Más alumnos en Infantil y FP y menos repetidores: así quiere la educación asturiana alcanzar a Europa

Susana Machargo
Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

La consejera de Educación del Principado, Carmen Suárez, junto al presidente del Consejo Escolar, Alberto Muñoz, y la secretaria del Consejo, Angélica Álvarez
La consejera de Educación del Principado, Carmen Suárez, junto al presidente del Consejo Escolar, Alberto Muñoz, y la secretaria del Consejo, Angélica Álvarez

El última informe del Consejo Escolar muetras que las tasas de titulación y de abandono está en línea con lo exigido por la UE. Deben potenciar el ciclo de 0 a 3 años y rebajar aún más el abandono

20 nov 2019 . Actualizado a las 17:55 h.

Existen pocos campos en los que la Asturias actual converge con la Unión Europea (UE). La educación parece una de esas honrosas excepciones. La tasa de titulación bruta en Secundaria, es decir, el número de estudiantes que consiguen el graduado mínimo exigible, está por encima del objetivo marcado. Los niveles de rendimiento del alumnado, medidos con los estudios internacionales como PISA o TIMS, arrojan datos mejores que la media nacional y en cabeza en la OCDE. La proporción de titulados universitarios también rebasa las expectativas depositadas en cualquier sociedad del siglo XXI. El balance es, por tanto, bueno. Pero existe margen de mejora. El Principado está a la cola en escolarización de niños de 0 a 3 años, en un primer ciclo de Infantil que no es obligatorio. Tampoco consigue remontar las titulaciones de Formación Profesional (FP) ni impulsar la formación permanente a lo largo de la vida profesional.

Estos tres aspectos son los principales retos a los que se enfrenta el nuevo equipo de la Consejería de Educación, con Carmen Suárez al frente. Suárez los asume como propios y en algunos casos hasta se pone metas. En el caso de Infantil, quiere duplicar en cuatro años el número de menores escolarizados. Lo hará manteniendo el modelo de convenios, ampliando los ya firmados con ayuntamientos e incorporando a otros nuevos para potenciar la oferta de plazas. Sabe que este ciclo está en el centro del debate político y que muchos sectores reclaman un nuevo sistema por el que la Administración educativa asuma todas las competencias. Por el momento, ha conseguido esquivar este conflicto.   

Así lo ha hecho, al menos, la consejera durante la presentación del informe El estado y la situación del sistema educativo asturiano 2017/2018, que disecciona la situación de la enseñanza en la región, la compara con España y con los países europeos y realiza propuestas de mejora. Carmen Suárez ha estado acompaña de Alberto Muñoz, el presidente del Consejo Escolar del Principado, que es el órgano participativo que tiene la obligación de realiza este tipo de investigaciones. Muñoz ha insistido en que los números conforman un análisis totalmente objetivo. Las conclusiones que se extraigan pueden ser más interpretativas. A su juicio, el sistema «goza de buena salud» pero es necesario adoptar medidas para seguir mejorando en aquellos flancos más críticos. Además de la FP o del primer ciclo de Infantil, preocupa la brecha de género en los resultados, se tiene interés en mejorar las prácticas pedagógicas y se quiere poner el foco en la coeducación y la equidad.