos de los más contundentes. Tras desayunarse con la dimisión de Toni Roldán, la Ejecutiva del partido se reunió en un momento especialmente convulso y el padrino político del ya exdiputado, Luis Garicano, llevó a la mesa una propuesta para dar un giro a la estrategia de veto naranja la PSOE y abrirse a un posible acuerdo acuerdo con Sánchez, al menos un diálogo de cara a la investidura. La propuesta de Garicano fue rechaza por mayoría y contundente, 24 votos en contra y sólo cuatro a favor; además de tres abstenciones. Entre estas úiltimas estaba la del asturiano Ignacio Prendes.

El portavoz de Ciudadanos Asturias confirmó a este periódico esta abstención pero se negó a concretar cualquier valoración que pudiera abrir una interpretación de un cierto distanciamiento con la tajante negativa del partido a abrir vías de conversación con los socialistas. De hecho, Prendes afirmó que «consideré que no era el momento ni las formas de presentarlo» respecto a la propuesta de Garicano y abundó en que «no es el momento de revisar una posición estratégica ya planteada» incluso antes de la campaña electoral. ¿Por qué entonces Prendes optó por la abtención y no por un voto de rechazo? «Los argumentos los expongo en el seno del órgano al que pertenezco y no haré ninguna valoración fuera de ellos», contestó el diputado.

En esa reunión no se abordó la renuncia de Juan Vázquez en Asturias porque todavía no se había producido. El exrector de la Universidad de Oviedo anunció su dimisión a las seis de la tarde, en lo que sería el tercer mazazo (tras la marcha de Roldán y Javier Nart, que deja la Ejecutiva) para el partido. Prendes, que fue quien atrajo a Vázquez a la arena política indicó que no se sentía decepcionado aunque la noticia le había producido «cierta tristeza». Así, resaltó que «le agradezco que diera aun paso al frente en un momento muy difícil» y señaló que Ciudadano había hecho una apuesta por integrara en sus listas a personas procedentes «de la sociedad civil, como Marcos de Quinto, no es fácil dar ese paso y lo agradezco».

Vázquez se despidió destacando que los resultados logrados por el partido en Asturias no habían sido suficientes para llevar a cabo su programa en el gobierno y no desde la oposición; también manifestó su afinidad con los planteamientos de Garicano y deslizó más de una crítica a la deriva de pactos, acercándose a la extrema derecha, en los ayuntamientos. De hecho destacó que el único acuerdo posible en Asturias sería con los socialistas y recalcó que «pactar es de valientes».

Sobre la posibilidad de que llegaran a cuajar acuerdos entre Ciudadanos y socialistas en Asturias, y si la dimisión de Vázquez dificultaba ese entendimiento, Prendes manifestó que no, que los naranjas llegaron al parlamento con un programa y unos planteamientos que «se van a cumplir con Juan o sin Juan». No negó posibilidad de que a medio plazo pudieran tenderse puentes con el PSOE pero advirtió que «eso es un futurible, que no está sobre la mesa» y que en todo caso, y a su juicio, es así porque no se ha intentado desde la bancada socialista.

Prendes destacó que tras los comicios de mayo se señaló al PP como «socio preferente es el PP» pero también con la capacidad de abrir otros escenarios donde no hubiera ese cauce, por ejemplo «en sitios como en Asturias» dado que, según recalcó, el propósito de los naranjas es «buscar pactos en la moderación y la centralidad y para evitar el populismo». Con todo, Prendes insistió en que «no se ha concretado porque el PSOE no ha planteado nada al respecto Es algo que deben decir ellos».

El PSOE tiene la posibilidad de cerrar la investidura de forma sencilla dada su holgada mayoría, de 20 escaños y el entendimiento con IU que le deja a uno de la mayoría absoluta. La investidura del presidente en Asturias no requiere más que una mayoría simple, otra cuestión es la gobernabilidad en el resto de la legislatura y sobre todo la aprobación de los presupuestos, que sí requeriría sumar 23 escaños. Para los socialistas está la opción de apoyarse en los cuatro escaños de Podemos, pero las relaciones con los morados (que ya no eran buenas en la pasada legislatura) no han mejorado en las negociaciones de la mesa de la cámara donde el acuerdo no fue posible.

Comentarios

Prendes se distancia del veto de Ciudadanos al PSOE