Estos son los programas que demoniza Vox para promover el veto parental en Asturias

ASTURIAS

El partido señala a «Soisex» de Gijón, que ofrece charlas en la ESO y asesoramiento individual y también contra «Sexualidades» que han solicitado seis centros

22 ene 2020 . Actualizado a las 09:49 h.

El propuesta de denominado pin parental, la capacidad de que los padres puedan vetar la asistencia de sus hijos a actividades extraescolares si consideran que van contra sus convicciones éticas y religiosas, promovida por Vox en comunidades como Murcia o Andalucía, también llegará a Asturias en el próximo pleno según anunciaron los dos diputados de la formación en el parlamento asturiano que presentarán una proposición no de ley en este sentido. En las últimas semanas, a nivel nacional, el debate se ha atizado en muchas ocasiones con la difusión de bulos en redes sociales sobre el contenido real de los talleres y charlas que se imparten a los alumnos adolescente. Y lo cierto es que, también en el caso de Asturias, en los dos casos mencionados por Vox para justificar sus propuestas, las críticas lanzadas a dos proyectos en la comunidad (el servicio municipal Soisex en Gijón y el programa «Sexualidades» en el Principado) tampoco se corresponden con contenidos reales.

En su presentación, el portavoz de Vox en el parlamento asturiano, Ignacio Blanco, afirmó que entre las actividades de Soisex en Gijón se había encontrado promover entre los escolares que la pornografía «no debe ocultarse». En ninguno de los materiales de este servicio aparece nada semejante. Soisex se creó en 2016 a propuesta del grupo municipal de Podemos (Xixón sí Puede) pero fue aprobado por el pleno, bajo el mandato de la alcaldesa de Foro, Carmen Moriyón. En sus tres años de existencia ha desplegado su actividad sobre tres pilares: asesoramiento individual (el año pasado atendió a 180 jóvenes); la creación de materiales divulgativos (el último realizado en colaboración con la Consejería de Salud sobre anticoncpetivos) y también charlas y talleres formativos que se ofrecen a los centros de educuación secundaria ( el año pasado realizaron 105 formaciones intervenciones educativas en las que participaron 1929 personas) y muy puntualmente para casos particulares en los que reciben la demanda de un colegio para sexto de primaria. Ana, de Soisex destacó que sucede en esos casos «porque el centro nos contacta y nos pide algo». En esa ocasión, con un lenguaje adaptado a la edad de los alumnos (entre 11 y 12 años) los programas se centran en «la pubertad, la menstruación, las emociones de esa edad».

El grueso de la actividad en centros lectivos de Soisex se concentra en los cursos de la ESO. El caso al que aludió Vox sobre la pornografía se refiera a una charla que el servicio ofreció hace un año dirigida a público adulto, para padres, madres y profesores, y que versaba sobre cómo abordar en familia el acceso al porno de hijos adolescentes. Pero, por supuesto, también se puede hablar de porno a los propios adolescentes: «La pornografía está a un golpe de un clic, no se pueden poner puertas al campo, lo que hay que explicar es que eso no puede ser un referente de cómo van a ser las relaciones sexuales, no es un referente educativo. Les hablamos de que no se puede confundir con la vida real de las personas, que en muchas ocasiones es sexista porque da una imagen de la mujer objeto; que si la ves es un asunto privado, que.no puede coger y volcar un vídeo porno en un grupo de WhatsApp, que hay que respetar a las demás personas y que otros no tienen los mismos intereses que tú», recalcó la sexóloga.