La presión de la Guardia Civil desvía de España a los traficantes de angula

Desde octubre pasado han intervenido más de 400 kilos, valorados en 615.500 euros


Más de 400 kilos de angula intervenidos, con un valor de mercado de unos 616.500 euros, así como 21 personas detenidas o investigadas por su supuesta implicación en diferentes eslabones del tráfico de la especie -pescadores furtivos, intermediarios y contrabandistas- es el balance de la última campaña de control llevada a cabo por la Guardia Civil en toda España para evitar el expolio de una variedad protegida. Constituye el resultado en España de la quinta edición de la operación Lake, coordinada por Europol, y que entre octubre pasado y el mes que hoy acaba se desarrolló en varios países de la UE: Portugal, Francia, Italia, el Reino Unido y Suecia, además de España.

El precio del producto revela el interés que alcanza en los mercados paralelos. La primera angula de Ribadesella de 2018 alcanzó un precio astronómico. El comprador de este solicitado manjar fue el distribuidor gijonés Luciano Álvarez, que desembolsó 7.628,95 euros por 1,53 kilos, que, a su vez, vendió el lote al restaurante Sotomar de Gijón. El precio del kilo de angula alcanzó, por tanto, los 4.970 euros, más del doble de los 2.187 que marcó en el otoño de 2017. No obstante, su tope histórico se estableció en el año 2015, a 6.230 euros el kilo.

Las operaciones

La Guardia Civil lidera en Europa esta lucha contra el comercio ilegal de angulas. Desde que en el 2010 se prohibió la extracción de la especie, las mafias han ido evolucionando al ritmo de golpes policiales. En esta campaña, la novedad que ha constatado el instituto armado es que los contrabandistas han modificado sus canales de distribución y se ha incautado angula en otros países europeos, como Croacia, Suiza, Alemania, Macedonia, Bulgaria y la República Checa. Sería ahí, según la Guardia Civil, hacia donde los grupos criminales organizados se han desplazado a consecuencia de la presión policial. En esta ocasión, desde octubre pasado, los agentes del cuerpo han realizado operativos en todas las comunidades autónomas costeras, tratando de cubrir toda la cadena de la pesca, pero también han controlado equipajes y mercancías en puertos y aeropuertos con destinos internacionales e investigado las redes de ciudadanos asiáticos asentados en Europa.

Porque Asia es el principal destino de estos alevines de anguila,algunos extraídos de las costas asturianas. De hecho, después del golpe que supuso la operación Suculenta, pionera en la lucha contra el contrabando de angula -1,6 toneladas, 14 detenidos-, enseguida se tuvo pruebas de la implicación de ciudadanos chinos. Se comprobó en el marco de la campaña Black Glass, que desmanteló una red de asiáticos que operaba desde España y, utilizando mulas, enviaban maletas llena de angula con la mercancía hasta China. A continuación, la Abaia acreditó que la red de comercialización se extendía por 5 países que derivaban a Grecia la mercancía y la Elver desveló la existencia de mafias chinas que operaban en toda España.

La Guardia Civil destaca que en mayo pasado se dictó la primera sentencia contra este tráfico ilegal, un fallo que declaró culpables a 5 personas y 3 empresas, impuso penas de 23 meses a prisión y 1,5 millones de euros.

Comentarios

La presión de la Guardia Civil desvía de España a los traficantes de angula