Las pymes necesitan, sobre todo, dependientes y camareros

Diez ocupaciones concentrarán el 50 % de las ofertas de empleo en estas empresas


España es un país de pymes. Y los números lo demuestran. En la actualidad, el 99,8 % del tejido empresarial lo conforman las pequeñas y medianas compañías, en cuyas manos está una parte importante del devenir de la economía española. Y del empleo. Porque las pymes tienen mucho que decir en esto del mercado laboral. Lo constata el último estudio publicado por Randstad Research y la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme). Según este informe, a pesar de la desaceleración que aquejará al mercado laboral en los próximos años, las pymes seguirán buscando profesionales para continuar con su actividad. De hecho, se prevé que estas firmas precisen en torno a un millón de empleados en cinco años y medio; y medio millón más hasta el 2028.

Eso sí, no todos los trabajadores tendrán las mismas facilidades para encontrar un puesto de trabajo. Y es que el informe detecta escasez de profesionales en ámbitos como el de la construcción o los de la ciencia y la ingeniería. De hecho, Cepyme y Randstad aseguran que, durante los próximos diez años, existirá cierto desajuste entre la oferta y la demanda en el mercado laboral: «Este fenómeno se compensará con el exceso de oferta en determinados perfiles profesionales, ya que algunos de los puestos sin cubrir serán ocupados con profesionales de otras cualificaciones, ya sea por trasvases a otros puestos, gracias a menudo a acciones de formación, o con el acceso a puestos de perfiles con mayor cualificación a la exigida», sentencian.

 

Es más, la mitad de todas las demandas de empleo en las pymes se concentrarán en tan solo diez ocupaciones muy concretas. Y entre ellas, los sectores de hostelería, informática y educación serán, sin duda, los grandes beneficiados.

En cinco años, casi 97.700 puestos estarán destinados a empleados de tiendas y almacenes, 86.800 a profesionales de la restauración y unos 61.400 a los de la enseñanza no universitaria, siendo estas las tres ocupaciones con mejores previsiones de cara al próximo lustro. Pero hay más. Porque le siguen de cerca los ayudantes de preparación de alimentos, los profesionales de apoyo en finanzas, matemáticas, ciencias sociales y TIC (tecnologías de la información y comunicaciones); los profesionales especializados en electricidad y los cuidadores en servicios residenciales. Este peculiar ránking lo cierran los empleados administrativos, los cuidadores en servicios sanitarios y los profesionales de la salud.

Si se mira un poco más a largo plazo, las cosas cambian. A diez años vista, los profesionales que más tirarán del empleo en las pymes serán los camareros y cocineros, seguidos de los ayudantes de preparación de alimentos y los profesionales de apoyo en finanzas, matemáticas, sociales y TIC. Los profesionales de la enseñanza no universitaria y los de la salud serán el cuarto y el quintos perfil más demandados de la próxima década.

¿Y en la actualidad?

Para entender hacia dónde vamos también es interesante saber de dónde venimos. Por eso, el estudio de Cepyme y Randstad ofrece una pequeña radiografía del mercado laboral en el 2018. Así, los sectores más dinámicos para la contratación en las pymes fueron la informática, con un crecimiento del 12,1 %, la construcción (un 10,9 %) y la reparación e instalación de maquinaria, que creció un 9,2 %. Si vamos un paso más allá, entre las ocupaciones más demandadas destacaron los empleados administrativos, los camareros y cocineros, los dependientes de comercio, y los profesionales de apoyo en finanzas, matemáticas, ciencias sociales y TIC.

La falta de relevo amenaza los negocios de los autónomos

Carmen Liedo
Comercios locales
Comercios locales

El RETA tuvo 2.400 bajas por jubilación el pasado año y solo 11.000 autónomos asturianos tienen menos de 40 años

La radiografía del trabajo autónomo en Asturias es cada mes más preocupante. La comunidad autónoma contabilizaba a fecha 31 de marzo un total de 73.740 afiliados a la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autonómos (RETA), de los cuáles 46.809 son autónomos personas físicas. Es decir, que no están integrados en sociedades mercantiles, cooperativas u otras entidades societarias, tampoco son colaboradores familiares ni están registrados como parte de algún colectivo especial de trabajadores. El caso es que, según datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, de esos 46.809 trabajadores por cuenta propia, apenas 11.000 son menores de 40 años. Una cifra lo suficientemente escasa para hacer ver que la falta de relevo generacional en el autoempleo es una realidad que en la región cada vez se acentúa más.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Las pymes necesitan, sobre todo, dependientes y camareros