La subasta del siglo: restaurantes cuentan con patrocinadores para batir el récord del Cabrales

La denominación de origen confía en superar los 14.300 euros pagados por el «Valfriu» en la puja de 2018

De izquierda a derecha; Iván Suárez, propietario del Llagar de Colloto, Jessica López, presidenta de la DOP Cabrales, José Sánchez, alcalde de Cabrales, María Salud Herrero, propietaria de la quesería Valfriu, y la teniente de alcalde de Cabrales, Chelo Bada
De izquierda a derecha; Iván Suárez, propietario del Llagar de Colloto, Jessica López, presidenta de la DOP Cabrales, José Sánchez, alcalde de Cabrales, María Salud Herrero, propietaria de la quesería Valfriu, y la teniente de alcalde de Cabrales, Chelo Bada

Redacción

Casi dos millones y medio de las antiguas pesetas, 14.300 euros que esperan verse superados en la próxima puja. El queso de denominación de origen protegida (DOP) Cabrales Valfriu obtuvo en el certamen de Cabrales del año pasado el título Guinness del queso más caro del mundo. Este hito todavía no ha sido batido. Todas las miradas están puestas en la edición de este año, que se celebrará el próximo 25 de agosto. «Quién iba a decir que Cabrales, un pueblo perdido de la mano de Dios, llegaría a ser conocido en todo el mundo», confiesa el alcalde cabraliego, José Sánchez. Su fama ha llegado a Connecticut, Canadá e incluso Indonesia de la mano de su queso, que ha aparecido en «más de un centenar de medios en todo el mundo», afirma la presidenta de esta DOP, Jessica López, que considera que el precio récord todavía se puede superar. «Hay muchos restaurantes que ya se han preparado para ello y cuentan con patrocinadores para ir a la subasta. Hay mucho pique y creo que el récord se puede superar», explica.

A pesar de su exclusividad, «es un queso que, como su propia etiqueta señala es edición limitada», añade María Salud Herrero, dueña de la quesería Valfriu, que ha logrado llegar a todas partes, hasta Japón«Se pagan grande sumas por probar pequeñas raciones. Solo el coste de transporte ya obliga a que el precio sea muy alto», señala esta quesera. Debido a esta demanda de clientes pudientes, este manjar se hace un hueco en las mesas de los restaurantes más gourmet. La exclusividad, además de por su escasa disponibilidad, viene a raíz de su calidad, a la que esta profesional presta mucha atención y cuida hasta el más mínimo detalle.

«La calidad es clave: trato al queso con mucho mimo y doy todo lo que está en mi mano para que sea el mejor posible», comenta Herrero, cuya autoexigencia le ha valido para dar lugar a un producto que ya es venerado más allá de las fronteras no solo de la tierrina, sino de España. Tanto es así que piden catar esta delicia en Canadá y Estados Unidos, pasando por México. En una casa que no cuenta con actividad casi en redes sociales -confiesa su dueña que Internet en Cabrales «es muy lento»-, la globalización ha llegado por otros medios. Tal es así que la propia página web del libro Guinness de los récords ha realizado un reportaje del queso Cabrales. Este es un hito que está al alcance de muy pocos alimentos, y que muestra las repercusiones globales de una subasta que en poco más de un mes puede reeditar una cita con la historia.

«Falta apoyarnos más entre todos y que haya más conciencia de quesería»

El indudable buen momento por el que pasa este producto asturiano no esconde los retos a los que se enfrenta este derivado lácteo. El propio regidor cabraliego demanda más conciencia alas queserías a la hora de darse más a conocer al exterior y reclama más apoyos entre los propios habitantes del concejo para fortalecer su producto insignia. «Hay que creérselo, apostar por la calidad y tener más mentalidad quesera para que se conozca más el producto fuera. Hay mucha gente que viene de fuera y prueba el queso y le gusta, y pone una reseña luego al volver a su país. Debemos promocionarnos más y no rehuir las redes sociales, ya que permiten llegar más lejos con las campañas de márketing», comenta Sánchez, que apunta a que estas iniciativas publicitarias deben medirse muy bien ya que pueden ser un riesgo si no se acierta en ellas. 

Para el edil, el futuro del sector pasa por los jóvenes, que considera como el empujón que debe tener las queseras para afianzarse y dar el siguiente paso. «La juventud es imprescindible, ya que tecnológicamente son un plus y poseen conocimientos muy valiosos para el sector», sostiene. Sin embargo, el principal obstáculo para la atracción de este grupo a esta actividad es la oferta laboral que se da en las áreas rurales como Cabrales. «El problema es qué trabajo tenemos para ofrecerles, que es trabajo duro, ganadería», lamenta. Pese a no contar con las redes como plataforma de promoción, el Cabrales ya ha dejado saborearse por todo el mundo. Queda por ver si en poco más de un mes podrá relamerse de nuevo con las mieles del récord «Guinness».

XLIX edición del certamen del Queso de Cabrales

La XLIX edición del certamen del Queso de Cabrales se celebrará el domingo 25 de agosto en Arenas de Cabrales, donde la mayoría de los 25 elaboradores de queso Cabrales con Denominación de Origen Protegida (DOP), ofrecerán su mejor producto para tratar de ser reconocidos como el mejor queso del concurso. Los quesos participantes serán analizados por un jurado experto que puede obsequiar con un máximo de 126 puntos al queso que mejores cualidades reúna en su corteza, textura, olor y sabor, informa Europa Press.

En la edición de 2018 el establecimiento El Llagar de Colloto ganó la subasta y se llevó la mitad del queso Cabrales ganador del concurso, por el que pagó 14.300 euros. Así, la pieza ganadora del Certamen del Queso de Cabrales 2018 se convirtió en la más valorada del mundo por el precio alcanzado en la subasta, según certificación del Guinnes World Records.

Según resaltan desde la organización del certamen, el Cabrales es uno de los quesos españoles más conocidos, tanto por sus peculiaridades como por tratarse de uno de los primeros en ser amparado por una Denominación de Origen, en 1981, lo que contribuyó a su difusión y lucha contra el fraude. La zona de elaboración del Queso de Cabrales comprende el concejo de Cabrales y algunos pueblos del concejo de Peñamellera Alta, ambos en Asturias. La leche empleada se obtiene exclusivamente de rebaños de vacas, ovejas y cabras registrados en la Denominación de Origen Protegida. El ganado del que se obtiene la leche se alimenta en pastos de montaña.

Comentarios

La subasta del siglo: restaurantes cuentan con patrocinadores para batir el récord del Cabrales