Ciudadanos pone condiciones a Barbón para pactar en Asturias

Los naranjas exigen a los socialistas asturianos que se distancien de Sánchez  y «abandonar posturas de pactos con populistas y los herederos de ETA»

El grupo parlamentario de Ciudadanos en el parlamento asturiano
El grupo parlamentario de Ciudadanos en el parlamento asturiano

La posibilidad de que Ciudadanos supusiera una alternativa de apoyo al PSOE en el parlamento asturiano se aleja o, al menos, no se ha acercado en las últimas horas. Los socialistas, con 20 diputados, están muy cerca de la mayoría absoluta (23) pero no le resulta suficiente el respaldo de IU (con dos diputados) y sus opciones pasan por un entendimiento con los cuatro diputados de Podemos (enrarecido tras el reparto de la Mesa de la cámara) o los cinco naranjas. Pero los diputados del partido de Albert Rivera en Asturias se ciñen a las directrices de la ejecutiva nacional y mantienen que el PP es «socio preferente» y que para tender la mano a la FSA, Adrián Barbón debería renegar de Pedro Sánchez y «abandonar posturas de pactos con populistas y los herederos de ETA».

Los últimos son inexistentes en la Junta General, y respecto a posiciones populistas, el secretario de Organización de Ciudadanos en Asturias, Sergio García, también diputado, insistió en que «tendrán la mano tendida para aprobar medidas de centro» siempre que los socialistas asturianos «decidan no echarse en manos de Podemos». Pero no hay ningún contacto al respecto. «Barbón tiene que dar señales de vida» resaltó García quien recalcó de nuevo que la FSA debería adoptar «un cambio de rumbo y abandonar posicionamientos como los del parlamento navarro». 

La escalinata de la Junta General sirvió de escenario para la presentación del grupo parlamentario en su conjunto y de su portavoz, Laura Pérez Macho quien insistió en que su intención es llevar a cabo una «oposición constructiva» para abordar reformas en ámbitos como la pérdida de población «o la salida de grandes industrias de Asturias». La portavoz abundó en el mensaje del partido y destacó que, al menos en el ámbito nacional, todavía ayer la vicesecretaria general del PSOE había marcado a Podemos como su socio preferente y «nosotros no estamos con populismos ni extremismos». A la pregunta de si consideraba a Vox un partido extremista, Pérez Macho respondió tajante que sí «es un partido con una ideología que se ha ido al extremo». 

La portavoz indicó que «mi padre era un obrero, mi madre agricultora, fui a la universidad pública y siempre con becas y nadie puede darme lecciones de sensibilidad social» y destacó que las propuestas de Ciudadanos pasan por «garantizar la igualdad de todos los españoles y la solidaridad entre territorios». Fue Pérez Macho quien señaló que «la salida de nuestro cabeza de lista ha hecho que tengamos que reorganizarnos en el grupo». Sobre la renuncia de Juan Vázquez, el pasado lunes, la misma tarde en la que se constituyó la Junta General, Sergio García señaló que había recibido la noticia con «sorpresa» aunque destacó su respeto a «una decisión personal» y también su «agradecimiento por haberse implicado». 

La marcha de Vázquez provocó otra renuncia, la de quien debería sucederle al correr la lista en el escaño, la profesora Ana Rosa Fonseca, quien, al igual que el exrector de la Universidad de Oviedo, declaró su intención de no recoger el acta porque entiendía que «el proyecto al que había apoyado ha cambiado». Una visión que no comparte la diputada Susana Fernández quien señaló que, a su juicio, el proyecto naranja «no se movió» y apostó por continuar «con el mismo convencimiento y un grupo cohesionado».

Comentarios

Ciudadanos pone condiciones a Barbón para pactar en Asturias