Los siete retos que medirán la altura de Adrián Barbón

El recién elegido presidente se pone al frente de una Asturias con una situación económica y social compleja y con asignaturas pendientes en varias áreas que tratará de poner al día esta legislatura

El candidato socialista a la Presidencia del Principado, Adrián Barbón, interviene en la primera sesión del debate de investidura
El candidato socialista a la Presidencia del Principado, Adrián Barbón, interviene en la primera sesión del debate de investidura

Redacción

A alguien que asume una alcaldía con sólo 29 años, que puso todo su empeño en reflotar al PSOE en sus horas bajas y en aupar a un líder derrotado, que con 38 años toma la riendas de la Federación Socialista Asturiana y dos años después es elegido presidente del Principado, tienen que gustarle los retos además de tener vocación política. Pues retos tiene por delante Adrián Barbón en esta legislatura que recientemente ha comenzado en Asturias, porque la situación económica y social de la región es compleja y hay unas cuantas asignaturas pendientes que poner al día. Desempleo, despoblación, pobreza, incertidumbre industrial, transición energética, cooficialidad… Son ámbitos a los que tendrá que intentar dar solución los próximo cuatro años. 

Cambios en las políticas de empleo

Adrián Barbón llega a la presidencia del Principado con 67.526 parados tras un descenso intermensual del desempleo en la región del 3,81 por ciento. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mejora de las cifras está motivada por la campaña de verano y que con el fin del periodo estival la lista podría crecer. Además, la contratación indefinida bajó un 17,7% respecto a junio de 2018, ya que de los 180.251 contratos de trabajo que se firmaron en total en nuestra comunidad autónoma, el 92,39% era de carácter temporal y sólo el 7,61%, indefinido. Estos datos son suficientes para ver el reto que el nuevo presidente tiene por delante para generar empleo estable y de calidad en Asturias. Se sabe que Barbón tomará cartas en el asunto y dará un vuelco a las medidas existentes reformulando las actuales políticas activas de formación para el empleo y reinserción social; que impulsará un nuevo modelo de planes de empleo en colaboración con los ayuntamientos y que recuperará el Consejo Económico y Social.

La sangría demográfica que no cesa

La sangría demográfica que sufre Asturias habrá de ser una de las principales preocupaciones del nuevo jefe del ejecutivo autonómico porque a tenor de los datos es incesante. La región iniciaba este año 2019 con 1.022.670 habitantes, esto es 5.574 menos que a comienzos de 2018 y aunque el descenso ha sido menor que en los últimos años de este lustro, lo cierto es que la merma en el padrón en la última década ya se eleva a 62.619 habitantes. A esto se suma el envejecimiento de la población, ya que nuestra comunidad autónoma se sitúa a la cabeza, incluso, con una población más envejecida que la de Japón. También el éxodo que se está produciendo en las zonas rurales, donde la brecha digital todavía afecta a más de 85.000 asturianos. Justamente para tratar de paliar esto, Adrián Barbón se ha comprometido a poner en marcha un plan para eliminar esa brecha digital, de forma que el acceso a internet sea un elemento que arraigue población en las zonas menos pobladas de la región. De igual modo, está decidido a «blindar» los sistemas de protección que son la educación, la sanidad y el bienestar social en los pueblos, por ejemplo, manteniendo abiertas las escuelas con cuatro alumnos o consolidando la red de centro de salud en la Asturias rural.

Garantizar los derechos vitales básicos

La tasa de pobreza creció en Asturias en 2018, que se mantiene la cuarta más baja del país. Este indicador se situó el pasado año en el 14%, frente al 12,6% que se registró en 2017, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). No obstante, pese a que ha descendido la proporción de hogares asturianos que no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos, del 38,5 al 33%, ha repuntado, del 3,7 al 4,4%, el porcentaje de familias que reconocen retrasos en los pagos relacionados con la vivienda principal. Entre los objetivos de Adrián Barbón está aprobar en los primeros meses de esta legislatura una ley de derechos vitales básicos que asegure que todas las personas que residan en la región y se encuentren en situación de riesgo de pobreza económica tengan cubiertas sus necesidades básicas para una vida digna, como son la alimentación, ingresos mínimos, vivienda y suministros principales.

Defensa de la industria y de la transición energética

Adrián Barbón se pone al frente del Principado cuando la comunidad autónoma atraviesa uno de los momentos más delicados en lo que al ámbito industrial y minero se refiere. El hecho de que España sea uno de los países con la energía más cara de Europa ha puesto en riesgo la continuidad de factorías como Alcoa y ocasionado que ArcelorMittal plantee una reducción de la producción en Asturias de 700.000 toneladas, con la consiguiente amenaza de deslocalización que supone. La factura eléctrica para las industrias en nuestro país, sin incluir el IVA, es un 50% más cara que en Alemania y un 40% más que en Francia. Por tanto, la diferencia del precio entre España y Alemania se sitúa en unos 25 euros el kilowatio, 20 si hablamos del caso francés, y 15 de media con el resto de nuestros competidores europeos. A esto se suma que si bien Barbón ha defendido la minería, finalmente desde Madrid se ha impuesto el cierre del sector en pro de una transición energética que se pretende justa. Tarea será, por tanto, del nuevo presidente del Principado requerir al Gobierno de España la aprobación del Estatuto para las industrias electrointensivas y la defensa del arancel medioambiental en el ámbito de la Unión Europea. Otra prioridad de su gobierno será impulsar un Pacto por la Industria.

Sacar a Asturias de la cola de Europa en innovación

Una asignatura pendiente que tendrá que poner al día el recién nombrado presidente del Principado durante esta legislatura será el I+D+i porque según el último estudio de la Comisión Europea sobre innovación regional, Asturias está a la cola de Europa. En concreto, la comunidad autónoma estaría situada en el puesto número 178 cuando son 238 los territorios analizados. Y no sólo eso, sino que respecto al informe de 2017 habría perdido 28 puestos. En el acuerdo alcanzado entre el PSOE e IU de Asturias, se recoge el compromiso de crear una Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad; aprobar una ley de ciencia, tecnología e innovación autonómica; así como poner en marcha programas específicos para atraer y retener el talento.

Una igualdad real entre asturianas y asturianos

Otro de los retos que tendrá encima de la mesa Adrián Barbón es lograr una igualdad real entre asturianos y asturianas, reto que se presume difícil si se tienen en cuenta datos como que la mayor brecha salarial de España entre hombres y mujeres se da en nuestra región, con una diferencia del 30,2% menos, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Eso se materializa en que las asturianas ganan 8.422 euros menos que los asturianos. Dicha brecha salarial se acrecentó al subir el salario de las mujeres un 1,8%, hasta una media de 19.426 euros brutos anuales, mientras que el de los hombres lo hizo un 3,1%, hasta 27.849 euros. Además, el INE informaba el pasado mes de mayo de que el número de mujeres víctimas de la violencia machista con alguna orden de protección o medidas cautelares había repuntado el año pasado en Asturias en un 0,5%, cifrándose los casos en 614. A esto también tratará de ponerle veto el nuevo presidente del Principado, que cumpliendo el acuerdo de prioridades alcanzado con IU, pondrá en marcha un plan integral de prevención y lucha contra la violencia machista.

La cooficialidad del asturiano

En noviembre del pasado año, el pleno del Parlamento asturiano rechaza con el voto en contra de PSOE, PP, Ciudadanos y Foro, iniciar la tramitación de una iniciativa de Podemos e IU para promover una reforma del Estatuto de Autonomía que incorporase la cooficialidad del asturiano. El PSOE de Javier Fernández no respaldaba esta cuestión, pero con la llegada de Adrián Barbón a la presidencia del Principado el rechazo socialista tiene visos de cambiar. En el congreso en el que Barbón fue elegido secretario general de la Federación Socialista Asturiana, este cambio la postura histórica y contraria del PSOE y ahora, en la declaración conjunta para su investidura que ha rubricado con IU, ha quedado negro sobre blanco el compromiso de ambas fuerzas de buscar los apoyos necesarios para alcanzar una reforma del Estatuto de Autonomía que permita establecer la oficialidad de la llingua asturiana. El caso es que para ello necesita el apoyo de 28 diputados del Parlamento asturiano y por el momento quienes estarían a favor suman 26 (20 PSOE, 4 Podemos, 2 IU).

Valora este artículo

9 votos
Comentarios

Los siete retos que medirán la altura de Adrián Barbón