Cuatro golpes que condenan la precariedad de Glovo en Asturias

La empresa acumula varapalos judiciales y administrativos en la región

Un repartidor de Glovo en la calle Uría de Oviedo
Un repartidor de Glovo en la calle Uría de Oviedo

Oviedo

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha ratificado la condena a Glovo por falsos autónomos desestimando el recurso planteado por la compañía contra una sentencia del Juzgado 1 de lo social de Gijón que tuvo lugar el pasado 20 de febrero. En ese fallo el juzgado gijonés se había mostrado favorable a los argumentos del trabajador y consideraba demostrada su relación como falso autónomo.

Se trata de la primera sentencia de un tribunal superior pero que viene a sumarse a toda una serie, hasta cuatro, de pronuncimientos judiciales y administrativos, en el mismo sentido en Asturias. Según destacó la Corriente Sindical de Izquierda (CSI), la secuencia arranca el 20 de febrero de este año con la demostración de la relación laboral como falso autónomo y como despido improcedente por parte del Juzgado 1 de lo Social en Gijón.

El 25 de marzo, el sindicato consiguió una resolución de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Asturias en la que se ampliaba esta consideración a 170 trabajadores afectados y en la que se instaba a la compañía a pagar las cotizaciones correspondientes. Posteriormente, el 13 de junio fue el Juzgado 3 de lo Social de Oviedo el que se pronunciaba en términos similares y reconocía la relación laboral como falso autónomo y despido improcedente de otro trabajador. Por último, llegaba la conformación del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, el pasado 29 de julio, al desestimar el recurso de Glovo contra la primera sentencia de Gijón en febrero. 

Borja Vega, graduado social, es la persona que lleva estos casos en la CSI. Respecto a la última sentencia, la del TSJA, explica que «confirma en todos los términos» la del juzgado de lo social de Gijón. Entre los aspectos más destacados, el juez señala que la relación laboral entre la empresa y los trabajadores no encaja en el marco de autónomos y que tampoco existe la supuesta libertad horaria que alega la compañía. Contra esa decisión judicial cabe recurso ante el Supremo. 

La estrategida seguida por Glovo hasta este momento es la de presentar recursos contra todas las sentencias que ha recibido en contra. De hecho, ya ha recurrido la del juzgado de lo social de Oviedo que daba la razón a otros de los trabajadores. La CSI volverá a impuganr con la esperazan de que el TSJA actué de la misma forma que en el caso de Gijón y vuelva a darle la razón.

Hasta el momento, la empresa de reparto acumula varapalos en Asturias, aunque en el resto de España ha cosechado alguna victoria. Hasta que se unifiquen criterios, la batalla legal está servida. Vega explica que los más perjudicados con este modelo de negocio son los trabajadores, pero considera que no son los único. «Me parece bien que las empresas lleven a cabo nuevos modelos de negocio, pero lo que no se puede es precarizar. Este sistema es un desastre a todos los niveles, pierden los trabajadores, pero también la Seguridad Social y el conjunto del sistema», matiza.

Comentarios

Cuatro golpes que condenan la precariedad de Glovo en Asturias