Carcedo advierte de que las consecuencias del cambio climático «son ya una emergencia de salud pública»

La Voz REDACCION

ASTURIAS

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar, María Luisa Carcedo, durante su intervención en la inauguración de la Cumbre  Clima y Salud  organizada por la Alianza Global Clima y Salud en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) este sábado en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, de Madrid, en en marco de la la Cumbre del Clima COP25
La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar, María Luisa Carcedo, durante su intervención en la inauguración de la Cumbre Clima y Salud organizada por la Alianza Global Clima y Salud en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) este sábado en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense, de Madrid, en en marco de la la Cumbre del Clima COP25 Fernando Villar

Recuerda que, ante la contaminación del aire, los menores corren más riesgo de desarrollar enfermedades como asma o patologías cardiovasculares

07 dic 2019 . Actualizado a las 14:48 h.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, ha asegurado hoy que las consecuencias del cambio climático «son ya una emergencia de salud pública». Carcedo ha participado en la inauguración de la jornada Acceleration: driving climate action to protect health, encuadrada dentro de la Cumbre del Clima (COP25) que se está celebrando en Madrid.

Para la ministra en funciones, la respuesta debe ser «multilateral y multisectorial, enérgica y urgente, desde organismos internacionales, gobiernos, sociedad civil, la investigación, las empresas y, también, la ciudadanía». En la misma línea, ha hecho hincapié en que «la evidencia científica ya ha demostrado que la contaminación del aire es responsable de una carga significativa de muertes, hospitalizaciones, la causa y empeoramiento de los síntomas de numerosas enfermedades».

En el caso concreto de los niños y las niñas, Carcedo ha afirmado que «corren más riesgo de desarrollar enfermedades como el asma o patologías cardiovasculares y afecta al desarrollo neurológico y a su capacidad cognitiva». Además, ha subrayado que en las embarazadas la contaminación del aire «puede dar lugar a que den a luz prematuramente y que los recién nacidos sean más pequeños y de bajo peso».