Iberdrola presenta un proyecto para compensar el cierre de Lada y Velilla

El presidente asegura que mantendrá el 100% del empleo y que las labores de desmantelamiento de las centrales durarán cuatro años


El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha anunciado este domingo, en vísperas de que comience la Cumbre del Clima COP25 de Madrid, que cerrará sus dos últimas centrales de carbón en el mundo, situadas en el norte de España, y las sustituirá por energía eólica y solar de última generación. Iberdrola se convierte así en la mayor eléctrica del mundo sin producción de carbón, confirmando su apuesta por la renovación energética sostenible.

La empresa ha propuesto al Ministerio de Energía el cierre de las plantas de Lada (Asturias) y Velilla (Castilla y León), y construir en su lugar 420 megavatios eólicos y fotovoltaicos en el área de Velilla y cuatro parques eólicos en el de Lada, que sumarían unos 130 MW. La energética, que lleva ya 20 años comprometida con la transición energética, desarrollará un potente proyecto de reactivación social y económico para esas zonas, que será presentado mañana lunes al ministerio.

Su cierre no afectará al empleo, ya que Iberdrola recolocará al 100% de la plantilla, que se destinará a las labores de desmantelamiento de ambas plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre por parte del Ministerio de Transición Ecológica, y las zonas ocupadas por Lada y Velilla serán objeto de una restauración paisajística.

En total, la empresa habrá cerrado en 15 años 17 centrales térmicas de carbón y fuel oil en distintos países, con más de 8.500 MW de potencia y su generación será 100% sin emisiones. Iberdrola destaca que ha invertido solo en España más de 25.000 millones de euros para el desarrollo de energías limpias, tecnologías de almacenamiento y una red de distribución eléctrica robusta e inteligente que integre más recursos renovables y mejor distribuidos, inversiones que han generado más de 80.000 empleos en el país.

La «rula» de la biomasa: 200 megavatios y 2.000 empleos para generar riqueza

Un estudio de CCOO sostiene que el Principado podría albergar hasta 200 proyectos para la generación de energía renovable con materiales forestales

Asturias tiene potencial para generar unos 200 megavatios a partir de biomasa y biogas, una tercera parte de la que se dejará de generar con el cierre de las térmicas de Lada y Narcea, lo que conllevaría la creación de unos 2.000 puestos de trabajo directo y otros 6.000 indirectos, según se desprende de los datos que recoge CCOO en un informe sobre esta energía renovable. Se trata de La biomasa forestal y su potencial de desarrollo en Asturias, un estudio que ha sido presentado por el secretario general de la Federación de Industria de CCOO, Damián Manzano, y que se va a trasladar a todos los agentes del sector para avanzar en el desarrollo de una producción que en Asturias tiene un carácter prácticamente testimonial.

Seguir leyendo

Comentarios

Iberdrola presenta un proyecto para compensar el cierre de Lada y Velilla