Las ayudas de la transición justa llegan bajo la sombra del escarmiento de los fondos mineros

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Castillete
Castillete Tomás MiñambresTurismo de Asturias

Precisar el ámbito de los proyectos a desarrollar para que sean generadores de empleo, identificar las potencialidades de los territorios y hacer un control exhaustivo de las inversiones son las claves para una transición justa y evitar las «sombras» de los fondos mineros

19 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los fondos verdes que la Unión Europea aportará a los territorios afectados por la descarbonización suponen para Asturias otra oportunidad de reactivar su economía, de generar actividad con la que intentar frenar la sangría demográfica que sufre en mayor medida desde que comenzara el declive de la minería hace tres décadas. Hay quien opina que la región está ahora ante «el último tren» para lograr financiación con la que impulsar proyectos, con el matiz de que no basta con esperar a que llegue el tren, sino que hay que agudizar la creatividad e identificar las potencialidades de cada territorio para implantar iniciativas generadoras de empleo.

Aunque algunos agentes prefieren dejar atrás el pasado y mirar al futuro, tener claros los errores de la ejecución de los fondos mineros puede servir para que no se repitan y aprovechar la coyuntura actual. Una de las «sombras» que tuvieron los fondos mineros fue la «escasa» planificación. Ante la llegada de miles de millones de euros, se impulsaron proyectos, algunos faraónicos, cuya repercusión en la generación de puestos de trabajo ha dejado mucho que desear. La filosofía de los fondos verdes será muy distinta en este sentido. Aunque se haga una estimación del dinero que le corresponde a cada zona afectada por la descarbonización, el dinero llegará acorde a los proyectos «tangibles» que los territorios presenten en Europa, una fórmula diferente a la utilizada en los distintos planes del carbón también en lo que a control y gestión de esos fondos se refiere, ámbitos en los que también se reconocieron errores tras la ejecución de los fondos mineros.

Identificar el lugar y el proyecto sin demora

Si en algo coinciden los agentes políticos, sindicales y económicos consultados por La Voz de Asturias es que los proyectos que se planteen de ahora en adelante con las distintas líneas de fondos que reciba España para los territorios sometidos a la transición energética han de ser proyectos generadores de empleo que contribuyan a mantener la población en esos territorios. «Y no hay tiempo que perder», señala Ana Luisa Durán, presidenta de Euracom, que urge a identificar «las áreas elegibles» para la transición y a realizar planes pormenorizados de lo que se va a hacer en cada territorio «hablando con todos los interlocutores». «Y hay que ponerse ya», insiste Durán por considerar que hay que «situarse a tiempo» para poder desarrollar proyectos «que creen actividad económica y dinamicen los territorios para que no queden despoblados».