Los médicos exigen que las horas de guardia computen para la jubilación

El Simpa calcula que si sumasen todas las horas extra cada médico pasa más de cinco años encerrado en este servicio. Reclama también la actualización de los precios, entre los más bajos del país

Enfermera enfermero guantes personal médico medicina enfermería
Reuters

Si se sumasen todas las horas de guardia que, de media, hace un médico asturiano, sumaría un total de cinco años. Pero serían cinco años completos, de 365 días con sus 24 horas, es decir, no cinco años de una jornada laboral normal. Lo que formalmente se llama Atención Continuada ocupa buena parte de la vida de los facultativos y es de obligado cumplimiento, no se puede elegir si se acata o no. Forma parte indisoluble de la profesión. El problema es que esa tarea no parece reconocida como debiera. El Sindicato Médico (Simpa) denuncia que esas horas no computan para la jubilación y que, además, no están debidamente pagadas. Estas son dos reivindicaciones marcadas en rojo por su secretario general, Antonio Matador. La exigencia de que las guardias computen para la jubilación se está coordinando a nivel europeo, ya que es algo que sucede en todo el continente. Para actualizar los precios tienen que llamar a la puerta de la Consejería de Salud. De momento, solo se lo han comentado al nuevo titular del departamento, Pablo Fernández Muñiz, pero será algo que esté en los puestos de salida de su lista de reivindicaciones.

Matador habla de la «penosidad» de las guardias. Explica que los médicos hacen 17 horas seguidas de Atención Continuada durante a semana y que el turno es de 24 horas en fines de semana y festivo. No solo son jornadas largas, también hay que tener en cuenta el estrés que genera a los profesionales. A diferencia de las consultas programadas, el médico no conoce al paciente, no sabe con qué caso se va a encontrar y tiene que tomar una decisión en apenas unos minutos e,incluso, en los casos más graves, en segundos. Otro factor a tener en cuenta es el volumen de pacientes atendidos. El secretario general del Simpa señala que crece todos los años el número de enfermos que acuden a este servicio, por lo que el trabajo se ha incrementado.

¿Son horas extra?

Los sindicatos médicos, entre ellos el Simpa, ya intentaron hace unos años que las guardias se consideraran horas extra. Así tanto su precio, la cotización y la consideración para la jubilación serían mejores. Matador reconoce que recibieron sentencias judiciales desfavorables. Los jueces entendían que un turno de Atención Continuada no es un trabajo real sino una expectativas de trabajo, porque nunca se sabe cuántos pacientes va a tener o qué va a hacer de forma efectiva. «Esto ya ha cambiado. El hecho de que se hayan incrementado tanto las consultas hace que la labor real también haya aumentado», precisa Matador.

¿Qué es lo que reclama el Simpa? Que esos cinco años de guardias que un médico suma de media en su vida laboral cuenten para que la jubilación y que los facultativos tengan un plan flexible de jubilación. Esos cinco años implicarían una especie de coeficiente reductor sobre esos 35 años que ahora hay que trabajar como mínimo. El siguiente paso sería que los médicos que ya cumplen con todos los criterios puedan elegir retirarse entre los 60 y los 70 años, es decir, que exista tanto la jubilación anticipada como la prolongación. En este último caso sería necesario pasar un examen médico para certificar que se encuentran en condiciones de seguir. En la actualidad, el Principado ya está autorizando la prolongación hasta los 70 años como máximo. La escasez de profesionales ha obligado a la Administración a modificar su criterio. Sin embargo, Matador explica que esas autorizaciones individuales, realmente, suponen un incumplimiento de la ley vigente.

La parte de la cotización para la jubilación escapa a las competencias del Principado. La flexibilización de la jubilació no. El Simpa está dentro de un frente europeo pero quiere hacer participe de sus reivindicaciones al propio consejero de Salud, colega de profesión.

El precio de la hora

Lo que sí le atañe directamente a Pablo Fernández Muñiz son los precios de las guardias. Ahí no puede mirar hacia otro lado. La hora de Atención Continuada durante los días laborales es de 22 euros brutos. En fin de semana y festivo, sube a 24 euros. Matador asegura que Asturias está en el vagón de cola. Andalucía es la peor, con apenas 15 euros, pero hay otros territorios, como Murcia que ya están en 28 euros. Así que pide una revalorización de los precios, en niveles del año 2006. 

El último acuerdo se adoptó ese ejercicio. En 2010, se recortó un 5%. Ahora han sumado por un par de actualizaciones consecutivas. «Más o menos volvemos a estar al nivel del 2006», explica el responsable del Simpa, que cree que ha llegado el momento de mejorar las condiciones. Porque está convencido de que la mejora de las tarifas permitiría también incrementar la captación de profesionales y reducir la actual escasez de plantillas. Los médicos eligen aquellas comunidades donde les ofrecen unas condiciones y Asturias no está entre ellas, insiste.

El listado de reivindicaciones es grande. También quieren acabar con la actual brecha salarial que discrimina a los médicos que no se han sumado a la exclusividad, quieren mejorar la carrera profesional, que se solucionen los problemas que sudren las embarazadas y que se apruebe un nuevo plan de recursos humanos. El listado parece inabarcable pero Matador matiza que su paciencia no es tan grande.

  

Comentarios

Los médicos exigen que las horas de guardia computen para la jubilación