La «selva» de las rebajas: ahora empieza en mayo

El pequeño comercio denuncia que las ofertas comienzan cada año antes. Los asturianos ya pueden encontrar en las tiendas descuentos desde el 40%

Rebajas de verano en Oviedo
Rebajas de verano en Oviedo

Redacción

No ha sido hasta esta semana cuando el verano, que en lo que a Asturias se refiere estaba escondido tímidamente, se ha decidido a entrar. En el resto del país, las temperaturas comenzaban a subir mientras que los nubarrones acechaban los cielos asturianos. No obstante, la época estival sí entró en los grandes almacenes, sin importarles el tiempo, y las ofertas que antes aparecían con el 1 de julio protagonizan desde hace semanas los escaparates. Las rebajas se anuncian en letras grandes llamando a los consumidores a entrar para husmear desde mayo, con descuentos que llegan hasta el 40%. Año tras año, las rebajas se adelantan cada vez más. Los hábitos de consumo han cambiado, aseguran los titulares del pequeño comercio, y los profesionales lamentan que el comprador se «haya acostumbrado a las ofertas» y que ya no entienda otra manera de comprar. Esto supone para ellos tener que bajar los precios de sus productos para poder competir mínimamente con las grandes marcas. Así que solo les queda resignarse y competir. Bienvenidos a la era de la selva de las rebajas, donde los descuentos mandan sin importar el mes. 

«Antes estaban reguladas pero desde hace un tiempo se liberaron las fechas», explica David Naves, trabajador de la tienda de ropa Kopa. Abierta desde 1972 y situada en la calle Palacio Valdés, una de las más céntricas de Oviedo, este comercio ha sabido resistir al paso del tiempo y a los cambios, como el que narra Naves. El Real Decreto Ley aprobado en 2012 supuso el fin del calendario tradicional de rebajas eliminando la regulación de estas y legalizando que pudieran hacerse en cualquier época y con la duración que quisiese el comerciante. «Esto beneficia a las grandes cadenas que llevan desde mayo con grandes descuentos pero a nosotros nos viene mal», denuncia y añade que a ellos no les ha quedado otro remedio que comenzar con la bajada de precios a finales de junio, a pesar de que el «pistoletazo de salida de verano empieza el uno de julio». Los descuentos se prolongarán hasta septiembre, aumentando la rebaja según avanza el calendario. «Y así hasta las de Navidad porque al final es lo que hace que la gente compre, sobre todo desde la crisis donde se miran más los bolsillos», cuenta. Y no es el único que piensa así, la denuncia del pequeño comercio es generalizada frente a la competencia de descuentos con las marcas que pueden ocasionar la desaparición de las rebajas tal y como hoy las conocemos.

«El año pasado empezamos el 29 de junio pero este, como en otros sitios ya estaban colgados los carteles desde hace meses, las adelantamos al 22 de junio», comenta Rubén de Francisco encargado de otro clásico ovetense, calzados Abelardo. ¿La razón? De nuevo la crisis vuelve a tomar protagonismo como argumento: «La venta está parada, no hay ritmo. La crisis afectó mucho al consumo y a los hábitos, ahora el cliente está acostumbrado a las ofertas». Esto supuso un cambio de mentalidad en la población que prioriza sus gastos «La gente ya no da importancia a la ropa como antes, ni a la calidad, no les importa gastar en viajar pero para la ropa se lo piensan más», explica.  Aunque también achaca el problema a otros factores como la moda de la compra por internet, «que tiene ofertas constantemente y también afecta a las cadenas», apunta refiriéndose al cierre de H&M en Uría.«A principios de los 2000 veías bolsas de Zara cada cinco minutos y ahora no», pone como ejemplo.

Descuentos para afrontar el problema demográfico

 El descenso de la población asturiana, sobre todo la falta de nuevas generaciones también es un aliciente para bajar los precios debido al poco consumo. «Lo que más vendemos es calzado para las personas mayores», comenta de Francisco. Un problema que se incrementa en las tiendas dedicadas a los más pequeños, como Arcángeli, en la misma calle que la zapatería. Su empleada, Ana Sampedro, cuenta que aunque su tienda resiste son muchos los establecimientos de ropa y complementos de bebé que han tenido que colgar un cartel muy distinto al de las rebajas, el de traspaso: «Hay sitios de toda la vida como Patito Feo que tuvieron que cerrar». Arcángeli resiste incluso a los descuentos, comenzando con la bajada de sus precios el día 25 de junio. Su competencia no reside en las multinacionales ya que ofrecen un producto diferenciado basado en lo artesanal, pero sí que nota una pequeña diferencia: «Sí que es verdad que las rebajas llevan desde hace meses, pero el mayor problema reside en que la gente ya no va a mirar tiendas y escaparates sino que va directa a los centros comerciales». Sampedro apunta que los asturianos procedentes de los pueblos ya no pasean por Oviedo centro ya que prefieren «ir a tiro fijo a Intu Asturias». 

El comercio prevé vender un 3 % más en unas rebajas que ya no son lo que eran

SARA CABRERO

El sector reclama al Gobierno que se establezcan otra vez fechas concretas para los períodos de saldos

Aglomeraciones a las puertas de los comercios, largas colas para probar y pagar, consumidores entrando a la carrera en grandes almacenes, empujones... Las antaño típicas escenas que dejaban los dos períodos de saldos en España -enero y julio- se han diluido para dar paso a estampas mucho más relajadas. Porque no, las rebajas ya no son lo que eran.

Desde que el Gobierno llevó a cabo la liberalización de este período en el 2012, cada comercio tiene la libertad de determinar en qué momento del año desea teñir de rojo sus etiquetas. Las consecuencias no han tardado en llegar. En los últimos siete años, fenómenos como el Black Friday o el Mid Season están transformando por completo el sector del retail, que vive su propia revolución. «Las rebajas empiezan el 1 de enero y acaban el 31 de diciembre» sentencia José María Seijas, presidente de la Federación Galega de Comercio.

Seguir leyendo

Comentarios

La «selva» de las rebajas: ahora empieza en mayo