El rector dice que la partida de la Universidad tiene un déficit de 9 millones en los presupuestos

La cantidad asignada a la institutción en los presupuestos asciende a 143 millones, por lo que solo cubrirá solo el 90% de los gastos, sostiene García

 El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón (d), saluda al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda (i),
El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón (d), saluda al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda (i),

Redacción

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, ha lamentado que la cantidad asignada a la institución académica en los presupuestos para 2020, que asciende a 143 millones de euros, presenta un déficit de 9 millones en el capítulo de gastos y cubre sólo el 90 por ciento del mismo por lo que ha pedido al Gobierno que incremente la dotación hasta sufragar el 95 por ciento. García Granda ha realizado estas declaraciones durante su comparecencia en la Junta General del Principado para exponer su opinión sobre el proyecto presupuestario presentado por el Gobierno regional para 2020.

En su intervención, ha explicado que el capítulo de gastos de la Universidad para el próximo ejercicio asciende a 142 millones de euros, aunque la subvención del Principado para atender estos gastos es de 133 millones de euros lo que supone un hándicap que «lastra todo lo demás» y que impide programar todas las acciones contempladas en su plan estratégico.

Asimismo, ha subrayado que tampoco ha sido atendida la demanda de 900.000 euros para acometer las reparaciones en los laboratorios, aulas y talleres de la Escuela Politécnica de Ingeniería dañadas por las inundaciones del mes de junio, así como una partida para hacer frente a las subidas salariales del 4,5 por ciento, una demanda del personal investigador de la institución académica.

Esta situación ha obligado a la Universidad a detraer las cantidades de otras partidas del presupuesto de la institución académica para el próximo año, que ascienden a 211 millones, un 1,3 por ciento más que en 2019, y que el rector ha calificado como «único, público y equilibrado» y capaz de alcanzar los objetivos atendiendo al cumplimiento de las obligaciones detalladas en el convenio de financiación regional y en el Plan Económico Financiero.

Acerca de este plan, ha señalado que su exigencia «un año más» supone una «falta de sensibilidad con la única universidad pública del Principado» por lo que ha vuelto a mostrar su «desacuerdo» con esta medida. No obstante, García Granda ha celebrado la inclusión de una Consejería de Ciencia con una partida de 185 millones de euros que «contribuirá al desarrollo de la actividad económica del Principado de Asturias».

Esta nueva consejería permite aumentar un 9 por ciento los fondos destinados a I+D+I, resaltando la promesa del Ejecutivo autonómico de que «se van a ejecutar todos los fondos» y que «habrá calendarios fijos». En su última intervención, el rector ha pedido que, en la aprobación definitiva de los presupuestos, se tengan en cuenta las demandas de su institución para incrementar la dotación para el capítulo de gastos, así como para incluir una partida que sufrague las reparaciones de las estancias dañadas por las inundaciones en el campus de Gijón.

Los drones de la Universidad de Oviedo que buscan minas antipersona, mejor idea internacional de 2019

La Voz
;
Un dron para localizar minas antipersona El grupo de Teoría de la Señal y Comunicaciones de la Universidad de Oviedo, en colaboración con la Universidad de Vigo, ha aplicado su experiencia en I+D al mundo de los drones. Emplea un radar embarcado en un dron para detectar minas antipersona

El proyecto CX-Geodrone ha sido premiado en la gala conocida como los Oscar del Espacio, que se entregaron en Helsinki

El proyecto CX-Geodrone, impulsado por las universidades de Vigo y Oviedo y que permitirá, entre otras cosas, localizar minas antipersona, ha sido elegida como la mejor idea de 2019 en la gala conocida como los Oscar del Espacio, que se repartieron anoche en Helsinki. La idea básica de la que parte CX-Geodrone, según explica su promotora, la investigadora Yolanda Rodríguez, es instalar sensores radar en drones en vuelos a baja altura, lo que «abre un nuevo abanico de posibilidades de uso», como localizar minas anti-persona, detectar masas forestales o de vertidos de combustibles, basura en el mar o incluso restos arqueológicos.

Seguir leyendo

Comentarios

El rector dice que la partida de la Universidad tiene un déficit de 9 millones en los presupuestos